viernes, 12 de julio de 2024

¿Y qué haremos con Guantánamo?

¿Qué pasará con el territorio que ocupa EE.UU. en Guantánamo cuando un día, porque llegará ese día, pase a la jurisdicción cubana?

Iroel Eri Sánchez Espinosa en Exclusivo 05/08/2015
7 comentarios

Hay “noticias” que desempeñan un papel demasiado evidente como para no percatarse de su objetivo. El proceso de negociaciones entre Cuba y Estados Unidos para normalizar sus relaciones es blanco cada cierto tiempo de este tipo de “información”.

Como intentos de aletear contra la Ley de la gravedad han surgido, para luego desaparecer de los titulares, los “fugitivos estadounidenses en Cuba”—cuando comenzó a hablarse de la salida del archipiélago de la lista de estados patrocinadores del terrorismo que confecciona unilateralmente el State Department—; o  la “intensificación de la represión a disidentes” que cobran en dólares por buscar ser reprimidos,  —en vísperas del viaje del Secretario de Estado John Kerry a Cuba.

Así, cuando la reapertura de embajadas en las respectivas capitales parece dejar libre el camino para entrar en temas de fondo de la relación entre Estados Unidos y Cuba, podemos leer: “EE.UU. se resiste a devolver Guantánamo a Cuba por temor a cesión a Rusia”.

Genial: Justo cuando las tensiones entre Washington y Moscú escalan por el conflicto en Ucrania, La Habana entregaría al enemigo público número uno de su cercano vecino, con el que busca normalizar sus relaciones, el territorio que reclaman para sí los cubanos hace más de un siglo.

Lo que indica la historia es otra cosa. Los cuarteles del ejército que apoyó Estados Unidos en Cuba hasta 1959 fueron convertidos por la Revolución en ciudades escolares; la Academia Naval de la Marina de Guerra es hoy una escuela de medicina que ha graduado más de 85 mil profesionales de la salud de 25 países, incluido Estados Unidos; y el Centro de Exploración y Escucha Radioelectrónicas, conocido como “Base Lourdes”, que operaban al Sur de La Habana primero la URSS y luego Rusia, para el monitoreo de los acuerdos de reducción del armamento nuclear con EE.UU., fue convertido en la Universidad  de las Ciencias Informáticas.

¿Qué pasará entonces con el territorio que ocupa EE.UU. en Guantánamo cuando un día, porque llegará ese día, pase a la jurisdicción cubana? ¿Por su posición geográfica privilegiada hacia el Sur y Este del Mar Caribe acogería una Zona Económica Especial como la que ya se desarrolla en Mariel de la que podrían beneficiarse empresas estadounidenses? ¿O un proyecto turístico para que personas de todo el mundo, incluyendo ciudadanos norteamericanos a los que su gobierno permita hacer turismo en tierra cubana, puedan conocer el lugar que Washington convirtió en Base Militar y Campo de Concentración? ¿Una Universidad caribeña donde académicos de Cuba y las islas vecinas, por supuesto, también Puerto Rico, compartan sus saberes y formen jóvenes inteligencias para la región?¿Las tres cosas a la vez, u otra diferente? Conociendo a Cuba es posible esperar cualquier cosa menos un uso militar.

Ni tampoco lo que ha sucedido con la Escuela de las Américas en la Zona del Canal de Panamá, donde se han borrado todas las huellas del lugar donde EE.UU. formó torturadores, asesinos y dictadores como Augusto Pinochet, Roberto D’Aubuisson y Efraín Ríos Montt, que llenaron de violencia y muerte sus países y hoy es el hotel cinco estrellas “Meliá Panamá Canal”. Nada recuerda en el paradisíaco sitio a los millones de víctimas de tan excelsos discípulos y tampoco a los profesores que los enseñaron a defender la democracia tal y como Washington la entiende: libertad de acción para sus diplomáticos y sus empresas, y expresión política sólo para quienes pueden pagarse un hotel como el “Meliá Panamá Canal”.

Sea cual sea el destino de la Bahía de Guantánamo y a pesar de que para algunos ya la Tribuna Antimperialista “José Martí” ha pasado a llamarse “Línea y Malecón”, lo que no debería faltar en aquel amplio lugar es un museo. Allí se podrá honrar a los ciudadanos cubanos asesinados y torturados por militares estadounidenses acantonados en la Base, enterarse de cómo estos inundaron de prostíbulos antes de 1959 localidades cercanas a la instalación, ver los tristemente célebres uniformes naranjas con que el Pentágono vistió los prisioneros de su “guerra contra el terror” y los instrumentos con los que les infrigían torturas como “el submarino” o los alimentaban forzozamente. Y para que todo no sea tan dramático, seguramente habrá algún espacio para el humor, allí se recordará a los medios de comunicación y los “expertos” que por estos días tuvieron la desfachatez de afirmar que Cuba cedería ese territorio a Rusia.


Compartir

Iroel Eri Sánchez Espinosa

Se han publicado 7 comentarios


Onix
 10/8/15 16:32

Excelente el trabajo escrito sobre un tema bastante delicado y que nos toca el orgullo nacional. Especular es fácil, solo el día que se de la devolución se sabrá lo que será. Pero soñar no es malo y en mi modesta opinión voto por un gran centro cultural y de estudios parecido a Ciudad Libertad, con todo tipo de enseñanzas, desde la especial hasta la deportiva, donde sus estudiantes sean los más pobre y humildes del mundo y por supuesto también con cunaos. Con eventos sobre antimperialismo y solidaridad, con conciertos por la paz todos los meses con artistas del patio y foráneos, con un gran museo que recuerde el final de la guerra del 95 y que todo el que lo visite tenga siempre la certeza de que la revolución hay que defenderla. En fin, un gran lugar para los cubanos que se pueda compartir con todo el planeta.

tf
 7/8/15 15:59

Buen artículo, Iroel. Solo para polemizar un poco:

¿Y qué tendría de malo arrendárselo a Irán o Corea del Norte para una base de misiles estratégicos?

O a China y Rusia para que monten una base naval conjunta, incluyendo buques de desembarco y drones?

Ya alguno estará pensando en contestarme cualquier disparate.

Lo que quiero transmitir es que, Cuba puede y debe hacer en su territorio aquello que le dé la gana, como hace todo estado soberano. Por supuesto, todas las decisiones traen consecuencias. Sería cuando menos poco sabio, invitar a una potencia militar, la que sea, a ocupar un área de Cuba, cuando afirmamos que no somos una amenaza para nadie. Tal vez sí seamos una amenaza para nosotros mismos, pues nos machucamos una y otra vez alegremente con absurdos, resoluciones e inventos. Pero:

1-La base tiene un excelente aeropuerto, que permite hasta aviones de carga pesada.

2-Tiene un excelente puerto, que permite portaaviones, tanqueros, ferries y submarinos.

3-Tiene generadores eólicos y paneles solares, además de los grupos electrógenos.

4-Tiene bunkers, refugios y hangares diversos, que pueden servir como almacenes. O como refugios.

5-Tiene barracas y edificios climatizados, de excelente factura. Viviendas tropicalizadas.

6-Aunque desmonten el equipamiento, quedarán redes técnicas y canalizaciones de radares, antenas, etc.

7-Está en un punto estratégico de la bahía y puede bloquearla.

8-Es un área limitada, tanto por una doble cerca, como por campos de minas de ambas partes, cuya limpieza, si se hace algún día, llevaría mucho tiempo. Mientras tanto, su seguridad es muy alta.

9-Está rodeada por un cordón de unidades militares cubanas, incrementando su seguridad.

Todo esto la convierte precisamente en un lugar ideal para ... una base naval. Que querramos darle otro uso como símbolo, mientras a lo mejor necesitaríamos arreglar los muelles de la MGR y TGF, es otra cosa.

Si se hablara de probabilidades, me inclinaría por una zona especial de desarrollo, con servicios de mantenimiento a buques y carga, donde podrían ser los norteamericanos los mayores inversionistas.

Sería una salida digna para ambos: Cuba recupera el terreno, le entra plata, y la oligarquía yanqui tiene una cabeza de playa limpire de competidores. La Clinton diría "nos llevamos las armas y trajimos empleo, oportunidades, desarrollo, abrimos el puño para estrechar la mano" y demás politiquerías, y Díaz-Canel diría "Cuba está abierta a la inversión y cooperación, con la misma voluntad y fuerza que siempre luchará por su integridad territorial e independencia" y demás reafirmaciones patrióticas criollas. Final feliz para todos.

Sin embargo, aprovechando la hipótesis absurda (espero que sea absurda) de una base coreano-iraní, aprovecho este espacio para lanzar un tema a Iroel: Qué pasará con las FAR, el GAE, las MTT, y en general la defensa militar de Cuba con el mejoramiento de relaciones? Los medios técnicos son obsoletos, pero comprar armas nuevas no sería "políticamente correcto" a los ojos externos, a la vez que son caras y la economía no está para piruetas. No podemos caer de nuevo en lo del contrabando del barco coreano, pues nos puede costar caro. Se mantendrá el servicio militar obligatorio? Hoy se tambalea, y nadie se llame a engaño: Los yanquis tienen una calculadora a mano. Si el resultado más benedicioso da mejorar relaciones, las mejoran. Si les da caernos a bombazos, agáchense! No es un problema de ideología, es un problema de relación costo-beneficio. Puro negocio. Igual harían con cualquier otro país. Esa gente no tienen principios sólidos, están en bancarrota moral, como dijo Malcolm X. El logro ha sido que la calculadora dé como resultado mejorar, pero la calculadora sigue ahí sacando cuentas todos los días. Eso la mayoría de las personas no lo entiende, pues es real que hasta hoy cumplieron la promesa hecha a Kruschov en 1962, una de las condiciones que exigieron los soviets para llevarse los cohetes, además de quitar los cohetes yanquis de Turquía y suspender el bloqueo naval a Cuba. Los EE UU no han intervenido militarmente en Cuba, ni lo han intentado tampoco. Ni cuando angola, ni cuando los balseros o las pedradas en la habana, ni cuando fidel se enfermó. Por las razones que sean. Y se ha abusado mucho del tema de la defensa, de las prerrogativas al GAE, no se sabe bien qué se hace con el dinero del día de la patria que recoge el sindicato, no hay una propaganda sobre este tema coherente en los medios, en la mesa redonda taladrid asustaba a la gente con las armas terribles de los yanquis, y en general las personas piensan que todo eso es una pérdida de tiempo. Además de que en los domingos de la defensa se escuchan cosas en ocasiones arcaicas o inútiles, restando credibilidad a todo el proceso. Pero eso es resultado también de la poca información o interés actual del estado en este tema, no es problema de recursos. La guerra de todo el pueblo se ha ido difuminando, curiosamente en la misma medida que el pueblo adquiere una conciencia crítica de las insuficiencias del sistema que defendería con su vida. Habrá temor en alguna parte de preparar a la gente, o realmente no están gastando en cañones para generar los frijoles? Lo cierto es que el aporte o desempeño del GAE no se informa, no rinde cuenta en la ANPP.

Sería interesante Iroel, que ud. con su magnífica pluma (no se ofenda, en sentido literario) escribiera sobre este aspecto, la "educación patriótico-militar hoy", la "defensa patria en la actualidad" o algo similar.

A ver qué dice la gente.

El
 6/8/15 12:05

un campo del golf y uno de fútbol, nuestro deporte nacional,,,,,,,,

Temas
 5/8/15 17:18

La revista Temas dedicó su espacio Último Jueves de febrero de 2014 a Guantánamo y la Base naval. Alli, entre otras cosas, José Sánchez Guerra, historiador de la ciudad de Guantánamo, dijo: 

"Hay una propuesta por un senador norteamericano de los años 90: en una primera etapa, crear en la bahía de Guantánamo un centro de investigación científica para los fenómenos naturales del Caribe y la lucha antidroga, administrado por las autoridades norteamericanas y cubanas. Luego, una segunda etapa sería entregarle oficialmente al pueblo de Cuba, a su verdadero dueño, las instalaciones y el territorio de la Base naval. Esto beneficiaría económicamente a Guantánamo. Al oeste de La Habana, en el puerto de Mariel, se está desarrollando un proyecto que ya tendría avances considerables en la bahía de Guantánamo".

Para leer el debate completo, vea "Guantánamo y la Base naval: pasado/presente"

Economico
 5/8/15 17:14

comentario formidable, como siempre nos tiene acostumbrado iroel

Marta
 5/8/15 10:52

Propongo repartir el area en 3 vertientes:

Hacer el puerto mas importante del Sur de Cuba mirando a America Latina comoe extensión del del Mariel.

Un area de Museo en que se recoja la historia del lugar.

Una Escuela Lationamericana para preparar jóvenes pobres de América Latina en cualquier especialidad que se entienda

Deja tu comentario

Condición de protección de datos