miércoles, 24 de abril de 2024

Paraguay en vilo

Una tensa jornada política vive Paraguay, donde se gesta un Golpe de Estado parlamentario contra el presidente Fernando Lugo...

Clara Lídice Valenzuela García en Exclusivo 22/06/2012
0 comentarios
Fernando Lugo presidente de Paraguay
Fernando Lugo presidente de Paraguay.

Paraguay vive este jueves la continuidad de una tensa jornada política, en lo que presuntamente se perfila como un golpe de estado parlamentario contra el presidente Fernando Lugo, quien –a solicitud del Congreso Nacional- deberá ser enjuiciado en las próximas horas por mala gestión, tras los sucesos acaecidos la pasada semana en la localidad de Curuguaty, en la que murieron 17 civiles y policías.

La situación en la pequeña nación es sumamente compleja en estos momentos, ya que Lugo presentó un recurso para atrasar el juicio que debía comenzar este mediodía y poder prepararse, luego de reiterar que no renunciará al cargo, tal como pretenden los legisladores de la oposición liderados por el derechista Partido Colorado. El presidente solo tiene dos horas para defenderse, según le exigen los congresistas, según reporta la prensa internacional.

Los abogados del Presidente, elegido democráticamente, presentarán un recurso de inconstitucionalidad en la Corte Suprema de Justicia contra la reglamentación aprobada por los parlamentarios, representantes de la oligarquía interna.

Aunque Lugo está dispuesto a comparecer en el juicio, es evidente que el Congreso Nacional pretende sacarlo del gobierno a toda prisa, para poner en su lugar a un político que responda a los intereses del capital y sea aliado de Estados Unidos, quien posee bases militares en ese país.

Para analistas políticos, está claro que existe una maniobra política, presuntamente dirigida desde el exterior, para quitar a Lugo del gobierno. De ello da fe la rápida movilización parlamentaria de apenas 15 horas, que pretende llevarlo a juicio este jueves, al imputársele un mal gobierno y una desacertada actuación en el caso de Curugutay.

El trasfondo del golpe de Estado se hizo aún más evidente –cuando solo faltan nueve meses para las elecciones presidenciales- cuando el Partido Liberal Radical Auténtico abandonó el Gobierno  y se sumó a la petición del Congreso.

El rechazo popular a este movimiento desestabilizador de los opositores al gobierno progresista de Lugo, y el acuartelamiento del Ejército Nacional – que ha sido dignificado durante el actual gobierno- son dos factores a tener en cuenta respecto al rápido desenvolvimiento de los acontecimientos en esta pequeña nación del cono sur de América Latina.

Miles de campesinos llegados de todo el país ocupan las plazas y calles en torno al edificio del Congreso Nacional en repudio al pretendido enjuiciamiento del Presidente, y circula la versión de que los manifestantes puedan ocupar el recinto parlamentario, dando al traste con la petición de juicio político, calificado por Lugo como “un golpe de estado express”.

El dirigente campesino Elvio Bénitez, quien se encuentra en vigilia en la Plaza de Armas, expresó que "la medida impulsada por el Legislativo es una medida de represión contra la democracia y el pueblo paraguayo".

Mientras, la ministra de Salud, Esperanza Martínez, fue en persona a la plaza para advertir a los manifestantes “a estar atentos, "ante un proceso que será largo y díficil (...), a la fuerza no nos sacarán del Gobierno", según reporte de la cadena Telesur.

La reacción internacional al intento de sustitución presidencial también ha sido rápida y contundente. Se ha conocido el rechazo en diferentes naciones, como Chile, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua.

En Asunción, la capital paragüaya, se encuentra el secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) Alí Rodriguez, acompañado de varios cancilleres de esa entidad, de la cual Paragüay ocupa ahora la Presidencia Pro témpore.

Esta mañana Rodriguez, acompañado del Canciller brasileño, Antonio Patriota, además de su par venezolano, Nicolás Maduro y su comitiva, sostuvieron reuniones con los líderes del Partido Colorado de derecha, al cual Lugo desplazó del poder después de 60 años de gobierno, y también con el presidente del Senado, Oviedo Matos.

Este viernes también se encuentran con el vicepresidente paragüayo Federico Franco, en los momentos en que supuestamente comenzará el juicio político contra Lugo.

Varios presidentes de América Latina, entre ellos el ecuatoriano Rafael Correa, advirtieron el peligro que se cierne sobre la región, si triunfa la tesis golpista en Paragüay.

Correa advirtió que “si hay indicios de que lo que busca (la mayoría opositora en el Parlamento) es destituir al presidente paraguayo, los mandatarios se reunirán de nuevo para aplicar la Cláusula Democrática de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), la cual ordena sanciones si se altera de manera ilegítima el poder constituido de manera democrática (como es el actual caso).

Tal Cláusula marca entre las medidas el no reconocimiento a un nuevo gobierno, e incluso el cierre de las fronteras con Paraguay, recordó el Mandatario ecuatoriano.

Entretanto, un comunicado del Partido Comunista Chileno en solidaridad con el proceso democrático de Asunción, expresa que “existe una estratagema impulsada por la oligarquía tiene como matriz el golpe de Estado en Honduras dirigido por Estados Unidos.”, el cual sacó del gobierno al Presidente Manuel Zelaya en horas.

“La mano de Estados Unidos está clara en la maniobra en contra del presidente Lugo,  el que busca meter una cuña entre Argentina Brasil y Uruguay, donde hay gobiernos progresistas”, destacó la declaración.

"El objetivo local (de Washington) es afianzar su influencia en dicho país donde tiene bases militares que amenazan el proceso paraguayo y presionan desde el sur la revolución boliviana".


Compartir

Clara Lídice Valenzuela García

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos