lunes, 27 de mayo de 2024

Apuntes ante la llegada de los contratos internacionales al atletismo cubano

Juan Miguel Echevarría y compañía podrían convertirse en los primeros contratados internacionalmente en el atletismo cubano contemporáneo. Repasamos el entorno, sus pros y sus contras...

Lilian Cid Escalona en Exclusivo 24/01/2022
0 comentarios
Juan Miguel Echevarría-Madrid- World IndoorTour 2021
Juan Miguel Echevarría y compañía podrían ser los primeros atletas cubanos en firmar con una institución extranjera bajo el amparo de las entidades cubanas que dirigen el llamado Deporte Rey. (Tomada de World Athletic).

El deporte cubano se abre al mundo. Quizás no de la forma que podemos llegar a considerar ideal, pero se han dado pasos interesantes en pos de afianzar el desarrollo y/o los resultados de los deportistas de nuestra Isla.

El incremento de los contratos internacionales y el aumento de los deportes enrolados en estas formas de trabajo es la prueba fehaciente de una apertura que busca —según publicó el semanario Trabajadores en su publicación de 2017: Contratación de deportistas: Lo singular dentro de lo universal —: “Elevar la maestría deportiva, aprovechar al máximo los beneficios que pudiera ofrecer la confrontación con el deporte profesional, incrementar los resultados de los equipos nacionales, elevar el nivel técnico de entrenadores y jugadores, contrarrestar el robo de talentos y, no por último menos importante, contribuir a mejorar el nivel de vida del contratado”.

A la par del auge de voleibolistas, basquetbolistas y jugadores de fútbol que encuentran, ya fuere a título personal o por gestiones institucionales, la oportunidad de emplearse extrafronteras, se ha levantado la expectativa ante la noticia de la intención de contratación de algunas de las principales figuras del atletismo por parte del club español Playas de Catellón.

Juan Miguel Echevarría y compañía podrían ser los primeros atletas cubanos en firmar con una institución extranjera bajo el amparo de las entidades cubanas que dirigen el llamado Deporte Rey, toda vez que los antecedentes más cercanos nos refieren a Dayron Robles, quien en 2013 se vinculó al club AS Mónaco pero sin mediación de la Federación Cubana de Atletismo (FCA).

En comunión con la FCA, la referencia previa es la época donde las estrellas de la Selección Nacional de Cuba pertenecieron al club Español Larios que en su momento fue el mejor equipo de atletismo del mundo.

En aquellos tiempos en que las operaciones de Larios eran gestionadas por la agencia Unipublic, además del dinero que recibían los atletas por llevar la publicidad, se ponía a disposición de los contratados asistencia médica, fiscal y apoyo en las reuniones internacionales en la que participaban sus atletas. El Larios, cuya base es la Asociación Atlética de Moratalaz, fue una franquicia triunfadora, con mejor vida en los tiempos que encontró patrocinios sólidos allá por la década de los 80 y 90 del siglo XX.

El éxito del Larios, explica Rafael Pajarón, radicó en la profesionalización que garantizaban a los atletas, posible, lógicamente, gracias al músculo económico del patrocinador. “Nuestros fichajes se comprometían a entrenar y olvidarse del resto. Nosotros les facilitábamos todo: dinero, un servicio médico, mánager si no tenían, estudios si querían estudiar, un piso… Era un contrato 100 % profesional, que además exigía a los atletas cumplir con un reglamento interno del club. Lo llamábamos el manual del atleta y venían todas las obligaciones: cómo vestir o viajar, por ejemplo, y las sanciones que había si no cumplían".

Desde entonces hasta nuestros días, la experiencia de contratación de deportistas cubanos ha ido creciendo, con una estrategia dirigida principalmente a garantizar el desarrollo ascendente del deportista.

Según referencias publicadas sobre el tema, dentro de las cosas que terminan en blanco y negro en el contrato por exigencia de Cuba están alimentación, hospedaje confortable, trasportación, seguro de vida, la posibilidad de representar a nuestro país en eventos internacionales si se solicita durante el período, el derecho a una segunda opinión médica en caso de lesión y la compensación económica a la federación por Derecho de Formación, así como la posibilidad de reclamar ante terceras personas cualquier incumplimiento del contrato, sin causa justificada, por alguna de las partes.

En cierta medida, el equipo Cuba de atletismo históricamente ha ofrecido a sus seleccionados garantías, similares a las que un atleta podría conseguir en condiciones ideales con su fichaje, aunque, obviamente, hay diferencias sustanciales desde el punto de vista organizativo y legal.

El símil aplica sobre todo a temas logísticos, asociados con la disponibilidad de equipos y medios de entrenamiento, el acceso a instalaciones, entrenadores, servicios médicos, mánager y el diseño de un esquema competitivo que para muchos de sus miembros incluye estancia internacional y competiciones de primer nivel.

Aun así, Yipsi Moreno reconoció en diálogo con el colega Harold Iglesias de Cubasí que en la posibilidad de entendimiento se persigue: “…ampliarles el espectro de posibilidades tanto en materia de preparación como de posibles escenarios competitivos. Hablamos de un club prestigioso dentro de la Real Federación Española de Atletismo (RFEA )”.

Y es que “…estar patronados por ellos le posibilitará el acceso a un mayor grupo de competencias, a poder ajustar inscripciones ante alguna posible cancelación de mítines; teniendo en cuenta sobre todo el escenario tan complejo a nivel global a causa del azote de la pandemia de la COVID-19. Estar al amparo del club, y transitando por su período de entrenamiento establecido en Europa, que es el principal escenario atlético mundial, les concede no solo respaldo, sino también una serie de condiciones que por mucho que lo intentemos acá en el ámbito doméstico no las poseemos en su totalidad.

”Hablamos de patrocinio, todas las condiciones, la posibilidad de contratarse con el seguimiento milimétrico de sus respectivos entrenadores cubanos; y el tema monetario, que si bien en el atletismo no es tan relevante como en otros deportes cuando se habla de contrato, en esta ocasión con ellos será igualmente manejado”.

En definitiva, el saltador de longitud Juan Miguel Echevarría, la discóbola Yaimé Pérez, la cuatrocentista Roxana Gómez, la ochocentista Rose Mary Almanza, y la triplista Liadagmis Povea integran el grupo de pretendidos por el CA Playas de Castellón.

La información ha sido dada a conocer a través de los perfiles sociales de este prestigioso club. Fundado en 1981, el CA Playas de Castellón trabaja el atletismo desde edades tempranas y posee una larga tradición en esta disciplina. Recibió la placa de bronce al mérito deportivo del Consejo Superior de Deportes de la nación ibérica.

La inminente llegada de los cubanos ha revolucionado el entorno de la institución, con decenas de titulares en los medios que ponderan el brutal salto de calidad que suponen estas incorporaciones para un club que reafirma su apuesta de élite después de perder este año al plusmarquista nacional de 1500, 3000 y 5000 Mohamed Katir.

Hasta este momento la expectativa es alta, aunque a la par se generan muchas interrogantes sobre las circunstancias en que se implementará esta alianza casi inédita. En tanto aguardamos por precisiones, celebramos la intención y esperamos sea una iniciativa que sume éxitos y reafirme el desarrollo de la tradición atlética de esta isla del caribe.

Estaremos a la espera de la oficialización del vínculo para volver a tocar el tema desde el análisis puntual de las condiciones bajo las cuales se pacte el entendimiento entre ambas partes.


Compartir

Lilian Cid Escalona

Me gusta contar historias.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos