domingo, 4 de diciembre de 2022

Primer paso ventajoso, pero alerta ante las mañas

Como todo debut, habrá que esperar para ver cómo se presenta el trámite de los cubanos...

José Luis López Sado en Exclusivo 14/04/2022
0 comentarios
Boxeo cubano-Andy Vázquez
Los boxeadores cubanos podrán incursionar en cualquiera de los cinco circuitos profesionales existentes.

La reciente información dada a conocer después de tantos años de espera, relacionada con la posibilidad de que los boxeadores cubanos podrán incursionar en cualquiera de los cinco circuitos profesionales existentes, ha creado —como se esperaba— un sinnúmero de criterios y, por qué no, de especulaciones por parte de los seguidores de este viril deporte que tanto se aplaude en nuestra Isla.

Los directivos cubanos del bien llamado buque insignia del deporte nacional explicaron que debió pasar mucho tiempo para tomar definitivamente esta decisión, pues sin dudas se valoraron muchos aspectos, máxime cuando forma parte de una estrategia de desarrollo cuyo principal objetivo es afianzar su protagonismo en certámenes olímpicos y mundiales.

Cubahora pretende hoy llegar a sus lectores con un breve y primario análisis del tema, sobre lo que podría aportar este paso y las alertas antes de que se lance el primer gancho. Y fíjense que escribo “primario” con la clara intención de prever cambios bruscos en este complejo debut de los Domadores de Cuba a partir del primer cartel previsto para el mes de mayo, en México.

Creo que existen cuatro tópicos vitales con este nuevo paso: aportará mayor exigencia y preparación a los discípulos del jefe de entrenadores Rolando Acebal, habrá que tener un mejor estudio de los contrarios, sumará otra fuente de ingresos que beneficiarán a los atletas y miembros de los colectivos técnicos, y propiciará un aporte significativo al desarrollo de este deporte.

Pero hay más. La toma de esta decisión examinó el actual contexto internacional del boxeo que, a pesar de ya admitir peleadores profesionales en Juegos Olímpicos, se ha humanizado grandemente y ofrece garantías para mantener la salud de los representantes cubanos.

No obstante, pienso que eso de “debut” se relaciona directamente con el reglamento que emplean los profesionales —algo distante al que se utiliza en los eventos de boxeo amateur— y por el hecho de haberse firmado, también por primera vez en la historia, un contrato de representación que recayó en la empresa mexicana Golden Ring, de Gerardo Zaldívar.

De hecho, los Domadores de Cuba vienen compitiendo en topes semiprofesionales desde el año 2014 hasta 2018, cuando incursionaron en la llamada Serie Mundial de Boxeo, a cinco asaltos. Pero hay más. El peso welter santiaguero Arisnoides Despaigne y el crucero guantanamero Frank Sánchez, participaron exitosamente en el Torneo AIBA Pro-Boxing, en combates a ocho asaltos.

Los dígitos reflejan que el boxeo cubano ha vencido en 22 peleas contra púgiles rentados al amparo del reglamento olímpico. Y la idea más exacta que tuvieron los técnicos para exponer que sus discípulos sí tienen aval para dar este gran salto e imponerse loables metas llegó con los siete éxitos y un empate conseguidos en el cartel efectuado ante profesionales mexicanos, un mes antes de los Juegos Olímpicos de Tokio 2021. Ese, pienso, sí marcó el debut ante los rentados pues, como se apreció, utilizaron mañas y estrategias propias de ese boxeo.

Según trascendió, los cuatro púgiles cubanos que cobrarán por sus peleas son los campeones olímpicos Julio César La Cruz, Andy Cruz, Roniel Iglesias y Arlen López, para quienes está previsto que este año efectúen cinco carteles profesionales en los meses de mayo, junio, septiembre, noviembre y diciembre.

Pero también habrá espacio para segundas y terceras figuras que también cobrarán por sus respectivas peleas, aunque en ocasiones acudan como “relleno” en determinado cartel en el que sí intervengan los cuatro estelares antes citados.

La dirección del boxeo nacional ha sido categórica: Cuba competirá como equipo Domadores y tendrá sus propios entrenadores y médicos. La firma del atleta refleja que recibirá el 80 por ciento del cobro por el combate, en tanto la federación cubana recibirá el 20 por ciento que dispondrá en función del deporte.

Además, se le hizo saber a los directivos de la empresa Golden Ring que una comisión encabezada por la Federación Cubana de Boxeo tiene el derecho de definir quién peleará, contra quién lo hará y dónde será el cartel, lo que permite planificar en función de las prioridades del país, ya que podría coincidir con algún evento internacional de la IBA (Asociación Internacional de Boxeo).

Y aquí Cubahora “regresa” al análisis “primario” del tema en cuestión. Estas han sido las primeras condiciones puestas por las autoridades cubanas que, al parecer, fueron bien recepcionadas por el señor Zaldívar. Pero se debe dejar que transcurra el tiempo para ver si se pueden mantener, pues hay otros intereses en juego.

Nuestros boxeadores se enfrentarán a partir de ahora a contrarios de mayor rango, lo que permitirá incrementará la motivación y la responsabilidad ante cada combate. Este paso para combatir contra púgiles rentados aportará mucho al estudio de posibles oponentes en eventos posteriores, pues también vale recordar que Cuba no quiere poner en riesgo el permanente compromiso de mantener el buen rumbo del boxeo como equipo vanguardia de sus delegaciones en eventos polideportivos.

No obstante, la alerta está dada. Ahora se iniciará la era de combates contra púgiles de mucha maña, que trabajan mucho el físico y la fuerza ya que combaten muy poco en un año. Además, cometen reiteradas irregularidades sobre el ring, entre las cuales destaca pasar los codos, lo cual acarrea muchas heridas a pesar de que, reiteramos, el actual boxeo profesional no tiene nada que ver con aquel de las primeras décadas del pasado siglo.

Pero, aunque ahora exista mayor protección para los atletas, hay que ser conscientes de que Cuba debuta en estos menesteres. Y que hay una diferencia notable entre el boxeo amateur y el rentado.


José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos