viernes, 9 de diciembre de 2022

Destino común de Cuba y Caricom (+Infografía)

La V Reunión Ministerial de La Habana proyecta perspectivas unitarias...

Clara Lídice Valenzuela García en Exclusivo 14/03/2017
1 comentarios
V Reunión Ministerial Cuba-Caricom
Los altos funcionarios presentes en la V Reunión Ministerial coincidieron en que América Latina y El Caribe viven un momento especial.

La reciente V Reunión Ministerial de Cuba y la Comunidad de Estados del Caribe (Caricom) planteó las perspectivas que en diversos campos se abren paso para las partes, siempre con la mirada puesta en la integración que da paso a un desarrollo sostenible.

Son 15 las naciones miembros del Caricom que se dieron cita en el hotel capitalino Habana Libre Tryp para analizar una agenda conjunta en la que aparecían como puntos básicos el crecimiento de las relaciones bilaterales, los nuevos desafíos del actual contexto regional, hemisférico e internacional, y la necesidad de alcanzar la unidad entre el Caribe insular y América Latina.

La reunión de un día —luego de varios encuentros de la Asociación de Estados del Caribe (AEC) en el mismo lugar en jornadas precedentes— fue el colofón de una mirada unitaria del Caribe insular y las naciones continentales con costas en el Mar Caribe, confirmando que los problemas de este grupo internacional pasan por un destino común.

Los altos funcionarios presentes en la V Reunión Ministerial coincidieron en que América Latina y El Caribe viven un momento especial, ya que está en marcha un plan de grupos conservadores para reimplantar e impulsar el modelo económico neoliberal absolutamente contrario a los intereses de las pequeñas economías y las grandes masas populares.

Situaciones especiales se dan en países como Argentina, Paraguay y Brasil, que son cómplices de los ataques a Venezuela, mientras México sufre los embates de la política exterior del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y Colombia trata de implementar los acuerdos de paz con las guerrillas.

Trump, un republicano xenófobo que intenta convencer de su interés por hacer grande a Norteamérica, según sus palabras, ha emprendido una guerra interna contra los inmigrantes, muchos de ellos procedentes de las naciones del Caribe o de Suramérica, y ahora en peligro de ser deportados cuando, en la práctica, sostienen, junto a otros millones de extranjeros, una parte importante de la primera economía mundial mediante la explotación a que están sometidos.

Pero también existen otras preocupaciones en las islas del Caribe, expuestas siempre a los desastres naturales, en especial huracanes, que en más de una ocasión dejan centenares de fallecidos y la destrucción de la infraestructura constructiva y los terrenos, elementos indispensables para los que viven del turismo y la agricultura.

De ahí la necesidad de estrechar, cada vez más, la unidad de los Estados caribeños, que al decir del canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, “es la única garantía de que conserven su independencia”.

Las relaciones entre Cuba y Caricom datan de 1972, cuando en un gesto solidario sin precedentes, Barbados, Jamaica, Guyana y Trinidad-Tobago establecieron de manera simultánea relaciones diplomáticas con la Mayor de las Antillas, un grupo que fue creciendo hasta las 15 naciones miembros actuales de habla anglófona y francófona.

El mecanismo subregional fue fundado un año más tarde por los primeros ministros de Barbados, Errol Barrow; de Jamaica, Michael Manley; de Trinidad-Tobago, Erick Williams y el presidente de Guyana, Forbes Burham.

En la historia de las relaciones bilaterales, el Caribe nunca le falló a Cuba al brindarle su apoyo en foros internacionales contra el bloqueo que Estados Unidos mantiene contra la isla desde hace más de 50 años.

El gobierno de La Habana, por su parte, también demostró la importancia que concede al resto de los Estados bañados por el Mar Caribe, una de sus mayores riquezas, por lo que este nuevo encuentro sirvió de entorno a nuevos proyectos que enriquecerán la cooperación ya existente.

En ese sentido, el ministro cubano de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, entregó al Secretario General asistente de la Comunidad, Colin Granderson, el Segundo Protocolo de Acuerdo de Cooperación Económica entre las partes.

Este Acuerdo, dijo Malmierca, concertará estrategias dirigidas a la consolidación y el fortalecimiento de las relaciones económicas, las cuales poseen potencialidades para un mayor desarrollo en las ínsulas.

La Declaración Final de esta cita, previa a la VI Cumbre que tendrá lugar en diciembre de este año en Antigua y Barbuda, presta especial atención al compromiso colectivo de proteger y conservar el medio ambiente y el uso sostenible de los recursos, en particular los del mar Caribe.

Otro aspecto nombrado en el documento se refiere a la importancia que posee la cultura de la subregión como un instrumento significativo, precisa, para alcanzar un desarrollo económico sostenible, la unidad, paz, educación y entendimiento mutuo de los habitantes de la subregión, cada día más integrada a América Latina.

Analistas coinciden en que resulta imposible separar el destino del Caribe del resto de América Latina, más en momentos de crisis.

A través de mecanismos como la Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América (ALBA) se han concretado proyectos de vital importancia, como la creación de PetroCaribe, un ente ideado por Venezuela para venderle petróleo a la subregión a precios subsidiados en una etapa de alto costo del crudo, imposible de pagar por las pequeñas economías.

Cuba, también una nación pequeña y subdesarrollada, ha desplegado varios programas de colaboración con las naciones del Caricom.

Cifras oficiales indican que más de mil colaboradores cubanos están presentes en las islas y prestan servicios extraordinarios en determinados momentos, como ocurrió durante el terremoto de Haití en el 2010 y el reciente paso del ciclón Matthew, que dejó centenares de muertos en el país más pobre del continente.

Más de 100 000 personas recobraron la visión o mejoraron sus posibilidades en el ámbito oftalmológico gracias a la presencia de los médicos cubanos.

Además, una de las grandes preocupaciones de los caribeños es la formación de personas calificadas, por lo que Cuba brinda sus escuelas para que estudien jóvenes de procedencia humilde en carreras universitarias y otros vinculados a la tecnología y luego retornen a brindar sus conocimientos a sus poblaciones.

También, especialistas en distintas ramas económicas, como la agricultura y la pesca, se encuentran en las islas para impulsar el desarrollo económico.

Fue este de La Habana otro momento de vital importancia entre países hermanos, ya unidos por la historia, la cultura y el Mar turquesa del Caribe.


Clara Lídice Valenzuela García

Periodista

Se han publicado 1 comentarios


Susana Maria
 23/3/17 11:52

Es saludable para el progreso de nuestro pais que CARICOM siga dando buenos frutos y las relaciones entre el Caribe y Cuba sea siempre solida y prospera.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos