viernes, 23 de febrero de 2024

¿Qué pasa en Venezuela? (+Infografía)

Como en abril de 2002, el fascismo vuelve a asomar su rostro en Venezuela. Capriles llama a protestar en las calles y quiere obtener por la fuerza lo que las urnas no le dieron...

Iroel Eri Sánchez Espinosa en Exclusivo 16/04/2013
5 comentarios
Nicolás Maduro y Tibisay Lucena
Maduro fue reconocido por la CNE como presidente electo de Venezuela.

El CNE había informado que Maduro, del Partido Socialista de Venezuela (PSUV), y proclamado sucesor por Chávez, obtuvo 7.505.338 votos, para el 50,66% de los sufragios emitidos; mientras el opositor Henrique Capriles consiguió 7.270.403 votos, o sea el 49,07%. El candidato bolivariano obtuvo 234.935 votos más que su principal oponente para un  1.59% de ventaja en un escenario en que participaron el 78.715% de los electores.

Los perdedores que, a diferencia del chavismo, han logrado su mejor resultado histórico se niegan a reconocer su derrota.  Han pedido un recuento de votos, apoyados por el gobierno de Estados Unidos y el Secretario General de la OEA, y lejos de confiar en un sistema electoral de los más reconocidos internacionalmente, han desplegado una estrategia para impedir la gobernabilidad del país.

Durante la campaña electoral, los sabotajes al sistema eléctrico y el acaparamiento y la especulación para provocar desabastecimiento fueron cartas que la poderosa maquinaria mediática antichavista utilizó contra el candidato que ejercía como Presidente encargado. A pesar de ello el chavismo ganó en 16 de los 24 estados del país y en toda la nación los votos le dan una ventaja superior a la obtenida por amigos de Washington en muchos lares.

Pero en Venezuela nada es suficiente. Una euforia opositora que vio en la ausencia de Chávez la oportunidad de echar atrás las transformaciones ocurridas en los últimos 14 años y la desmovilización de un sector chavista que creyó que con la ventaja que daban la mayoría de las encuestas no era necesario esforzarse, han creado el escenario para que los enemigos del pueblo venezolano vuelvan a las andadas con el comportamiento violento y antidemocrático que los ha caracterizado desde que comprendieron que la Revolución bolivariana iba en serio.

Como en abril de 2002, el fascismo vuelve a asomar su rostro en Venezuela.  Capriles -que entonces participó en el asalto a la embajada de Cuba- llama a protestar en las calles y se han producido actos violentos contra sedes del PSUV en distintos estados, además de ataques a casas de líderes del chavismo, a medios de comunicación públicos y al domicilio de la presidenta del CNE, Tibisay Lucena. Los grandes medios de comunicación internacionales publican las fotos de bellas amas de casa tocando cacerolas y ocultan el comportamiento fascista de sus aliados.

¿Qué pasa en Venezuela? Que el fascismo quiere obtener por la fuerza lo que las urnas no le dieron y todo demócrata de Nuestra América está en el deber de impedirlo.



Compartir

Iroel Eri Sánchez Espinosa

Se han publicado 5 comentarios


billjobs
 29/4/13 15:04

llamada de alerta al socialismo, la ventaja fue mínima, Chávez ganaba con buena ventaja. Aunque se diga que en la democracia se gana por un voto, quedó muy polarizada la república. Maduro tiene que trabajar mucho para recuperar el capital político de Chavez.

Leslie Salgado
 16/4/13 17:58

excelente explicación.

@raudelroque
 16/4/13 15:56

Bien dicho Iroel, se trillaron el dedo contra la puesta. !Viva el socialismo!

pjmelián
 16/4/13 14:27

¡ Qué poco aprendemos, los politicos y la ciudadanía. ¡ NO SE PUEDE SER BURGUÉS Y SOCIALISTA A LA VEZ ! Mitad capitalista y mitad socialista. El socialista tonto permite esta incongruidad pensando puerilmente, evitando usar otro peyorativo peor, que si el capitalista vence éste permitirá la presencia socialista. ¡ MUCHACHONES A SACUDIRSE LA MODORRA O LA CANALLA CAPITALISTA LES DARÁ UNA BUENA ZURRA POR MENTECATOS ! pjmelián

Enrique
 16/4/13 14:16

Los venezolanos patriotas han logrado una victoria en las urnas y deben defenderla para preservar el legado de Chavéz, les recuerdo la máxima de Lenin, cuando formuló que toda Revolución valdrá si sabe defenderse. Dela oposición no se puede esperar que se ajusten a la realidad de perdedores y el pueblo tiene la obligación moral de defender lo que en 14 años el gobierno bolivariano de Chavéz les dío como dignidad.Estamos con ese pueblo heroico de Bolivar y no con los complotados del imperio. Luchen que ahí esta la victoria.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos