viernes, 1 de marzo de 2024

Díaz-Canel en Nueva York: Semblanza de una visita (+Fotos)

El presidente cubano Miguel Díaz-Canel cumplió una intensa agenda en EE.UU...

Jose Valentín Rodríguez Pérez en Exclusivo 03/10/2018
2 comentarios
Especial de Diaz NY
En la amplia agenda del presidente cubano Miguel Díaz-Canel en Nueva York no podía faltar su visita a la mítica iglesia Riverside, situada en el barrio de Harlem.

De muchas maneras podría calificarse la visita del presidente cubano Miguel Díaz- Canel a los Estados Unidos, pero tal vez la más abarcadora definición sería decir que fue altamente positiva.

Desde su intervención ante el segmento de alto nivel del 73 Periodo de Sesiones de las Naciones Unidas, en que denunció el bloqueo estadounidense contra Cuba y criticó la falta de voluntad política de los países industrializados para erradicar la pobreza y el hambre, hasta su participación en la Cumbre de Paz Nelson Mandela y en una reunión de alto nivel para el desarme nuclear, confirmaron ante los ojos del mundo la continuidad y coherencia de la política exterior de la Revolución cubana.

Marcó con diáfana precisión que no hay ni habrá ruptura generacional, fue el signo de un principio bien trazado a los que esperaban escuchar que podría haber otra Cuba sin los líderes históricos.

Encuentros más allá del hemiciclo de la sede de la ONU abarcaron un amplio espectro de personalidades, instituciones y sectores que inclinan su posición favorable al mejoramiento de las relaciones bilaterales, enturbiadas y congeladas por las acciones de la administración de Trump. Desde congresistas, líderes de la industria de viajes, el sector agrícola, empresarial y la informática; reconocidas personalidades de la vida cultural, el Consejo Nacional de Iglesias y con una representación de la comunidad cubana que reside en ese país, casi sin excepción mostraron muchísimo interés por el diálogo, el respeto y la convivencia entre ambas naciones, que posibilite el incremento de los intercambios comerciales y el levantamiento de la restricción de viajes de sus ciudadanos.

Una nota reveladora de las motivaciones sinceras de personalidades de la cultura fue el encuentro con actores de Hollywood y estrellas de la música, en una fiesta a la que asistieron los actores Robert de Niro, Katie Holmes y los músicos Pattie Smith, y Chris Martin, entre otros. La presentación de Robert de Niro y su definitoria frase: “Los buenos vecinos no levantan muros, que la cultura sirva para construir puentes”, se replicó de inmediato por las redes sociales y es la más clara evidencia del prestigio y afecto que goza el pueblo cubano y su Revolución en las mismas entrañas del poderoso imperio.

Todos los encuentros han sido calificados por sus asistentes como reuniones respetuosas, donde el principal interés es conocer lo que acontece en Cuba, y han servido para medir el pulso sobre las opiniones de esos interlocutores sobre los obstáculos que impiden descongelar la relación bilateral y hacerla más fluida y racional.

La visita ha sido ocasión propicia para reiterar el interés cubano de poder tener un mejor entendimiento con el gobierno de EE. UU. sobre bases civilizadas y de respeto que permitan mejorar las relaciones entre ambos países.

Tal vez no tendría este analista mejores palabras para describir el impacto de la visita que las expresadas por el director de la Dirección General de Estados Unidos del MINREX, Carlos Fernández de Cossío, cuando apuntó que la presencia del presidente de Cuba ha demostrado que esta ha sido “una oportunidad para tender puentes, para defender la paz y el respeto mutuo y una manera de explorar las potencialidades de intercambio entre la isla y EE. UU.”.

El gobernante cubano sostuvo múltiples reuniones bilaterales en la ONU con los aliados de siempre —Irán, Vietnam, Venezuela y varios países africanos— pero también con países de América Latina como Ecuador, El Salvador y Argentina, señal inequívoca de la amplitud de relaciones de Cuba con el mundo.

Más significativo es que en medio de una relación tensa con la administración de Trump hayan acudido a la convocatoria de la Embajada grupos de empresarios, congresistas, políticos, académicos y religiosos estadounidenses dispuestos a reunirse con el nuevo presidente cubano para explorar oportunidades de comercio, expansión de Internet o simplemente curiosos por saber qué cambios podría traer a Cuba un presidente que no tiene el apellido Castro. El mandatario mostró la imagen de su estilo de liderazgo, sencillo y con los pies en la tierra, como continuidad del proceso revolucionario cubano.

El nombre de nuestro país brilló tan alto y con tanta fortaleza, no solo en la ONU sino también fuera de su recinto. Es como si Fidel volviera a recorrer ese escenario y su voz estremeciera el plenario. Esta primera visita del presidente Miguel Díaz-Canel deja una estela muy positiva en cada vez más amplios sectores de la sociedad estadounidense y la certeza de que cada día desde allí mismo son más los que se oponen al bloqueo y pulsarán por su levantamiento.


Compartir

Jose Valentín Rodríguez Pérez

Periodista y analista político

Se han publicado 2 comentarios


Arnaldo
 4/10/18 9:56

En verdad la visita fue un éxito Ojalá los interesados en EU logren romper las severas leyes del bloqueo

MMS
 3/10/18 11:15

Fue un digno representante del pueblo cubano, alzó su voz en contra de la hegemonía imperialista, dejó muy claro el sentir de 11 millones de cubanas y cubanos como en su momento lo hicieran FIDEl y Raúl, regresó victorioso a su Patria y ahora seguirá trabajando con sus métodos y su estilo que es único pero siempre al lado del pueblo y tocando los problemas con la mano debe permanecer en el cargo hasta que tenga salud y fuerzas para estar, no solo 2 períodos, eso es muy poco para un hombre de su estirpe, es un revolucionario de los que se necesitan en estos tiempos y se necesitan muchos como él en cada provincia.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos