jueves, 8 de diciembre de 2022

Coronas, experiencia, talento… y “garra charrúa”

Cubahora vaticina primer lugar para el histórico conjunto de Uruguay, en el grupo C que también incluye a Chile, Ecuador y Japón...

José Luis López Sado en Exclusivo 14/06/2019
0 comentarios
Suarez Cavani
Los hinchas uruguayos apostarán al desempeño de la dupla que integran Suárez (izquierda) y Cavani

La rica historia, y esa siempre vital fusión de experiencia y juventud, están de su lado. Pero si a ello le sumamos su tradicional “garra” para definir los partidos y meter balones en porterías rivales en los momentos cruciales, la escuadra de Uruguay recibe nuestra etiqueta de favorita para ganar el grupo C eliminatorio de la edición 46 de la CONMEBOL Copa América, que se iniciará hoy en Brasil.   

El seleccionado de Uruguay no solo fue el primer equipo en ganar la Copa América (1916), sino que de ahí en adelante ha obtenido 14 títulos más, lo que lo convierte en el equipo más ganador del certamen (15). Y no quiere que en la actual edición, la Argentina del crack Lionel Messi, dueña de 14 cetros, la pueda igualar. 

Esta mezcla de veteranos y jóvenes talentosos, consolida sobremanera a la escuadra charrúa del avezado director técnico Oscar Washington Tabárez. Ahora llegan experimentados como los delanteros Luis Suárez y Édinson Cavani, o el defensa central Diego Godín –quien hará pareja con el joven Giménez–, deseosos de sentenciar con un título una etapa gloriosa. A ellos se unirán jóvenes con un papel preponderante en los mejores clubes de Europa, como Lucas Torreira, Rodrigo Bentancur y Federico Valverde, por solo citar tres ejemplos.  

En Brasil, la escuadra charrúa exhibirá un renovado centro del campo, fresco y más técnico, y una delantera que no muchas selecciones tienen en el mundo: Suárez, –si logró recuperarse bien–, Cavani y Cristhian Stuani.

Tabárez tiene bastante donde elegir. Pero su once regular estaría modificado por la presencia final, o no, de Luis Suárez. Sea como fuere, no debería diferir mucho de su tradicional 4-4-2. El “Maestro” conserva el bloque de esta última década de éxitos, aunque habrá renovación en algunos puestos, como el lateral izquierdo (el milanista Laxalt) y, sobre todo, el centro del campo: Nández-Torreira-Vecino-Bentancur-Valverde, más técnico que el anterior, pero de menor solidez.

Con el apoyo de su siempre trabajador mediocampo, si Suárez está bien, conformaría una letal dupla de ataque con Cavani. Y sin dudas, caerían varios goles frente a los elencos de Chile, Ecuador y el invitado Japón, restantes integrantes de esa llave C.

Entretanto, Chile pretende defender con hidalguía el cetro conseguido en la pasada edición de 2015 y en la Copa América del Centenario (2016), cuando en ambas ediciones derrotó a Argentina en tandas de penales. Pero creo que “La Roja” del director técnico colombiano Reinaldo Rueda no previó el recambio generacional, y eso le puede pasar factura.   

El volante de contención Arturo Vidal y el delantero Alexis Sánchez, dos veteranos de mil campañas que muy poco han podido mostrar en esta temporada con sus respectivos clubes Barcelona y Mánchester United, volverán a liderar la escuadra. ¡Con esos truenos….!

Pero Rueda no convocó al portero Claudio Bravo, que se pierde el certamen continental por lesión. Y la portería tendrá nuevos inquilinos, una línea que cambió por completo con respecto a la edición Centenario de la Copa América. Su puesto podría ser ocupado por Gabriel Arias (Racing Club-ARG) o Brayan Cortés (Colo Colo, CHI).

En la defensa repiten tres clásicos y estará dirigida por 'el Pitbull' Gary Medel, a quien acompañarán Mauricio Isla y Gonzalo Jara. Además, en el mediocampo habrá novedades con la llegada de Charles Aránguiz, el centrocampista del Bayer Leverkusen alemán, y el joven Érik Pulgar, quien jugó con el Bolonia.

