martes, 23 de julio de 2024

#Doha2019: Consideraciones finales

Evaluamos el Campeonato Mundial de Atletismo, para Cuba y a nivel global...

Lilian Cid Escalona en Exclusivo 07/10/2019
1 comentarios
Jordan Díaz-triple salto-atletismo
Jordan Díaz se sostuvo sobre los 17 metros y aparece entre los mejores del mundo.

El Campeonato Mundial de Atletismo terminó para Cuba con tres preseas, una de cada color. Es una actuación que, como se vislumbró, supera lo hecho en la cita precedente de Londres 2017. No era esta una meta demasiado complicada pues en aquella ocasión solo se ganó una medalla de bronce, aunque los pronósticos están para quebrarse.

Yaimé Pérez, oro, Denia Caballero, plata, Juan Miguel Echavarría, bronce, Luis Enrique Zayas y Cristian Nápoles, quinto, y Yordan Díaz, octavo, fueron los encargados de sumar, preseas y puntos para la delegación cubana. Ubicada, finalmente, duodécima con 30 puntos.

En definitiva, 6 fueron finalistas de los 17 participantes. En Londres 9 de los 27 presentados puntuaron. La matemática es exacta y Cuba en Doha, supera lo hecho hace dos años.

Así, los vaticinios más generales se cumplieron, aunque se esperaba más de algún que otro atleta. Esto en el orden global, si nos vamos a los números, el discurso es un tanto más crudo.

HURGANDO, CON NÚMEROS

Cristian Nápoles mejoró sus marcas, optimizando su tope personal de 17.34 a 17.36 y 17.38 metros, en los únicos dos brincos válidos que produjo en la final de triple salto donde, pese a salir lesionado, finalizó quinto.

Luis Zayas, candidato –si se diera- al premio de atleta revelación emuló los mejores momentos de su vida, en Doha repitió lo más destacado de su carrera; esos 2.30 metros que saltó para coronarse contra pronósticos en Lima.

Roxana Gómez (51.56 en semifinales) y el relevo 4x400 femenino con 3.29.84 segundos, tuvieron el mejor momento de la temporada en este escenario.

Entre los de la avanzada tiene cupo Zuriam Hechavarría, autora de una carrera semifinal de 55.03 segundos para ser novena en los 400m con vallas. Modalidad esta que terminó coronando a Dalilah Muhammad con 52.16 segundos, nuevo récord del mundo.

Yaimé Pérez, Denia Caballero y Yarisley Silva estuvieron en su entorno. También creo que por esa línea se movió Juan Miguel Echevarría. El rendimiento del cubano este año se mantuvieron en el orden de los 8.30 metros, los únicos picos diferentes a esa media se dieron con 8.65m de la final de la Liga de Diamantes y el 8.40 de la clasificación. Supongo que aquel 8.92m (hiperventilado) que saltó acá en La Habana a inicios de año nos hizo perder la cabeza, pero es un hecho que su año, aunque ganó muchas cosas no fue estratosférico. Echevarría regresará a casa con una medalla mundial, y eso es lo importante.

Lo reprochable es que haya atletas que se presenten prácticamente sin argumentos. Más allá de factores subjetivos que siempre aplican, habrá que analizar el porqué de rendimiento tan discretos como el de Andy Díaz, incapaz de superar los 17 metros, aunque esperado si consideramos que apenas pudo con esa marca durante todo el verano que pasó en Europa. Similar comportamiento tuvo el estado de forma de Reynier Mena, que vivió sus últimos destellos en el Memorial Barrientos y luego se fue diluyendo en sus propias ganas. Otro muy cauto fue Jorge Fernández que apenas superó los 60 metros y Valentín Iribarne, lento y descoordinado a pesar de los tropiezos, último de su serie clasificatoria con 14.37 segundos.

Eximo a Melany Matheus, invitada de último minuto y a Adriana Rodríguez porque entiendo su presencia en el mundial como un premio a su actuación panamericana. Viajó como saltadora de longitud porque tenía la marca mínima y se aprovechó esto para completar un relevo largo que hizo lo mejor de la temporada. Sin que ello disimule la tarea que hay por delante de construir un par de mujeres capaces de completar la posta. Almanza, pese a no deslucir, tiene otras misiones en su día a día. Ya son tres mundiales seguidos en los que queda varada en semifinales de 800 metros. Carreras y resultados que dejan la sensación de que podía para más. El tiempo pasa, también para ella, que ya ha cumplido sus 27 años. La que sigue, es una temporada decisiva en sus aspiraciones de trascender más allá de nuestra área geográfica.

Jordan Díaz es un niño, se sostuvo sobre los 17 metros y aparece entre los mejores del mundo. También ha de crecer, el triple es una prueba que asusta, con tantos que se han diluido tras haber brillado de pequeños. Liadagmis Povea tampoco estuvo bien, luego de firmar la mejor temporada de su carrera se diluyó para quedar fuera de una final donde fue la gran ausente.

Deberíamos, sin embargo, dispensarlos a todos. Ha sido un año largo, especialmente para los nuestros que tuvieron la obligación prepararse, en primer lugar, para los Juegos Panamericanos. Al margen de si cumplimos o no, la reflexión camina hacia la necesidad de explotar al máximo las potencialidades de las metodologías de planificación deportiva. Aplicar sus fundamentos con toda la objetividad.

Los atletas tienen metas de acuerdo a su calidad. Su relevancia a nivel global debe ser lo que determine sus aspiraciones. Sin fallar a los preceptos elementales del deporte revolucionario, hay figuras cuyo techo debe ser un evento deportivo regional, y hay otras que están listas para empeños mayores. En deslindar ese camino también nos va la vida. Doha, a pesar de los pesares, será recordado como un torneo de excelencia, por la calidad de los resultados deportivos que produjo. Para 2020, temporada olímpica, se espera mucho más y Cuba (la Federación Cubana de Atletismo), necesariamente, está convocada a brillar en ese concierto de marcas rimbombantes y rivalidades extremas.

Está demasiado claro que de esta tierra brota el talento. La mano de Cuba fue decisiva en resultados como el de Yulimar Rojas en el triple salto o la inesperada plata del colombiano Anthony Zambrano en los 400m planos, por aludir dos de los más visibles pues si nos detenemos en este tema, no para cuándo acabar.


Compartir

Lilian Cid Escalona

Me gusta contar historias.

Se han publicado 1 comentarios


vangelys
 8/10/19 9:33

Lilian muy bueno tu analisis de los resultados del mundial.....al igual que el anterior a las puertas del mundial.......pienso como expones en tu articulo  que hay atletas con experiencias previa en otros mundiales que no cuajan en resultados.....y  no pienso con el respeto de todos que mejoren en eventos futuros....han tenido un rendimiento en meseta en eventos en años pasados....por ende que puedan ir mas alla de sus record personales es bien complicados, y de ahi a mdallas igual...no se cual sera la estrategia con estos atletas......si se plantea cambio radical de los planes de entrenamiento.....peinso que seria una opcion objetiva, o modelarlos en otros eventos del campo pista....en el caso que sea plausible.....otros de nuestros atletas han tenido un retroceso en sus marcas personales....en los ultimos años....esto se debe analizar, replantear tambien los planes de entrenamiento......en fin bastante trabajo por hacer......destaco la objetividad de los pronosticos dados por nuestra federacion de atletismo....algo que se extrañaba en el resto de los federativos y autoridades deportivas....en otros eventos...gracias por tu trabajo periodistico que se repita....

Deja tu comentario

Condición de protección de datos