miércoles, 24 de abril de 2024

Venezuela en Mercosur: se cierra la ecuación integracionista

La oficialización de Venezuela como socio pleno del Mercado Común del Sur ha sido un duro golpe a la diplomacia de Estados Unidos, empeñada en dividir a América Latina y El Caribe...

Clara Lídice Valenzuela García en Exclusivo 03/08/2012
0 comentarios
Mercosur-Venezuela
Venezuela se suma a un Mercosur reducido a foro político

La inclusión oficial de Venezuela este martes al Mercado Común del Sur (Mercosur) durante una Cumbre Extraordinaria de ese mecanismo en Brasilia posee varias lecturas, pero hay coincidencia en que ese acto es un símbolo de la independencia de América Latina, a pesar de las campañas de Estados Unidos de estigmatizar a los gobiernos progresistas de la región.

Venezuela, quinto exportador de petróleo a nivel mundial, se unió de manera oficial al bloque suramericano integrado por Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, este último suspendido en su pertenencia tras el golpe de estado parlamentario que sacó del gobierno al presidente constitucional Fernando Lugo, el llamado Obispo de los pobres.

La entrada de Caracas en el ente —al cual no pertenecía dada la negativa del derechista Congreso Nacional de Paraguay — ha sido un duro golpe a la diplomacia de Estados Unidos, y algunos, como el politólogo argentino Atilio Borón, la calificó de la mayor derrota del Departamento de Estado luego del fracaso de la implantación del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) impulsada por el ex presidente William Clinton.

El grupo fue constituido en 1991por los entonces presidentes de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay y aunque la participación de Caracas se adoptó en un acuerdo entre los cuatro países el 4 de julio de 2006, sólo ahora se concreta, dada la coyuntura de la suspensión de Asunción.

El pasado 29 de junio, cuando se suspendió temporalmente a los paraguayos, los mandatarios de Brasil, Dilma Rosseauf, Argentina, Cristina Fernández, y Uruguay, José Mujica -cuyos Parlamentos favorecieron la sociedad con Caracas- decidieron oficializar la participación de Venezuela.

La asociación, sin dudas, fortalece económicamente al grupo suramericano, pero, de acuerdo con las posiciones de sus gobiernos, también protege los intereses políticos de los cuatro miembros actuales.
Politólogos indican que, con la visión de los nuevos tiempos que corren en un alto número de Estados latinoamericanos, resultaría mucho mas difícil ahora lanzarse en una operación golpista contra el dignatario venezolano Hugo Chávez, como hizo en el 2002 Estados Unidos con el apoyo de la oligarquía local, y repitió después en intentonas en Bolivia y Ecuador, y el consumado en Honduras.

Hay que considerar que detrás de los planes estadounidenses está adueñarse de los hidrocarburos venezolanos, algo virtualmente imposible ahora, pues la economía de ese país está vinculada a la de los otros miembros plenos, y tocar a Caracas sería lo mismo que hacerlo con Brasil, Argentina y Uruguay.

También está en juego, luego de la incorporación de Caracas, la permanencia de las llamadas alquitas (Tratado de libre Comercio), ya que Mercosur se vuelve un espacio propio para los latinoamericanos, en cuya participación pueden ser muy beneficiados.

Venezuela, que mantiene un desarrollo económico sostenible desde que Chávez entró al Palacio de Miraflores hace poco más de una década, posee un Producto Interno Bruto (PIB) estimado en 397 mil millones de dólares, lo cual convierte al grupo integracionista como la quinta economía mundial.
Según estimaciones de Borón publicadas en el periódico argentino Página 12, el Mercado suramericano solo queda por debajo de Estados Unidos, China, India y Japón, y supera a Alemania, el carro-jefe de la economía europea.

Mercosur, indiscutiblemente, aunque nació como un mecanismo de conciliación económica, ha adoptado una actitud constitucional que ampara a sus miembros. Cuando el presidente Lugo fue destituido, una de las primeras medidas del bloque fue suspender a la nación paraguaya de sus filas hasta que no retorne a la democracia, e incluso la mandataria brasileña solicitó su inmediata expulsión.

Especialistas consideran que Estados Unidos no se atrevería a sus habituales jugarretas injerencistas contra los miembros del Mercosur, pues tiene todas las de perder en cualquiera de los terrenos que se lance.
Venezuela, una nación rica en recursos naturales, con un prestigio económico y político internacional, también aporta a la entidad suramericana la posibilidad de fomentar su labor desde el punto de vista social, tal como hace el gobierno bolivariano con su pueblo. Es hacer realidad la ampliación de un mercado integracionista, de nuevo tipo, que contempla desde Suramérica hasta El Caribe.

Hay que considerar también que ese país, co-fundador con Cuba de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América —a la cual pertenecen ocho Estados de Sur y Centroamérica, y El Caribe-, fortalecerá las potencialidades integracionistas con ese mecanismo.

ASOCIACIÓN POR TODO LO ALTO

Venezuela fue muy bien recibida por los otros tres miembros activos de la entidad suramericana.

En ese sentido, la mandataria argentina -que firmó con su homólogo venezolano varios acuerdos bilaterales en materia energética- destacó ante la prensa que la incorporación de Caracas “fortalece a la región en su conjunto y ahora se cierra la ecuación porque es la energía, los alimentos, los minerales”.

Estas ventajas económicas, dijo, se suman “al conocimiento, al valor agregado y a la industrialización que tenemos otros países para formar este espacio”.
Mientras, Chávez, recibido con gran cariño por sus pares, apuntó que “el Mercosur es la locomotora más grande que existe para preservar nuestra independencia y acelerar nuestro desarrollo integral.”

En su criterio, esta “es la más grande oportunidad histórica que en 200 años se nos presenta en el horizonte, porque éramos una colonia. Venezuela estaba condenada al subdesarrollo, al atraso, al coloniaje, a la miseria”.

Venezuela, como miembro pleno del Mercosur, está ubicada en nuestra exacta perspectiva histórica, nuestro Norte es el Sur. Estamos donde debimos estar siempre, donde Bolívar nos dejó pendiente para estar, para ser nosotros mismos”.

El ingreso venezolano al Mercado Común del Sur se hará efectivo a partir del día 13 de este mes.


Compartir

Clara Lídice Valenzuela García

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos