miércoles, 12 de junio de 2024

Nuevas acciones partidistas piden anulación de comicios Presidenciales en México

Los partidos de izquierda de México continúan insistiendo hoy en la anulación de los comicios que dieron como ganador de la Presidencia a Enrique Peña Nieto. El Tribunal Electoral debe pronunciarse al respecto...

Clara Lídice Valenzuela García en Exclusivo 28/07/2012
0 comentarios
Peña Nieto
Presidente electo de México, Enrique Peña Nieto

La izquierda mexicana aún continúa su batalla para que se invaliden los comicios presidenciales del pasado 1 de julio por presuntos fraudes electorales de diverso tipo —de los cuales asegura tener pruebas fehacientes- que dieron como ganador a Enrique Peña Nieto, un político que tuvo su principal aliado de campaña en Televisa, la mayor cadena televisiva de la antigua nación azteca.

Para algunos politólogos, la solicitud presentada por el candidato de la izquierda, Manuel López Obrador, este viernes, ante el Tribunal Electoral, de declarar sin validez los comicios y de que se nombre un presidente interino honorable hasta la convocatoria de elecciones extraordinarias constituye una nueva acción para evitar que se consuma la asunción de Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional.

Este político del PRI alcanzó en el escrutinio el triunfo con el 38,21 por ciento de los votos válidos, pero es cuestionado por la presunta compra de cinco millones de boletas a su favor y de pagar a Televisa para que hiciera su campaña mediática, lo cual está prohibido, ya que todos los postulados deben tener iguales oportunidades en la media.

López Obrador quedó en segundo lugar —al igual que hace seis años frente al actual mandatario Felipe Calderón, entonces por solo un punto conceptual- ante Peña Nieto, quien con su supuesta victoria devolvió al PRI al gobierno, del cual fue separado tras 70 años de consecutivos gobiernos derrotado por el Partido Acción Nacional (PAN) hace 12 años..

Para la izquierda mexicana, según su candidato, si el Tribunal Electoral valida la presidencia del PRI, el país —con más de 60 mil muertos por la violencia, en especial del narcotráfico en el último sexenio- “México estaría gobernado por una banda de malhechores, los más corruptos y terribles del país”.

Aunque Peña Nieto ya ha sido felicitado por más de 30 naciones como ganador de los comicios, lo cierto es que su victoria solo tendrá efecto si el Tribunal Electoral considera oficiales los resultados arrojados en el escrutinio el próximo 6 de septiembre, los cuales son repudiados también por otros sectores sociales mexicanos.

Debido a las continuas denuncias de corrupción existentes en la nación norteña, la mayoría de los especialistas coinciden en que será muy difícil que el máximo órgano electoral se pronuncie a favor de los izquierdistas y otras fuerzas políticas y movimientos sociales que también piden la impugnación del acto electoral.

Sin embargo, López Obrador mantiene la esperanza de que el Tribunal actúe con la justeza que demanda la mayoría del pueblo mexicano que, aunque ignorado por los grandes medios, continúa su lucha de denuncia contra Televisa por el que consideran un descarado apoyo al candidato del PRI y de fraudulentas campañas contra el postulado izquierdista.

Lo que procede en casos como el supuesto delito cometido por Peña Nieto en la Constitución mexicana es justamente lo que solicita la izquierda, por lo que otros sectores políticos consideran que si se mantiene un constante accionar pudiera conseguirse el objetivo planteado por los izquierdistas.

De prosperar la solicitud de López Obrador, y de acuerdo con la Carta Magna de ese país, si el Tribunal Electoral considera que hubo fraude en las urnas, debe ordenar al Congreso Nacional la elección en la Cámara de Diputados de un presidente interino, de carácter honorable, y en un plazo de 15 o 18 meses convocar a nuevas elecciones.

A quienes reclaman que esa situación —poco común en el Estado mexicano- puede llevar a la inestabilidad nacional, López Obrador indicó en conferencia de prensa este viernes que “nos va a ir peor como nación si hay impunidad, si se decide que haya un presidente que asume el cargo violando la Constitución y que llega a ese cargo comprando la Presidencia de la República”.

Pero las críticas al PRI no solo proceden de los partidos opositores. El PAN, que quedó en tercer lugar en los comicios, también desenmascaró a Peña Nieto ante la opinión pública nacional, no sólo por presuntas irregularidades en la votación sino por superar los gastos fijados legalmente para su campaña.

Incluso hay pruebas de que uno de los bancos eventualmente relacionado con la compra de votos del PRI es el Monex, sin que hasta ahora se conozca que el gobierno de Calderón ordenara una investigación de las cuentas de la institución, a pesar de las denuncias de su propio partido, el PAN.

La Constitución mexicana proclama en uno de sus artículos que las elecciones deben ser “libres y auténticas”, lo que al parecer no ocurrió dadas las grabaciones testimoniales de individuos a quienes el PRI benefició con tarjetas de pre-pago, a cambio de que favorecieran a Peña Nieto.
Estudiantes bloquean Televisa de manera simbólica y pacífica.

En coincidencia con la solicitud de López Obrador, el movimiento estudiantil “#Yosoy 132”, convertido en un importante factor de movilización ciudadana, hizo un cordón simbólico y bloqueó durante 24 horas el edificio de Televisa, situado en la avenida de Chapultepec, en la primera de una serie de acciones contra ese medio privado de comunicación. La manifestación, como otras precedentes, denuncia al apoyo brindado por ese medio a Peña Nieto a cambio de pingues ganancias. Un negocio del que tampoco salió limpia la TV Azteca.

Los estudiantes, y otros sectores políticos y sociales, como campesinos y obreros que les acompañan, salieron este viernes desde el Monumento de la Revolución, donde están acampados, y de manera pacífica marcharon hasta el monopolio Televisa para hablarle al pueblo, asumiendo una nueva forma de crear conciencia en la población mexicana sobre el poder de estos medios en la conciencia pública.

En lugar de atacar a los políticos como es habitual en ese país, la dirección del #yosoy132 arremete contra los medios de comunicación que les apoyan y determinan quienes serán los que gobiernen la nación.

Ante el edificio de Televisa leyeron un comunicado dirigido al pueblo mexicano en el que proponen seis puntos de un plan de lucha, que —informó el diario La Jornada- exige la democratización de los medios, reforma de los sistemas de salud y educativo, acusando a Televisa y TV Azteca “de ser la cara más visible y principal instrumento de la oligarquía que gobierna el país, de los poderes fácticos, que de acuerdo con sus intereses imponen y quitan gobernantes”.

Ante la mirada de más de dos mil policías del Distrito Federal, #Yosoy132 y sus seguidores formaron una valla humana en torno a las instalaciones la cadena televisiva.

Analistas mexicanos coinciden en que las consignas estudiantiles (Televisa idiotiza y TV Azteca apendeja) son reales. Los propietarios de esas entidades figuran entre los hombres más ricos de México (Azcárraga de Televisa y Salinas Pliego de TV Azteca), cuyo afán de dominación y de idiotizar a las grandes masas mexicanas se observa en la fatua programación y en el apoyo irrestricto a los políticos de derecha.

Esas televisoras ocultan la realidad de lo que está ocurriendo tanto en la política, como en la economía y la sociedad mexicana, prácticamente en manos del narcotráfico internacional.

La identificación del movimiento estudiantil de uno de los factores que confunden a la población utilizando la manipulación política para denigrar a la izquierda y colocar en el gobierno a uno de sus peones —en este caso Peña Nieto, también considerado un hombre muy adinerado- ha sido un logro importante en la escena nacional mexicana.

Televisa, uno de los mayores emporios de la televisión en el mundo, sus turbios negocios y su manipulación informativa —madre de muchos de los males de México- ha tergiversado durante más de 30 años las noticias nacionales e internacionales a favor del sistema capitalista, el que ensalzan en las telenovelas clasistas y burguesas, una sustentación básica para formar la ideología de una audiencia semianalfabeta, que busca en la televisión el entretenimiento banal y la enajenación de una nefasta realidad.

Televisa oculta a sus seguidores — que es la mayor parte de la población mexicana- la estrecha relación que se va fomentando entre los movimientos sociales en México y obvia en su programación las manifestaciones de rebeldía que se van dando cada día.

Ejemplo de ello es el silencio en torno a la protesta sindical frente a la dirección de reclusorios, la de los empleados de la salud ante al Ministerio de ese sector, y la toma de instalaciones del Museo de Antropología, todos el pasado miércoles.

De ahí que una de las consignas más importantes del movimiento estudiantil sea “Digan la verdad”, lo cual comprende mucho más que el apoyo brindado al postulado de la derecha mexicana.
Televisa tampoco ha publicado en estos días una línea sobre la desaparición del fotorreportero de Veracruz, Miguel Morales, hace una semana.

Morales, de 35 años, labora en el Diario de Poza Rica y colabora de forma independiente para el Tribuna Papanteca, en Papantla. La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal solicitó a las autoridades veracruzanas la búsqueda del periodista y la garantía para su vida.

Se teme que Morales pueda seguir el camino de otros nueve comunicadores de esa localidad que han sido asesinados —sin que haya algún detenido- desde junio del pasado año hasta ahora.

Varios expertos coinciden en que más allá de la situación postelectoral creada en una nación donde impera la corrupción, en México se está formando una conciencia ciudadana luego del surgimiento hace dos meses del #yosoy132, que este viernes abogó por la reestructuración del Estado y otras medidas que tienden a recobrar la dignidad a lo interno de la nación.


Compartir

Clara Lídice Valenzuela García

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos