lunes, 27 de mayo de 2024

Fragua de esperanza estudiantil

La Oclae es una plataforma amplia, democrática, diversa, revolucionaria y antiimperialista, que hoy sigue bebiendo de su experiencia histórica y contribuye a transformar los nuevos tiempos…

Yuniel Labacena Romero en Exclusivo 11/08/2016
0 comentarios

En la tarde del 11 de agosto de 1966, tras los días históricos e intensos mezclados que habían caracterizado el IV Congreso Latinoamericano y Caribeño de Estudiantes, manos alzadas y aplausos en votación unánime aprueban la creación de una agrupación regional que represente y defienda los sueños e intereses de la juventud estudiosa y de los pueblos.

Nace así la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (Oclae), como instancia coordinadora y unitaria de las luchas antiimperialistas y reivindicativas del movimiento estudiantil de la región. La lúcida orientación y la clara visión de Fidel ligadas a la energía y exquisita sensibilidad de los estudiantes, hacen posible este anhelo.

La Habana era testigo otra vez de un hecho trascendental para la historia y con el nacimiento de la plataforma gremial, se iniciaba entonces un nuevo momento para los estudiantes secundaristas y universitarios. Los jóvenes latinoamericanos y caribeños, que durante años andaban conquistando la verdadera y definitiva reforma que cambiara las aulas y la sociedad, tenían ahora una organización para hacer realidad tal objetivo.

Medio siglo después, la agrupación acrecienta su presencia, influencia y, más aún, su visibilidad. Lejos de extinguirse como organización se fortalece. La palabra de orden sigue siendo la defensa de una educación pública, gratuita y de calidad, así como la integración no solo de los estudiantes, sino también de la Patria Grande, porque “de esa unidad depende la suerte de un continente y esa unidad ayudará decisivamente en la suerte del mundo”.

Según Heidy Villuendas Ortega, quien en representación de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) preside la Oclae, al crearse la plataforma esta se convirtió en la máxima representación de los estudiantes a nivel regional y hoy es una organización de vanguardia más fortalecida, pues la rica historia de lucha de los educandos ha demostrado que las nuevas generaciones siempre han encabezado la transformación de la sociedad, por la soberanía e independencia de nuestros pueblos, por la igualdad y libertad plena.

Señala que la Oclae ha sido y es una firme síntesis de la larga y rica tradición de lucha del estudiantado latinoamericano y caribeño por la conquista y defensa de sus legítimos derechos y reivindicaciones, y por la reforma y democratización de la enseñanza y su destacado rol en el combate de los pueblos contra la dominación imperialista, en aras de la liberación nacional, la democracia, la paz y el desarrollo.

“El pensamiento de Fidel ha sido motor impulsor en estos 50 años de existencia de la agrupación estudiantil continental. Fidel ha ayudado siempre. A pesar de todas sus ocupaciones, ha estado en varias de nuestras citas, incluso, presidió el Congreso del año 2000, que sesionó en La Habana y que marcó un giro, porque contó con la asistencia de delegados de 38 países. Este Congreso, realizado en medio del inicio de la Batalla de Ideas y de la lucha por el regreso de Elián a la Patria, dio un aire renovador. Fidel nos ha legado la confianza en la victoria, la convicción profunda de que un verdadero revolucionario no se rinde, no abandona jamás su lucha”.

—¿Qué ha garantizado la legitimidad de la Oclae?

—Algo que ha garantizado la legitimidad y el funcionamiento de la Oclae durante estos 50 años es el hecho de haber permanecido en el camino de las causas más justas y haber protagonizado capítulos paradigmáticos de la vida latinoamericana. Esta es una plataforma amplia, democrática, diversa, revolucionaria y antiimperialista, que representa a más de 110 millones de secundaristas y universitarios, y que hoy sigue bebiendo de su experiencia histórica y contribuye a cambiar los nuevos tiempos

—¿Cuáles es el rol de la organización a sus 50 años de fundada y con contexto difícil para el continente?

—La organización tiene un rol trascendental ante el nuevo escenario que vive el movimiento estudiantil y la región, y para hacer frente a ese complejo contexto, marcado por la ofensiva del imperialismo, se impone tener mayor unidad dentro del sector estudiantil y con el resto de los sectores sociales. Además, es necesario alcanzar una articulación efectiva de la dirección de la Oclae con el trabajo de las organizaciones miembros, para impulsar acciones que tengan impacto en todo el continente”.

“También se debe conseguir mayor participación de los estudiantes para que sus criterios y posiciones sean escuchados y tenidos en cuenta, particularmente en lo relacionado con las políticas en la educación, pues con la honrosa excepción de Cuba, en el resto del área uno de los ejes del combate de los jóvenes ha sido el reclamo de una educación pública, gratuita y de calidad.

“En esta coyuntura es además imprescindible continuar con la construcción de un proyecto integracionista, que ofrezca continuidad y vigencia a la obra y el pensamiento de Martí, Bolívar, Chávez y Fidel. Tenemos la convicción de que las nuevas generaciones pueden y deben aportar mucho más a la consolidación de nuestro proyecto de integración regional. Desde la Oclae está la voluntad y el compromiso de trabajar en función de desarrollar esos valores”.

—¿Cuánto significa el Encuentro Latinoamericano y Caribeño de Estudiantes Antiimperialistas que comienza hoy en la capital?

—Ese evento es el colofón de las principales actividades que hemos desarrollado por este medio siglo de creada la organización y tiene lugar justamente en Cuba, donde nació la Organización Oclae. Hasta la capital llegarán cien delegados, a nombre de las 38 federaciones miembros de 24 países del continente. A ellos se sumará una amplia representación de la FEEM y la FEU de nuestro país, y jóvenes de otras naciones que se forman en las universidades cubanas.

“Como parte del encuentro hoy rendiremos tributo a Julio Antonio Mella, fundador de la FEU, y a José Rafael Varona “Fefel”, mártir de la Oclae, en la Universidad de La Habana. Y en ese sitio tendrá lugar el acto central por estos 50 años. Igualmente en tres talleres reflexionaremos sobre la historia, evolución y retos del movimiento estudiantil, la coyuntura actual que vive la región y la necesidad de seguir impulsando la lucha antiimperialista, y la defensa de una educación gratuita, universal y de calidad.

“Los días restantes inauguraremos una exposición de carteles por los 50 años de la organización en la Casa de las Américas. También llegaremos hasta el Memorial José Martí de la Plaza de la Revolución y la Casa del Alba Cultural, en este último sitio asistiremos a la presentación del libro La revolución se hace en las calles. Una mirada al movimiento estudiantil latinoamericano.

“Asimismo nos uniremos a las actividades por el Día Internacional de la Juventud y el 90 cumpleaños de Fidel. La jornada final del encuentro, se realizará el propio día 13 en el Museo de la Revolución, que devendrá espacio de compromiso para seguir defendiendo el pensamiento de quien ha sido el principal inspirador del movimiento estudiantil y de la organización.

“Festejaremos este aniversario en medio de intensos debates de los líderes de la región para evaluar una vez más nuestro protagonismo en el nuevo contexto que vive la región. No hay mejor modo que hacerlo, justo como nació la Oclae, fortaleciendo la solidaridad, el antiimperialismo, la integración y la unidad, pues de esa unidad depende la suerte de un continente y ayudará decisivamente en la suerte del mundo”.


Compartir

Yuniel Labacena Romero


Deja tu comentario

Condición de protección de datos