martes, 6 de diciembre de 2022

Unidad contra el ébola en La Habana

Ya se encuentran en La Habana directivos de Organización Panamericana de la Salud y llegarán durante el domingo los presidentes de las naciones integrantes del ALBA...

Clara Lídice Valenzuela García en Exclusivo 19/10/2014
0 comentarios

Cuba, con amplia experiencia en el tratamiento en otros países de graves epidemias, será sede este lunes de una cumbre extraordinaria de la Alianza Bolivariana para los pueblos de América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), que tendrá como único propósito coordinar los esfuerzos para prevenir y enfrentar el virus del ébola, que diezma a África occidental y aún no ha sido reportado en América Latina y El Caribe.

Cuando apenas faltan días para que esta entidad cumpla su primera década —fue fundada el 14 de diciembre de 2004 por los comandantes Fidel Castro y Hugo Chávez en La Habana— el ALBA-TCP comienza otra jornada de unidad y colaboración para evitar que el hasta ahora incontenible virus del ébola llegue a tierras latinoamericanas y caribeñas.

El secretario general de Naciones Unidas (ONU) Ban Ki Moon, quien solicitó la ayuda mundial al respecto, dijo que solo cuentan con 60 días para frenar el flagelo, que ya costó la vida a unos cuatro mil africanos, pues la Organización Mundial de la Salud carece de dinero y recursos para enfrentar la epidemia.

Las naciones más golpeadas son Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona, mientras en Alemania, Estados Unidos y España se registraron casos puntuales en los últimos días.

Cuba, con vasta experiencia en momentos de contingencia sanitaria o ante desastres naturales en otros países, ya envió 165 especialistas de salud pública a Sierra Leona, mientras se preparan alrededor de 400 médicos y enfermeros intensivistas más para viajar a las otras dos naciones del occidente de África donde el ébola sigue arrasando vidas.

La pequeña isla caribeña, que jamás ha negado su colaboración a los países que la han solicitado, cuenta con institutos y entidades expertos en epidemiología. El personal de sanidad que ya está en África —con más de 15 años de experiencia en este tipo de misiones— fue debidamente capacitado y viajó con los aditamentos necesarios para asegurar su vida. El grupo recibió preparación teórica y práctica, y entrenamiento en bioseguridad y protección ante riesgos de enfermedades emergentes.

El equipo, integrado solo por hombres, fue recibido en el aeropuerto de Sierra Leona por la viceministra de salud Madina Rahman, quien les dio la bienvenida en nombre del presidente, el gobierno y el pueblo de ese país, y destacó el espíritu de los cubanos de abandonar a sus familias para tratar de curar y detener el brote en una nación tan lejana de la propia.

Otro de los propósitos de los médicos y enfermeros  cubanos allí es transmitir sus experiencias al personal local de la salud pública para tratar de frenar la propagación de la enfermedad.

También se encuentra en Liberia el  primer equipo de 50 sanitarios cubanos que participarán en las labores de lucha contra el ébola en esa nación, como parte de la brigada inicial enviada por La Habana para combatir en el terreno el virus surgido igualmente en marzo último en Guinea Conakry.

El ministro de Exteriores liberiano, Augustine Kpehe Ngafuan, agradeció al gobierno cubano esta “sólida amistad y solidaridad con las personas necesitadas”, mientras se refirió a los doctores antillanos como los “diplomáticos de medicina en el mundo”.

Informes del gobierno cubano indican que ascenderán a 461 los médicos y enfermeros que, de forma voluntaria, atenderán a los enfermos en esas tres naciones más afectadas por el virus.

La experiencia cubana será uno de los puntos más importantes de la agenda de la cumbre extraordinaria del ALBA, a la que también asistirán jefes de organismos internacionales y titulares de Salud Pública.

Al ALBA-TCP pertenecen Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Ecuador, Dominica, San Vicente y las Granadinas, Antigua y Barbudas, Santa Lucía y Surinam. Haití, Irán y Siria aparecen como observadores.

Prioridad de la reunión es la adopción de acuerdos sobre medidas de seguridad conjuntas que eviten la propagación del ébola en Sur y Centroamérica y las islas del Caribe, en respuesta al llamado de la ONU a sus 193 países miembros.

La ministra del despacho para la salud en Venezuela, Nancy Pérez, indicó que en La Habana se acordará un plan conjunto, que integre a los miembros del ALBA-TCP, para dar respuesta a la patología que cuesta millares de vidas humanas y tiene altos costos materiales.

Este martes, Venezuela realizó en el aeropuerto internacional de Maiquetía, estado de Vargas, el primer simulacro de atención a individuos que pudieran presentar la sintomatología propia de la dolencia, de acuerdo con Pérez.

El secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), Ernesto Samper, declaró que esa entidad y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) siguen la situación del ébola a nivel mundial para evitar que penetre en Latinoamérica, donde viven más de 600 millones de individuos.

La actitud de Cuba, una nación pequeña de 11 millones de habitantes considerada potencia médica a nivel internacional, contrasta con la de las naciones desarrolladas, más preocupadas por su seguridad, que en entregar los recursos solicitados por la ONU para atender a los enfermos y crear la imprescindible infraestructura sanitaria.


Clara Lídice Valenzuela García

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos