jueves, 8 de diciembre de 2022

Miami: ¿Se verán horrores?

Pretendidos actos legales y acciones violentas, el estado de La Florida ha sido escenario en días recientes de intentos de empujar hacia el pasado la relaciones económicas de Cuba con el mundo...

Iroel Eri Sánchez Espinosa en Exclusivo 03/05/2012
1 comentarios
Aguila Imperial
Miami se empeñan en marchar contra la historia.

Mientras América Latina en pleno planta cara a Estados Unidos, pidiendo el fin del bloqueo a Cuba y la presencia de la Isla en la Cumbre de las Américas, y por otra parte, las autoridades cubanas expresan su voluntad de ampliar y profundizar los lazos con la emigración, en Miami se empeñan en marchar contra la historia.

Tanto en pretendidos actos legales como en acciones violentas, el estado de La Florida ha sido escenario en días recientes de intentos de empujar hacia el pasado la relaciones económicas de Cuba con el mundo y el intercambio, con su país de origen, de los emigrados cubanos.

Poco después de que un acto terrorista destruyera en Miami las oficinas de la compañía de vuelos chárter a Cuba Airline Brokers, retrotrayendo a esa ciudad a escenas comunes cuarenta años atrás, el gobernador de La Florida Rick Scott firmó una ley que prohíbe al gobierno de ese estado realizar contratos con empresas que realicen negocios con la mayor de las Antillas y Siria. En mi opinión, la inclusión del país árabe no busca otra cosa que incluir un tema de coyuntura que conecte la legislación con la campaña que el Departamento de Estado y los grandes medios de comunicación libran contra esa nación, pero en el caso de Cuba dice mucho más.

Luego de firmar la ley el primero de mayo, Scott declaró que “las restricciones no entrarán en efecto a menos y hasta que el Congreso apruebe, y el presidente Obama firme, una ley que permita a los estados imponer independientemente ese tipo de sanciones”, debido a que las leyes federales son las que deciden en asuntos de comercio exterior, por lo que se requiere el aval del Congreso y el presidente Barack Obama, a los que solicitó permitan a la Florida “ir más allá de las dominantes y demasiado permisivas regulaciones federales”.

Hasta un medio caracterizado por su hostilidad hacia el gobierno cubano como el diario de Miami El Nuevo Herald calificó de “fracaso” la legislación de Scott, recordando que la Cámara de Comercio de Florida y los dos principales socios comerciales del estado, Brasil y Canadá, advirtieron que esta nueva ley ahuyenta la inversión extranjera y frena la generación de nuevos empleos. Sin embargo, el rocambolesco comportamiento del gobernador desató la ira de personajes del extremismo cubanoamericano como el congresista David Rivera que amenazó con llevarlo a las cortes para forzarlo a cumplir lo que había firmado, mientras desde Washington sus colegas Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz Balart respaldaron la exigencia de que contra toda lógica legislativa lo firmado por Scott entre en vigor de inmediato. Para colmo, el gobernador Rick Scott, volvió a desdecirse y el miércoles 3 de mayo ratificó que la ley sí entrará en vigor el 1ro de julio y se mostró dispuesto a defenderla en los tribunales de ser necesario pero no logró calmar la irritación de los extremistas que continuaron amenazándolo.

Por La Habana han pasado en lo que va de año líderes de países económicamente muy importantes en busca de fortalecer los nexos de sus naciones con Cuba; desde Brasil a Irán, México y Viet Nam,y todos han condenado el bloqueo norteamericano, como también lo hizo el Papa Benedicto XVI, durante su visita a la Isla. Y, como demuestran las encuestas, cada vez cobra mayor fuerza entre los cubanos residentes en Estados Unidos el interés porque ese país de pasos en la dirección de normalizar sus relaciones con Cuba.

Las recientes declaraciones de Jeff Bingaman, presidente del Comité de Energía y Recursos Naturales del Senado, con posterioridad a la Cumbre de las Américas, en el sentido de que EE.UU. está “desfasado” en su trato a la Isla y “que hemos permitido que nuestra política hacia Cuba sea dictada por la comunidad cubanoestadounidense en este país, en vez de que la dicten los intereses nacionales de nuestro país”, reflejan la contradicción entre el extremismo de Miami, anclado en el pasado, y lo que muestran los hechos.

Ante un contexto como ese y con Luis Posada Carriles -autor de actos terroristas como la voladura de un avión de pasajeros en que murieron 73 personas- recibiendo homenajes en los que participan políticos como Rivera, es coherente que el odio muestre sus mejores galas en Miami y ningún blanco mejor que la empresa que fletó los vuelos para los peregrinos católicos cubanoamericanos y estadounidenses durante la visita a Cuba del Papa Benedicto XVI.

Pero en un año electoral y con el rumbo de la historia acelerándose en su contra es muy posible que la desesperación entre quienes se ven cada vez más solos, a pesar de su poderío mediático y económico, genere más golpes de ciego como los que se han conocido por estos días, y como dice el dicho “se verán horrores”.


Iroel Eri Sánchez Espinosa

Se han publicado 1 comentarios


pjmelián
 4/5/12 18:29

Pobrecillos, son dignos de lástima. Ir al lecho, despertar con odio, deseos de revancha, agresión, sangre, destrucción, guerra. Sigmund Freud se sentiría como pez en el agua tratando a estos infelices desequilibrados mentales. No actuarían tan arrebatadamente si hubiese, en sus propios hogares, harmonía doméstica, mutua satisfacción conyugal, sentimiento religioso. ¡ Qué Dios los ilumine ! pjmelián

Deja tu comentario

Condición de protección de datos