Y en la delantera, además de Sánchez estará el también veterano Eduardo Vargas.

El otro equipo sudamericano del grupo es Ecuador, que debutó en la Copa América Perú 1939, en la cual no pasó de primera ronda. Su mejor participación son dos cuartos puestos obtenidos en las ediciones de 1947 y 1959 (en ambas ocasiones como anfitrión). De las últimas siete ediciones (desde Uruguay 1995) solo logró pasar de primera ronda en la última, que se disputó en Estados Unidos 2016, donde cayó en cuartos de final. La tropa del técnico colombiano Hernán “Bolillo” Gómez, ansía su primera final; pero en esta ocasión, está bien distante de conseguirla.

Los hinchas de la Tricolor se llevaron una inmensa decepción, cuando su selección no pudo calificar para la fase final del Mundial 2018. Fue por ello que llegó al banquillo Gómez, con quien la Tricolor disputó en 2002 su primer Mundial. El técnico colombiano ya ha impuesto su habitual sistema de juego 4-2-3-1, con un juego de toque, a una selección que deposita sus esperanzas en el buen rendimiento del delantero Enner Valencia.

En este esquema, el empleo del doble pivote es clave en su esquema, un 4-2-3-1, en el que el delantero que juegue deberá abrir huecos para permitir que el balón pase por el centro. El equipo ecuatoriano tiene un promedio de edad de 27,4 años.

La columna vertebral del Ecuador de Gómez arranca con el cancerbero Máximo Banguera, del Barcelona de Guayaquil. En el fondo está Achilier en la zaga. Antonio Valencia, el lateral derecho del Mánchester United, ha sido utilizado como volante por la banda, en un mediocampo que tiene en el centro a Carlos Gruezo, del Dallas FC. Y el ataque está encabezado por el centro delantero Enner Valencia, segundo máximo goleador del seleccionado, que juega en Tigres de México.

La falta de gol es el peor de los defectos de Ecuador. Y Enner quiere convertirse en esta Copa América en el máximo goleador histórico de la selección. El 'Tino' Delgado, actual poseedor del récord, suma 31 goles por los 27 goles de Valencia.

Este grupo C cierra con Japón, uno de los equipos invitados al igual que Qatar. La selección que dirige Hajime Moriyasu se encuentra en un estado de profunda reconstrucción. Ya sin sus estelares de otrora Shinji Kagawa, ni Keisuke Honda, los nipones pretenden sembrar el pánico en un continente ajeno. Pero creo que este elenco de jóvenes, (casi) nada podrán hacer en Brasil.

Moriyasu ha sido categórico en sus declaraciones de cara a intervenir en la Copa América: “nuestro objetivo real será prepararnos lo mejor posible para los Juegos Olímpicos de Tokío 2020, por lo que muchos de ellos estarán en la lista Olímpica. De hecho, la gran preocupación de sus hinchas es que hay 13 futbolistas convocados que todavía no han debutado con la selección absoluta japonesa.

La mayor fortaleza de Japón es el conocimiento del bloque que tiene el técnico. Ha venido trabajando con esos jugadores en las categorías inferiores y sabe mejor que nadie cómo conjuntar esta mezcla de juventud con veteranía.

De la joven plantilla, destaca sobre el resto el nombre de Shoya Nakajima. Es el jugador que debe liderar a su selección. Su explosión en el fútbol portugués llamó la atención de todos antes de marcharse por un dineral al fútbol qatarí.

Es la segunda vez que Japón acude a una Copa América como selección invitada, pues ya lo hizo en la edición de 1999, en la que quedó última de un grupo que compartió junto a Paraguay, Perú y Bolivia. Se da la circunstancia que Japón también fue invitada a la Copa América 2011, pero el lamentable accidente nuclear ocurrido ese año en Fukushima, hizo que los nipones tuvieran que renunciar hasta en dos ocasiones al torneo sudamericano.

Hoy se escuchará el primer silbatazo de la Copa América 2019, en el estadio Morumbí, de Sao Paulo, donde el anfitrión Brasil se medirá a Bolivia, en partido del grupo A, y con el argentino Néstor Pitana como árbitro principal.  


José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos