viernes, 12 de abril de 2024

Noria agresiva

Washington y sus aliados insisten en una solución cruenta para Siria...

Néstor Pedro Nuñez Dorta en Exclusivo 07/08/2012
0 comentarios
Siria la paz de mentirita
Bandera siria

La reciente renuncia de Kofi Annan como Enviado Especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, y la aprobación de un documento parcializado sobre la crisis en esa nación árabe, indican que la Casa Blanca y sus aliados siguen apostando por la violencia contra Damasco.

Annan, a quien analistas critican una gestión mediadora donde estuvo ausente el llamado al diálogo a las tituladas fuerzas opositoras, cesó sus funciones por voluntad propia en lo que algunos vieron el desencanto personal por una misión sin mayores resultados, mientras otros el intento de confirmar, para jolgorio de los belicistas, que los caminos para la paz “están cerrados” en Siria.

De todas formas, su salida no deja de ser un golpe diplomático, al que se sumó casi de inmediato una controvertida y dividida votación de la Asamblea General de la ONU de una resolución que ataca a las autoridades de Damasco y silencia las acciones interventoras de los grupos mercenarios.

En pocas palabras, ambos movimientos coinciden en debilitar las soluciones políticas y en acentuar el criterio imperial de que los caminos militares han de ser los preferentes.

No obstante, y a pesar de la inmensa campaña mediática contra Siria, la verdad sobre la presunta “sublevación interna” va brotando poco a poco a la luz pública y colocando sobre la mesa el corolario de que esa nación árabe enfrenta en realidad una agresión exterior organizada, financiada y liderada por Washington, sus restantes aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Israel, los regímenes derechistas árabes y los grupos terroristas islámicos.

Así, informes recientes de prensa reiteraron el carácter mercenario de entidades opositoras como el llamado Ejército Sirio Libre, cuyo cuartel general radica en la base aérea de la OTAN en la región turca de Incirlik.

El sitio WEB Red Voltaire, por su parte, recordó los planes imperiales que ya se aplican a toda marcha con respecto a la conversión de Siria en un vasallo imperial.

Al respecto la publicación digital afirmó que “en enero de 2012, los departamentos estadounidenses de Estado y de Defensa crearon el grupo de trabajo The Day After. Supporting a democratic transition in Syria, que redactó simultáneamente una nueva constitución y un programa de gobierno” para aquella nación mesoriental una vez “liberada”.

“En mayo de 2012, agregó la fuente, la OTAN y el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) crearon el Working Group on Economic Recovery and Development of the Friends of the Syrian People, bajo la copresidencia de Alemania y de los Emiratos Árabes Unidos. En el marco de ese grupo, el economista sirio-británico Ossam el-Kadi elaboró una repartición de las riquezas sirias entre los países miembros de la coalición, repartición que se aplicaría a partir del «día siguiente», o sea después del derrocamiento del régimen de Damasco”.

Por demás, se sabe que desde 2001 las máximas autoridades norteamericanas han trabajado con especial intensidad en planes para el derrocamiento del gobierno sirio, y que en los últimos días, “voceros del Departamento de Estado y militares estadounidenses ubicados en una base aérea en Turquía indicaron que habían activado un cargamento de ayuda valorado en 25 millones de dólares para entregarlo a las fuerzas armadas antigubernamentales sirias.”

Simultáneamente a esa revelación, el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, exhortó a los aliados norteamericanos “a secundar acciones más contundentes para derrocar al gobierno presidido por Bashar al-Assad.”

Damasco, por su parte, ha reafirmado su voluntad de defenderse, mientras en el terreno político y diplomático cuenta con un respaldo que hasta hoy ha logrado poner freno a los intentos enemigos de usar las entidades globales como tapaderas legales para deshacer el derecho del pueblo sirio a ejercer libremente su autodeterminación.


Compartir

Néstor Pedro Nuñez Dorta

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos