miércoles, 22 de mayo de 2024

Mandy Johnson, entre el asombro y la polémica

La designación del nuevo DT del Cuba de béisbol ha sorprendido a unos y desconcertado a otros. Como siempre hay mucha controversia...

Norland Rosendo González en Exclusivo 08/09/2022
0 comentarios
Armando Jhonson
Johnson acumula una larga y fructífera trayectoria como mentor en las series nacionales y con el equipo Cuba en categorías menores. Su más reciente logro fue la medalla de plata en el certamen panamericano sub-23 disputado en Aguascalientes, México, en junio pasado

La designación de Armando Johnson como mentor del equipo Cuba de béisbol para los torneos internacionales hasta 2024, incluyendo, obviamente, el próximo Clásico Mundial en 2023, ha generado las lógicas reacciones en redes sociales físicas y digitales.

Nadie el día de su nombramiento para ese cargo se ha ido con el ciento por ciento de los votos a su favor. Ni con el noventa por ciento. Ni semanas después. En Cuba, eso no existe.

Mandy ha empezado con un buen porciento de aceptación. Muchos pensaron que los elegidos serían Carlos Martí o Armando Ferrer. Hubo quienes pensaron en Germán Mesa, Rey Vicente Anglada, Pablo Civil y hasta en el regreso de don Alfonso Urquiola, uno de los mentores más exitosos.

Por mis fuentes sé que varios de esos nombres estuvieron sobre la mesa de los decisores, con algunos se habló, inclusive. Y en esa lista también estaba Mandy.

Su actuación en el pasado Panamericano sub-23 dejó una grata impresión en los técnicos, aficionados, directivos y especialmente en los jugadores.

Se habla de su capacidad para establecer sinergias grupales, lo cual, dicho en palabras deportivas, significa armar equipo, que se juegue para un resultado colectivo y no que los atletas trabajen para méritos individuales.

Entre sus virtudes me cuentan que maneja bien el picheo, utiliza con eficiencia y eficacia el bullpen y le saca el máximo a sus muchachos.

Todo eso debe haber tenido un gran peso a la hora de tomar la decisión en el año que regresó a las series nacionales después de una temporada larga de 18 series nacionales, entre 1996 y 2014, en la que llevó a La Isla a un bronce increíble en la campaña de 1998-1999, cuando la pelota cubana gozaba de altísima calidad.

Pero Johnson fue sacado de escena por esos entuertos en que algunos echan sobre otros toneladas de tierra que terminan siendo agua, y sobre ellas resurgen los sepultados y de qué manera.

Un amigo, muy avezado en béisbol, estadístico de los buenos, me dijo apenas supo de la designación de Mandy que era una decisión sabia, justa, que él, incluso, lo había propuesto hace muchos años, pero no le habían hecho caso.

El mentor de los Piratas, con una pléyade que apuesta por el futuro estuvo hasta última hora luchándose un puesto entre los ocho mejores equipos de la pasada serie nacional. La guerrilla jugó fuerte y dejó claro que puede volver al podio de premiaciones, a pesar de ser el territorio más pequeño del país.

La nota de la Federación Cubana de Béisbol explica que «la decisión implicó profundos análisis sobre las competencias profesionales de cada candidato a ocupar esa responsabilidad, incluidos los resultantes del seguimiento asignado a ellos durante la 61 Serie Nacional de Béisbol y sus desempeños internacionales en los últimos años.

«Johnson acumula una larga y fructífera trayectoria como mentor en las series nacionales y con el equipo Cuba en categorías menores. Su más reciente logro fue la medalla de plata en el certamen panamericano sub-23 disputado en Aguascalientes, México, en junio pasado».

Si Mandy no había sido un hombre tan mediático, ni siquiera cuando aquel podio que sacudió a La Isla entera a punto de que casi se hunde de tanta felicidad, ahora sí lo va a ser. Su nombre va a estar de boca en boca, le adjudicarán problemas que no son suyos y le negarán sus méritos. Siempre ha sido así, al menos en Cuba.

Pero el hombre, además de sus méritos como estratega, o entre ellos, como usted prefiera, es bueno, una virtud muy necesaria en estos tiempos; justo, trabajador, y de los que, en sus diálogos y declaraciones, prefiere hacer oraciones de sujeto verbo y predicado, sin adjetivos grandilocuentes.

Tocan ahora otras decisiones que puedan acompañar a Mandy en una gestión exitosa en el Clásico Mundial y en los demás torneos a los que asista Cuba.

También se supo que para asumir las riendas de la selección nacional sub-23 para la Copa del Mundo de Taiwán en octubre fue designado el cienfueguero, natural de Villa Clara, Alaín Álvarez, un joven talentoso, que ha logrado buenos resultados en esa categoría y con el equipo grande de esa provincia.

No se puede negar que ambas noticias dejaron a algunos descolocados, como el bateador que espera strike en recta y le suenan un cambio de bola que parte el home en dos mitades exactas y no le hizo swing. Toca hacer los ajustes y seguir en juego.


Compartir

Norland Rosendo González

Vivo de aprender todos los días a contar historias. Ya voy por el prescolar en la escuela de la vida. Me escapo del mundo para ver un juego de béisbol.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos