viernes, 23 de febrero de 2024

De la electricidad y sus complejidades en Cuba

Las afectaciones al sistema electroenergético nacional se producen de manera sistemática. Ante esta situación el país se ha volcado en buscar soluciones que disminuyan el nivel de las mismas...

Daniel de la Osa Camacho en Exclusivo 23/06/2022
2 comentarios
Bombillo Manos
Cortes largos y sistemáticos de energía se han estado viviendo en Cuba en las últimas semanas.

Siete de la mañana, Armando se dispone a levantarse de la cama. El calor lo agobia y el sudor corre por su cuerpo como si estuviese acabado de salir de darse un “refrescante” baño. Toma una penca de su mesita de noche que comienza a batir sin descanso. Solo un pensamiento ronda su cabeza: no hay luz.

La historia de Armando, aunque sea ficticia, representa la realidad de cada cubano en estos días, donde la crisis energética que se vive continúa siendo un tema crítico y de alta atención para el país. La situación se vuelve más preocupante cuando nos encontramos en los inicios de la etapa de verano y el calor se hace presente en cada rincón del archipélago cubano.

¿Cómo funciona la generación de electricidad en Cuba?¿Cuál es la situación electroenergética de Cuba actualmente?¿Qué se está haciendo para solucionarla? ¿Existe alguna alternativa? Desde los datos con sentido le estaremos dando respuesta a estas interrogantes y más desde Cubahora.

Claves de la generación y consumo eléctrico en Cuba

El jueves 16 de junio, el presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, acompañado del Ministro de Energía y Minas, el comandante Ramiro Valdéz y el director de la Unión Nacional Eléctrica, explicaron frente a televisión nacional algunas dudas e inquitudes de la población con respecto al comportamiento del Sistema Electroenergético Nacional (SEN).

Para poder entender varios de los aspectos planteados se hace necesario explicar de forma general la estructura de dicho sistema.

La generación bruta de electricidad del SEN se distribuye entre los productores del servicio público, los autoproductores (entidades que producen electricidad como subproducto de una actividad) y otros (plantas de biogás y grupos emergentes como Mariel Energi Solar). Dentro de ella el servicio público (donde se incluyen los grupos de electrógenos y las termoeléctricas) representa más del 90% de la generación de electricidad cada año. Según el informe de Electricidad en Cuba. Indicadores selecionados de la ONEI, el pasado año 2021 el país tuvo una generación bruta de 17 956, 5 Gigawatt/hora, de los cuales para el Servicio Público fueron un total 17 104,9 Gigawatt/hora, básicamente el 95,2% del total.

Cada una de las entidades encargadas de generar electricidad cuenta con una potencia nominal, una real, una disponible y otra que puede estar indisponible por avería en la infraestructura de la entidad o porque se encuentra en mantenimiento.

Por otro lado, el consumo eléctrico se explica a partir de la existencia de dos picos durante el día (uno al mediodía y otro en la tarde-noche) donde el horario nocturno tiene el mayor peso. La generación de electricidad se distribuye entonces a lo largo del día en dependencia de la demanda y la potencia que se necesite para suplirla. Priorizando siempre los horarios picos.

Como apoyo en los momentos de alta demanda o situaciones extremas entran al sistema los grupos de electrógenos diseñados para generar potencia en un período corto de tiempo. Igualmente, se emplean, durante el día, las fuentes de energía renovables con que cuenta hoy el territorio nacional (energía fotovoltaica y biomasa fundamentalmente)

Condiciones actuales del SEN

En la comparecencia, Díaz-Canel explicó que hay dos causas fundamentales por las que se producen las afectaciones al SEN: roturas y averías producidas por la falta de mantenimiento a las termoeléctricas debido a problemas de financiamiento, y el déficit de combustible.

A esto se suma la persecusión financiera y las limitaciones impuestas por el bloqueo de las que es objeto nuestro país, fundamentalmente tras las medidas aplicadas por la administración de Trump desde 2017. Además de la crisis epidemiológica por la COVID-19 que ha vivido el país junto al resto del mundo durante dos años.

Según esclareció el presidente, existen acuerdos y se hacen negociaciones para financiar los mantenimientos, pero no es un dinero con el que podamos disponer de inmediato. Una inversión en termoeléctrica resulta altamente costosa y no tendría resultados inmediatos. pues demoraría entre cuatro y cinco años, explicó el mandatario.

Llegamos a junio de 2022. Inicia la etapa de verano y con ella un aumento de la demanda electroenrgética nacional, así como el aumento de las temperaturas en Cuba.

En estas condiciones el SEN opera con una oferta por debajo de la demanda con reiteradas salidas del sistema de las prinicipales unidades de termoeléctricas del país lo que provoca un déficit y la no obtención de una reserva para sobrepasar mejor los momentos de mayor consumo.

Actualmente las afectaciones se producen prácticamente todo el día y la madrugada del siguiente, alcanzando el déficit máximo durante el horario pico de la noche. El presidente señaló que los generadores elctroenergéticos cuentan con las capacidades para suministrar la demanda fuera de los horarios pico con crudo netamente cubano.

El uso de este combustible producido en Cuba, nos facilita no depender de importaciones. No obstante, el alto nivel de azufre del mismo produce incrustraciones en las calderas de las termoeleéctricas, lo que obliga a dar mantenimientos sistemáticos a las mismas y su detención.

Según datos ofrecidos en la comparencencia nuestras termoléctricas cuentan con una potencia nominal de 2598 MW, de los cuales solo se pueden emplear 2340 MW. Sin embargo, actualmente están disponibles 1039 MW, ya que 337 MW se encuentran averiados, mientras 535 MW están en mantenimiento.

Soluciones y alternativas

Ante esta situación descrita el país se ha volcado en buscar soluciones que a corto plazo disminuyan el nivel de afectaciones que recibe, principalmente, la población por los largos y sistemáticos cortes de energía.

La contratación de generadores móviles, apuntó Diaz-Canel, es una inversión que en el momento que se hace se pone en funcionamiento de forma inmediata. Estas máquinas contribuyen a incrementar la reserva nacional y, al operar con combustible fuel, sustituyen el uso de diésel, uno de los combustibles más caros para la generación.

También los esfuerzos están encaminados a recuperar los núcleos electroenergéticos de mayor capacidad de generación que requieren menos tiempo de mantenimiento. Estos son los casos de la CTE Antonio Guiteras, de Matanzas, y la CTE Lidio Ramón Pérez (Felton), en Holguín.

Se aboga, asimismo, por la concientización de la poblacíon en la necesidad del ahorro de energía a través del desarrollo de campañas comunicacionales que eduquen al ciudadano a hacer un mejor uso de los equipos eléctricos, incluso, para desplazar el horario pico de los consumidores y conseguir estabilidad en la demanda energética.

Además, se trabaja por fomentar el uso de fuentes renovables de energía a través del desarrollo de  parques fotovoltaicos, plantas de biogás, biomasa, energía eólica e hidroeléctricas, principalmente en aquellos lugares donde no puede llegar el sistema electronenergético nacional. Actualmente el empleo de estas fuentes en nuestro sistema solo representa el 4,8% de la generación eléctrica. De este tema específicamnete estaremos abordando próximamente.


Compartir

Daniel de la Osa Camacho

Licenciado en Ciencias de la Información y Periodista de Datos

Se han publicado 2 comentarios


Juan Carlos Subiaut Suárez
 23/6/22 17:09

Estimado Daniel:

Desde ahora, voy a sugerir la inclusión de dos fuentes de solución de la problemática eléctrica que no tienen que ver con la generación, sino con la optimización en el consumo. Sobre el tema he hablado varias veces, otros lo han hecho, pero no han tenido mucho impacto. El más abordado ha sido en tema de la compensación, el famoso bajo factor de potencia. Recuerdo entre los que los que lo referían con más frecuencia al finado Ingeniero Amador. Sucede que, por la compensación de energía reactiva, hoy tenemos que generar diariamente más de 200 MW, el equivalente a una termoeléctrica  ?Exagero?. Pregunten a los especialistas. El otro tema es la necesidad de la optimización del consumo eléctrico, particularmente el residencial. Por el mal diseño de los circuitos eléctricos y el mal estado de estos, incluso en entidades estatales, el sobredimensionamiento de equipos altos consumidores y otros problemas de malas prácticas del consumo, alteran la totalidad de la carga final en otro ciento de megawatts. Siempre la solución más fácil es la restrictiva; el apagón. Pero la única alternativa no es esperar a que se solucionen los temas de generación. Como reitero, hay otros, y conviene ver todas las posibilidades. Saludos.

Daniel
 24/6/22 9:03

Estimado Juan Carlos. Ciertamente existen otras soluciones para enfrentar los momentos de crisis electroenergética como el que vivimos en estos días. En el trabajo hago mención de algunas de las principales que se tienen en cuenta a nivel de país para el corto, mediano y largo plazo. No obstante, la alternativa, en mi opinión y hacia donde se está encaminando Cuba es a una transición hacia el uso de fuentes de energías renovables, por las disímiles razones que conocemos. Aunque esta no es una solución que resuelve el problema ahora, es la noción sobre la cual se proyecta el futuro de la generación y consumo de energía. Muchas gracias por su comentario, nos será útil para pensar sobre los próximos trabajos que tenemos con un enfoque de soluciones. 

15

Deja tu comentario

Condición de protección de datos