lunes, 28 de noviembre de 2022

No dejarse engañar

Los rostros, las miradas y los gestos de quienes estábamos para presenciar el discurso del presidente de los Estados Unidos al pueblo de Cuba, delataban las ansias de saber lo que Barak Obama tenía que decir a una sociedad como la nuestra...

Yuniel Labacena Romero en Exclusivo 26/03/2016
1 comentarios

Jamás imaginé llegar al Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso para una ocasión como la de este martes: presenciar el discurso del presidente de los Estados Unidos al pueblo de Cuba. Los rostros, las miradas y los gestos de quienes estábamos allí delataban las ansias de saber lo que Barak Obama tenía que decir a una sociedad como la nuestra, que lo había recibido con toda la hospitalidad que la distingue, y con el respeto y consideración que merece en su condición de Jefe de Estado.

Escuché cada una de las líneas del discurso, esencialmente desde el momento en que quiso “compartir con ustedes mi visión de lo que puede ser el futuro”, y lo escuché atento pues se dirigía “especialmente a los jóvenes cubanos”. Sin embargo esperé un discurso menos vacío, con más sentido común y argumentos, pues quines conocemos la verdadera historia de Cuba y el diferendo entre ambos países, sabemos cuales son sus intenciones.

Otra vez apostaba a sus campañas subversivas, sobre todo ahora con la utilización de formas más sutiles y encubiertas, especialmente dirigidas a los jóvenes. Lo hacía porque nuestra juventud ha asumido una posición de vanguardia en todas las esferas económicas y sociales para contribuir el desarrollo del país. Y como expresó nuestro Raúl, aquel 26 de julio de 2013, “esta también seguirá siendo una Revolución de los jóvenes”.

Sus criterios no hacen más que fortalecer nuestro compromiso con Cuba, pues el enemigo siempre ha pretendido destruir la Revolución desde adentro. Por ello no permitiremos jamás que nos manipulen o engañen, que expresen razonamientos nada justificables que lleven a desvirtuar la confianza y unidad del pueblo, en especial de los jóvenes, en torno a su proyecto político de independencia y justicia.

¿Cómo es posible que Obama hable de esperanza y soberanía para que el pueblo cubano siga edificando su futuro y mejore en sus destinos cuando no es capaz de mencionar en toda su intervención temas tan sensibles y dolorosos para nuestro pueblo como la existencia de la ilegal base naval en Guantánamo o la Ley de Ajuste Cubano? Con la juventud jamás podrán contar en su propósito de regresarnos al pasado, pues no podemos olvidar hechos como esos que forman parte indisoluble de nuestra historia.

La historia distingue a los cubanos y separarnos de ella es dejar a un lado años lo que ha sucedido entre Cuba y Estados Unidos durante todos estos años, es olvidarnos de años de agresiones, de hostilidades, de un bloqueo que aun se mantiene, de las trasmisiones de radio y TV Martí, del financiamiento a programas subversivos contra la Revolución… por todo esto y más no podemos olvidar elpasado, ese que ha costado pérdidas humanas y materiales irreparables.

“Los Estados Unidos no tienen ni la capacidad ni la intensión de cambiar a Cuba, cada pueblo debe hacerlo por sí mismo”, aseguró Obama en su discurso; sin embargo, las acciones cotidianas que lleva a cabo confirman que mintió, pues por solo citar un ejemplo, desde que asumió la presidencia, aprueba anualmente 20 millones de dólares para programas subversivos, especialmente dirigido a los jóvenes como Zunzuneo.

Igualmente de conjunto con ciertas instituciones en la Isla, trabaja en la preparación de jóvenes emprendedores para que comprendan que ser un trabajador no estatal resulta mucho más beneficioso económicamente y por tanto deben separarse del Estado si desean prosperar. Todo esto es inmiscuirse en los asuntos internos de Cuba de forma abierta y violatoria de las leyes internacionales, Quizás por ello en el discurso de este martes reafirmó lo dicho desde el 17 de diciembre de 2014, que, “con la vieja política hacia Cuba, Estados Unidos no logró lo que deseaba”, es decir, derrotar a la Revolución.

Sabemos que debemos resolver algunos problemas, lo sabemos y los resolveremos sin que nadie tenga que decirnos cómo. Los cubanos siempre hemos pensado por nuestra cabeza, convicciones y deseos de hacer.El desarrollo del país dependerá fundamentalmente de nuestros propios esfuerzos y en ello los jóvenes como hasta hoy tenemos un papel importante. Pero, el presidente norteamericano no acaba de entender que para nuestro desarrollo soberano, el bloqueo sigue siendo un obstáculo.

Le dejamos bien claro que no hay ni habrá ningún cambio generacional en Cuba, pues la juventud está preparada y lista para seguir preservando su Revolución y las garantías que ha conquistado durante estos años. Como dijo Raúl aquel 26 de julio de 2013, “hoy convivimos en suelo patrio varias generaciones, cada una con méritos propios según el momento histórico y las circunstancias que les ha tocado vivir”, y “la generación histórica va cediendo su lugar a los pinos nuevos con tranquilidad y serena confianza”.

Convivir no significa renunciar a las ideas que creemos, al socialismo, a nuestra cultura, a nuestras raíces, y a esos argumentos apostamos los jóvenes en los diferentes escenarios donde nos desarrollamos. El discurso del presidente Obama solo tiene como fin quebrar la unidad, sembrar la duda, modificar patrones de conducta y promover el individualismo entre los cubanos, esencialmente entre los jóvenes. Nadie puede olvidar el rol de los pinos nuevos como herederos del legado histórico de la obra revolucionaria y su papel en el perfeccionamiento de nuestro socialismo.


Yuniel Labacena Romero

Se han publicado 1 comentarios


qbaneando
 3/4/16 12:09

El “brillante” plan de Obama. Así se denomina en “las redes sociales” la nueva estrategia del imperio guiado por “el noBel” cuando se refieren a la nueva política imperial hacia Cuba. Y es que, si bien el término “brillante” podría ser cuestionado por quienes pudiésemos estar a otro lado, la realidad es que, “el plan” no solo es novedoso, evidente y profundamente elaborado, sino que parece, ya estar dando resultados. Por lo que y si en algún momento algunos dudaron de la existencia de “un nuevo proceder”, terminada la histórica visita del presidente, posiblemente todas las dudas estén disipadas. O al menos resulta casi imposible o complejo negar que, el nuevo plan supere en calidad al anterior plan o estrategia de, “la imposición imperial”.
Para los cubanos que estuvimos atentos, Nada, o casi nada quedo encubierto, el juego ha recomenzado y el imperio parece tener el control momentáneo. “El noBel” ha hecho las primeras “jugadas” y ellas evidentemente van dirigidas al pueblo, la gente de a pie. Y con el fin de, presentarse como un “ciudadano de pueblo”, que evidentemente se informó sobre nuestras idiosincrasia, además de saber y comprender las necesidades del pueblo! Y por supuesto  esta dispuesto a “tirarnos el cabo” por o para lo que, se nos ha mostrado al, señor que ha aprovado bombardeos ocacionando miles de muertes,  como el mismo señor que puede ayudar a los cubanos, al mismo tiempo que a aprueba medidas en contra de otros modelos socio, politicos y económicos y que si bien encontró un imperio dominado por una política de invación tampoco a hecho todo lo posible para  condenar las anteriores estrategias guerreristas (aunque posiblemte ya no fuese hoy presidente si lo  hubiese hecho) como mucho menos a propiciado el acceso a  reales oportunidades a quienes piensan diferente.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos