sábado, 3 de diciembre de 2022

Cuba: cifras de la COVID-19 bajo lupa

El mes de junio tuvo sus alzas y bajas, con noticias prometedoras en el enfrentamiento a la COVID-19 en Cuba, pero pronósticos que intentan eliminar cualquier atisbo de esperanza...

Daniel de la Osa Camacho en Exclusivo 02/07/2021
0 comentarios
Gente con nasobuco en la calle
La responsabilidad social y el autocuidado siguen siendo parte de las herrmiantas claves para prevenir la Covid-19 y no volver a tener cifras similares a las de los meses de abril y mayo pasado.

Los meses de abril y mayo saltaron las alarmas del sistema sanitario cubano. No obstante, pareciera que no fuera suficiente y el mes de junio vino a seguir superando las cifras de sus antecesores e imponerse como el mes más complejo en Cuba en el enfrentamiento a la COVID-19.

En el mes de junio se analizaron un total de 799 948 pruebas, entre PCR y test de antígeno, para detectar casos positivos a la COVID-19, 105 464 más que en el mes de mayo. El 19 de junio se superaron por primera vez las 30 000 pruebas realizadas en un día, y ayer, al cierre del último día del mes, se registró la cifra más alta de este indicador: 36 202.

El aumento de las pruebas realizadas, claramente, permite identificar el mayor número de casos en un día. No obstante, los niveles de infección del nuevo coronavirus se reflejan también en el aumento de casos confirmados en el mes.

 El total de casos confirmados en junio fue de 50 622, cifra que supera en 14 921 al mes anterior, para una positividad del 0,67%. En este sentido, los últimos 15 días del mes fueron funestos para el país ya que más de la mitad de los casos se dieron en este período con mucha dispersión de los mismos en todas las provincias. Se llegó a rebasar el límite de los 2 000 casos el 22 de junio y 6 días después el de los 3 000, siendo el pasado 28 de junio el día con la cifra más alta de casos confirmados en 24 horas: 3 080.

Debido a los altos niveles de infección que se han generado en el país, el pasado martes el Grupo Temporal de Trabajo para la prevención y control del nuevo coronavirus aprobó un nuevo Plan para el enfrentamiento a la COVID-19 en Cuba y se determinó que todas las provincias pasaran a fase de Trasmisión Comunitaria, prestando mayor atención a los territorios más complejos: Matanzas, Santiago de Cuba, Camagüey, Mayabeque y Ciego de Ávila.

En el caso de La Habana, aunque volvió a ser la provincia con más casos en el mes, evidenció un equilibrio en los casos a partir del 15 de junio al mantenerse en el rango de los 300 , cifras aún elevadas, pero que no que al fluctuar en ese rango evidencian un cierto control. Su situación se viene siguiendo por los equipos de trabajo para el enfrentamiento de la enfermedad desde hace un tiempo ya. Además, influyó la intervención sanitaria con los candidatos vacunales Abdala y Soberana 02 que se desarrolla desde finales de mayo en esta provincia.

Del total de casos positivos en el mes 49 383 fueron autóctonos (97,6% del total) y 1 366 importados. Un aumento de los casos autóctonos en 15 306 más que el mes anterior, de los cuales no se logró precisar la fuente de infección de una media aproximada del 67% de los casos.

A diferencia del mes antecesor, los importados disminuyeron en 278. Sin embargo, los reportados en el mes de junio concuerdan con que la mayoría fueron viajeros cubanos procedentes de Rusia.

Ciertamente, un aspecto importante a analizar también dentro de los casos confirmados son aquellos que son asintomáticos, una de las principales características de la infección del virus. En este mes se diagnosticaron un total de 17 340 casos, 1 279 más que el mes anterior. Sin embargo, se evidencia una disminución del por ciento de casos de este tipo, tal y como lo planteaba el Dr. Francisco Durán en las Conferencias de Prensa del parte epidemiológico, donde precisaba que esto se debe a que los síntomas de la enfermedad con el nuevo coronavirus aparecen más rápido que antes. No obstante, vale la pena precisar que los casos asintomáticos se mantuvieron en los mismos rangos que el mes pasado, fundamentalmente entre los 500 y los 600.

Este mes las altas médicas sumaron un total de 39 691, cifra que supera en 4 827 al mes anterior. Pero los altos índices de contagio no permitieron mantener un balance favorable al enfrentamiento epidemiológico, por lo que hasta el 30 de junio se reportan 16 557 casos activos de la enfermedad en Cuba.

El indicador de los casos fallecidos no ha dejado de disminuir y este mes se acumularon un total de 337 casos, lo que supera igualmente el mes anterior.  Estudios realizados por los especialistas cubanos demuestran que se ha acortado el periodo desde que una persona siente los primeros síntomas hasta que llega a una sala de cuidados intensivos, incluso se han dado casos que ingresan de forma directa a terapia. El pasado 30 de junio se llegó a igualar la cifra máxima de fallecidos en un día: 18.  Resalta en este indicador, además, el fallecimiento de un caso pediátrico el pasado 29 de junio, el tercero de su tipo en el país; una niña de 2 años, de la provincia de Camagüey.

A pesar de estos números desalentadores y que nos dejan sin muchas esperanzas, junio ha sido un mes con noticias favorables y alentadoras también. El pasado día 19 se confirmó que el candidato vacunal Soberana 02, con dos dosis, tenía una eficacia del 62%, y dos días después el candidato vacunal Abdala es noticia al resultar su esquema de tres dosis con un 92,28% de eficacia.

Además desde mayo se desarrolla por todo el país una intervención sanitaria en los trabajadores y estudiantes de la salud, y en los grupos y territorios de riesgo como parte de la estrategia de enfrentamiento a la COVID-19. El pasado 29 de junio Cuba arribó al millón de vacunados con tres dosis y hasta ese día al menos 2 758 893 personas han recibido una dosis de uno de los candidatos vacunales cubanos, según informa el Ministerio de Salud Pública en su sitio web.

No obstante, el proceso de vacunación por sí solo no es suficiente para revertir la compleja situación epidemiológica que tiene el país. Ante este escenario descrito aquí, continúa siendo fundamental el actuar responsable, el cumplimiento de medidas higiénico-sanitarias como el distanciamiento físico, el uso de mascarillas, el lavado frecuente de las manos, y evitar los lugares concurridos de personas. Son pequeñas acciones que pueden darnos grandes resultados y un mayor nivel de esperanza para el futuro de nuestro país.


Daniel de la Osa Camacho

Licenciado en Ciencias de la Información y Periodista de Datos


Deja tu comentario

Condición de protección de datos