jueves, 8 de diciembre de 2022

Concepto de Revolución: brújula de futuro

En tiempos de pandemia mundial, cada idea cobra sangre y carne en todo cubano digno. Cada hombre o mujer de esta tierra, conoce perfectamente que es Revolución...

Narciso Amador Fernández Ramírez en Exclusivo 01/05/2020
0 comentarios
1 de Mayo 2017
Hace 20 años, el Comandante en Jefe, Fidel Castro dio a conocer el concepto de Revolución.

Hace 20 años, el Comandante en Jefe, Fidel Castro dio a conocer el concepto de Revolución. Aconteció en una multitudinaria concentración de más de un millón de cubanos y de entonces acá se ha convertido en brújula y línea directriz hacia el futuro.

No fueron casuales ni el día, ni el lugar. Fue el 1ro de mayo del año 2000, Día Internacional de los Trabajadores y, por tanto, la fecha más importante del proletariado mundial. Y el lugar escogido resultó la Plaza de la Revolución José Martí, sitio de momentos relevantes de nuestra historia, desde la proclamación de Cuba Territorio Libre de Analfabetismo, la I y II Declaración de La Habana, hasta la inolvidable despedida de duelo de los compatriotas muertos en el vil atentado terrorista del avión de Barbados en octubre de 1976, por citar solo algunos.

Tampoco fue obra de la casualidad el contexto que Cuba vivía; al contrario. El país entero luchaba por el regreso del niño Elián González, secuestrado por la mafia terrorista de Miami, y la definición conceptual serviría para insuflar nuevos bríos a esa batalla.

De ahí que Fidel, apenas comenzado su magistral pieza oratoria, y tras una breve introducción, delineó el concepto de Revolución, que luego sería calificado por Raúl Castro como "la quintaesencia del trabajo político-ideológico".

Nada escapa de esa definición teórica. Cada línea resulta una suma de principios cívicos y modos de actuación y cada idea refleja una eticidad y apego a la verdad que le son consustanciales a la propia Revolución Cubana desde sus inicios el 10 de octubre de 1868.

Por ello, este concepto sintetiza más de cien años de lucha y un summum de las cualidades que deben distinguir a cualquier patriota y revolucionario nacido en Cuba.

Leerlo emociona. Escucharlo en la propia voz de Fidel hace sacar lágrimas. Pero es en la práctica cotidiana donde realmente adquiere su real dimensión.

Ahora, en tiempos de pandemia mundial, cada idea cobra sangre y carne en todo cubano digno. Cada hombre o mujer de esta tierra, conoce perfectamente que Revolución significa tener sentido del momento histórico y estar dispuesto a cambiar todo aquello que deba ser cambiado.

Hoy, cuando el mundo muere y el miedo se lleva de la mano, acá en este país sabemos que Revolución también simboliza "ser tratado y tratar a los demás como seres humanos", para lo cual, no nos importa "desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional".

Ahí están las maneras de atender a nuestros ancianos, los más vulnerables a la contagiosa COVID-19; a nuestros niños, a nuestras mujeres; en fin, a cada cubano. No importan los costos, ni monetarios, ni de cualquier otra índole, incluyendo el duro desafío que significa enfrentar y desafiar cada día al genocida bloqueo imperial.

Por eso, defendemos nuestros valores al precio que sea necesario. Sin titubeos, ni miedo a los sacrificios. Siempre con la convicción absoluta en la victoria.

El ejemplo del desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo de nuestro personal de la Salud es el más alto, pero ni mucho menos el único: Son millones los cubanos que arriesgan la vida por el prójimo; tanto por el  vecino más cercano, como por el habitante de la región más recóndita del planeta.

La COVID-19 nos daña, pero jamás se podrá decir que falseamos los datos de esa cruda realidad. Apegados siempre al precepto fidelista de anteponer la verdad por encima de todo y de no mentir jamás, ni violar principios éticos.

Son tiempos duros, tal vez los más duros de los últimos cien años desde el punto de vista epidemiológico. La raza humana está enferma, como también lo está el egoísta sistema capitalista engendrado por el poder del dinero y la riqueza.

Y en medio de esa crisis de valores, los cubanos, guiados por el magistral concepto fidelista de Revolución, defendemos nuestros bienes más preciados: la independencia y la unidad revolucionaria.

Al tiempo que seguimos luchando incansablemente por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo. Convencidos, como lo estaba el Comandante en Jefe y lo están Raúl y Díaz-Canel, de que tales principios son "la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo".


Narciso Amador Fernández Ramírez

Periodista que prefiere escribir de historia como si estuviera reportando el acontecer de hoy


Deja tu comentario

Condición de protección de datos