domingo, 25 de febrero de 2024

Un día detrás del otro

Luego de que la embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas acusara a Cuba de violar derechos humanos, la Isla es reelegida como Estado miembro del Consejo de los Derechos Humanos para el período 2017-2019...

Leticia Martínez Hernández en Exclusivo 29/10/2016
0 comentarios

Día 26 de octubre: A Samantha Power, embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, le preocupa “profundamente” el tema de los derechos humanos en Cuba. A nombre del  Gobierno norteamericano, y luego de anunciar la abstención de su país ante la votación en contra del bloqueo a la Isla, refiere graves violaciones cometidas “impunemente” por el Gobierno cubano. Habla además de detenciones arbitrarias, amenazas, intimidación, agresiones físicas…Y para rematar deja bien claro que Estados Unidos no puede quedar en silencio ante tamañas faltas.

Día 28 de octubre: Cuba es reelegida en la Asamblea General de las Naciones Unidas como Estado miembro del Consejo de los Derechos Humanos para el período 2017-2019. Se informó que obtuvo 160 de los 193 votos disponibles, que fue el país más respaldado de su región y que ocupó uno de los dos escaños reservados en esta oportunidad a América Latina y el Caribe. El otro perteneció a Brasil.

Un mismo escenario, dos posturas contrapuestas. Como si una jornada histórica fuera respuesta a la otra, como si más de un centenar de voces se encargaran de responder a una sola. Dice los ancianos que no hay nada mejor que un día detrás del otro. Y he aquí la muestra. No hizo falta una declaración oficial en riposta, bastaron 48 horas para que la comunidad internacional se encargara de situar las cosas en su sitio.

Luego de una estruendosa campaña que hizo regresar la mentira a titulares noticiosos, volvió a ser reverenciado el camino andado por Cuba en materia de derechos humanos, no solo en su suelo, sino también en la arena internacional. No por gusto la Isla ha tomado partido en 44 de los 61 instrumentos adoptados por el mundo en este tema.

Así lo consideró el mandatario cubano Raúl Castro en una declaración a la prensa en el Palacio de la Revolución, el 21 de marzo de 2016, con motivo de la visita del presidente norteamericano Barack Obama: “Defendemos los derechos humanos. Consideramos que los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales son indivisibles, interdependientes y universales. No concebimos que un gobierno no defienda y garantice el derecho a la salud, a la educación, a la seguridad social, a la alimentación y al desarrollo, al salario igual por trabajo igual y a los derechos de los niños. Nos oponemos a la manipulación política y el doble rasero sobre los derechos humanos…Cuba tiene mucho que decir y que mostrar en esta materia”. 

Cualquier día del año en Cuba: Una niña en el lomerío atraviesa un puente sobre el río para llegar a la escuela; allí ella y tres niños más aprenden a leer y escribir. Una embarazada culmina su periodo de gestación con no menos de 17 consultas y 30 exámenes de diagnóstico. Nancy y Sergio, ambos profesores de preuniversitario, reciben el mismo salario al final del mes. Un huracán arrasa en Baracoa y el Presupuesto del Estado financia el 50 % de los precios de los materiales de la construcción. Un joven sueña con ser campeón olímpico y tiene a mano la posibilidad de convertir su anhelo en realidad. Una brigada de médicos alista sus mochilas y parte rumbo a Haití, Liberia, Pakistán…Se discute el futuro del país, en lo que se llamó el proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, y se recogen más de tres millones de opiniones.

¿Se sabrá Samantha Power esta otra parte de la historia? Quizás un periplo por el país le ayude a desprenderse de sus profundas preocupaciones.


Compartir

Leticia Martínez Hernández

Madre y periodista, ambas profesiones a tiempo completo...


Deja tu comentario

Condición de protección de datos