domingo, 16 de junio de 2024

Otra sonrisa en el adiós

Las chicas terminaron con medallas de bronce en la competencia por equipos...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 02/09/2013
0 comentarios
Idalys Ortiz brasil
Idalys Ortiz no perdió un combate en Río de Janeiro.

Quedaban varias interrogantes este domingo después de abrirse las puertas en la Arena Maracanazinho, en Río de Janeiro, y antes de que cayera el telón en el XXIX Campeonato Mundial de Judo… Una de ellas era la siguiente: ¿Podría Cuba ganar una o dos preseas en la competencia por equipos?

Los varones no las consiguieron (terminaron séptimos); pero las muchachas sí: ¡medallas de bronce!

Ella se unió a las de oro de Asley González (división de los 90 kilogramos) e Idalys Ortiz (más de 78), conseguidas, respectivamente, el viernes y el sábado.

NO SE OLVIDA QUE…

Quizás se imponga no demorar un recordatorio que pudiera resultar interesante: nuestras compatriotas en un inicio no habían conseguido la clasificación para este mundial, al no haberse ubicado entre las tres primeras en el panamericano del deporte, disputado en abril, en San José, Costa Rica. Ello motivo entonces que publicáramos un trabajo en nuestro sitio, bajo el título ¿Las judocas cubanas en peligro?

Entonces explicamos que la Federación Internacional daba un cupo. Y que podía ser que nos los otorgaran, por nuestra trayectoria, las chicas haber sido terceras en el mundial por equipos de Río 2012, y tenido entonces dos figuras lesionadas: Onix Cortés (70) y Kaliema Antomarchi (78).

Y la verdad es que respondieron muy bien a la confianza de esa organización…

NADA FÁCIL

Claro, nada es fácil. El podio se les puso muy cuesta arriba desde los primeros minutos. Las representantes de Mongolia ganaron los dos primeros de los cinco combates, lo cual obligaba a las de nuestro terruño a imponerse en los tres restantes. Pero lograron llamarse a capítulo y darle la vuelta al marcador.

Las cubanas perdieron después contra Holanda (1-4), pero en la repesca se impusieron a las de Kazajstán (igual marcador),  en tanto las sudcoreanas cedieron en semifinales contra Brasil (2-3).

Ello dejó sobre el tapiz, en busca de una de las medallas de bronce, un duelo entre sudcoreanas y cubanas.

Hubo un dramático empate a dos triunfos, dejando la escena lista para que entrara en acción Idalys Ortiz (más de 78), campeona olímpica de Londres 2012, y desde una jornada antes, la sabatina, del mundial Río de Janeiro 2013.

La rival era Jung Eun Lee, medallista de bronce ahora en Río. En la porfía individual, 24 horas atrás, no habían tenido que enfrentarse entre ellas.

En este duelo, como ya dijimos, se decidía el ascenso al podio.

Cuando faltaban 4:21 minutos, de los cinco reglamentarios, la asiática tuvo una ligera indisposición que obligó momentáneamente a detener el combate.

“Camina para tu derecha”, le gritó a Ortiz en ese momento el entrenador Ronaldo Veitía.

A los 3:43 la cubana se anotó Yuko.

Y a los 2:21 el técnico volvió a orientar: “Deja que te vaya a buscar”.

A los 2:00: “Trabaja en el centro”.

Entonces, a 1:46, llegó el momento decisivo: en una acción la sudcoreana tocó el tatami en señal de abandono… ¡Ippon!

La alegría del equipo, las felicitaciones.

NO PERDIÓ UN COMBATE

Un dato más sobre Ortiz: no perdió un combate en Río de Janeiro 2013, cuatro de ellos en la competencia individual, e igual cantidad en las de por equipos.

Las coronas pertenecieron a las japonesas, vencedoras por estrecho marcador de tres triunfos por dos en la final contra las de casa, en lo que significó otra alegría para Latinoamérica, además del citado bronce de las cubanas. El otro tercer lugar correspondió a las francesas.

Y los muchachos que dirige Justo Noda no corrieron igual suerte: perdieron primero con los rusos por pollona (0-5) y en la repesca contra los alemanes (1-4), quienes se adueñaron de una de las de bronce, mientras la otra fue para unos relegados japoneses. El oro para Georgia; la plata correspondió a Rusia, en desenlace que finalizó también 3-2.

Otra curiosidad: ¿Quién fue el encargado de impedir la barrida ante los germanos? Oscar Brayson (más de 100), quien antes de ese compromiso tenía tres victorias y dos derrotas ante Andreas Toelzer (segundo en el mundial de Tokio 2010), al que no vencía desde hacía cinco años. La balanza se inclinó por dos Shido contra uno.

Y otro recordatorio: las coronas ganadas en las porfías individuales por González y Ortiz llevaron a nuestro país a ser tercero en la tabla de medallas (2-0-0), por detrás de Japón (3-1-3) y Francia (2-2-3).

Un muy buen resultado, por encima de potencias económicas, el cual no debe estar ajeno, como todo, a análisis que permitan para continuar el necesario crecimiento.


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos