jueves, 18 de abril de 2024

Los diputados no están para hacer cuentos

La joven Jenniffer Bello Martínez asegura que el ejercicio de fungir como diputado va más allá del encargo estatal que ello supone, pues se tiene una responsabilidad social con el pueblo al cual debe representar y defender…

Yuniel Labacena Romero en Exclusivo 15/07/2017
1 comentarios
Asamblea Nacional del Podel Popular
Los diputados rindieron cuentas de su gestión ante la Asamblea Municipal del Poder Popular

Un ser humano enamorado de la política y por supuesto, listo a hacerla adaptada a esta época, un ser humano consciente de los problemas del pueblo y dispuesto a defenderlo. Así ha de ser un diputado en los tiempos que vive Cuba. De eso está convencida la joven Jenniffer Bello Martínez, diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) por la provincia de Matanzas y hasta hace poco, presidenta de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU).

La novel líder política —quien integra la Comisión de Atención a la Niñez, la Juventud y la Igualdad de los Derechos de la Mujer y en la VI Sesión Ordinaria de la VII Legislatura del Parlamento resulto electa como miembro del Consejo de Estado de la República de Cuba—, asegura que “el ejercicio de fungir como diputado es un compromiso y más allá del encargo estatal que ello supone tienes una responsabilidad social con el pueblo, al cual debes representar realmente y defender sus intereses.

Hace solo unas horas terminó en el Palacio de Convenciones de La Habana, el Noveno Período Ordinario de Sesiones de la VIII Legislatura de la ANPP, y a Jenniffer se le vio otra vez siendo propositiva, audaz, exigente… en cada una de sus intervenciones demostrando esa energía y frescura que siempre acompaña a las nuevas generaciones. “Así debemos ser siempre y sobre todo aportarle nuestras características a un espacio como este en que uno representa el pueblo y donde se pulsa la vida económica y social del país. Nuestro corazón debe palpitar junto al de nuestra sociedad”.

Recordemos que esta muchacha de 23 años integró el Consejo de Estado — órgano de la ANPP que la representa entre uno y otro período de sesiones— en sustitución del General de Cuerpo de Ejército Abelardo Colomé Ibarra, Héroe de la República quien hizo dejación de su cargo. En ese entonces confesó que “aunque le presiona esa elección por las tareas que puedan venir, tiene confianza en su capacidad para defender y actuar acorde con lo que conlleva integrar ese órgano”. Así ha sido, no solo en esta responsabilidad —la primera que ocupa un presidente de la FEU—sino también en su trabajo como diputada.

—Teniendo en cuenta los temas analizados en tu Comisión, ¿consideras que estos se han acercado a lo que debate hoy nuestra sociedad?

—Sí. Muchos de los temas examinados que fueron casi 80 si tomamos en cuenta las 10 Comisiones Permanentes de trabajo de la ANPP de una forma u otra tuvieron el sentir de nuestro pueblo, y más aun estaban a tono con la actualización de nuestro modelo económico y social. Los asuntos tratados, por ejemplo en mi comisión acerca de la producción, importación, distribución y comercialización de juguetes, la programación radial y televisiva para niños, adolescentes y jóvenes, el tercer perfeccionamiento del Sistema Educacional Cubano, ha permitido que los organismos y ministerios reevalúen sus políticas y adopten nuevas propuestas, y vengan a la Asamblea y traigan no solo lo que están haciendo en determinados temas sino también se consulte, se tenga en cuenta las valoraciones de los parlamentarios y la manera en que cada uno de nosotros desde nuestras vivencias podemos aportar para que sean más efectivas.

“Hay comisiones en que existen temas más singulares que en otras, o que tocan más de cerca al cubano de a pie, pero todos los temas son esenciales y trascienden a nuestra sociedad, los asuntos económicos y la atención a la población por diferentes instituciones a todos los niveles son de esos temas importantes. Los diputados tenemos que estar consciente de eso y hacer un trabajo más legítimo y creíble, porque en nosotros deposita su confianza el pueblo el día que nos elige. Esas cuestiones también son de las que deben seguir revisando muy hacia adentro cada parlamentario”.

—Al llegar los debates en las Comisiones los diputados asumen un papel más que fundamental…

—Cuando uno asume la posición de intervenir, proponer, fiscalizar o evaluar determinados temas también tiene que ponerse en el lugar de ese grupo etario al cual representa y nos debemos. Nosotros estamos aquí para alzar la voz por ellos. No podemos dejar de pensar, en mi caso, como los niños, los jóvenes, los universitarios, los estudiantes, como la familia… Cuando llega el momento de la Asamblea todo nuestro pueblo tiene expectativas por lo que sucederá y cuando el pueblo escucha los debates y las intervenciones que se producen aquí dice: bueno que se esté hablando de ese tema, así pienso yo también… A veces a uno le queda la insatisfacción de cuanto más pudiera hacer en determinados temas o lograr más agilidad en las soluciones con los organismos e las instituciones, y hasta piensa si era necesario que cierto asunto se debatiera en la Asamblea para que las cosas cambiases. Pero ver estas cosas reconforta y hace creíble nuestro proceso.

—Si tuvieras que elegir algo positivo de esta VIII Legislatura, ¿que sería?

—Una de las cosas está relacionada con el hecho de que los diputados rindieron cuentas de su gestión ante la Asamblea Municipal del Poder Popular de donde es electo. No se trata de ir y hacer un cuento sino exponer realmente lo que ha hecho en función de representar al pueblo. Este es un ejercicio necesario y permite que el diputado entienda su encargo estatal ante la sociedad y que de que esta lo vea realmente ejerciendo el poder del pueblo como se establece. Recordemos que el pueblo nunca se equivoca, sabe en su justa medida reconocer donde hay fortaleces y también debilidades.

—A la VIII Legislatura de la ANPP le queda solo un Período Ordinario. De cara a una nueva y en medio de todo el proceso de elecciones generales, ¿consideras que hay elementos en los que esta deba cambiar?

El trabajo de la Asamblea y los diputados, aun cuando en esta Legislatura ha tenido un salto superior en los asuntos tratados y en la manera en que los temas se parecen más a las necesidades y exigencias de la propia sociedad cubana, también es perfectible. Y hablo por ejemplo de la manera en que los temas se tocan, en la profundidad de los análisis que se realizan y en el modo en que se buscan soluciones más ágiles ante los problemas que se están discutiendo. Esos son de los elementos que debemos seguir perfeccionando.

“Aun cuando la sesiones ordinarias son dos veces en el año y las Comisiones Permanentes funcionan durante todo el año tiene que existir un trabajo más constante y visible de los diputados no solo con su vinculación al territorio por el cual fue elegido sino también en la responsabilidad que tiene en que los temas que se debaten, en las visitas de control y fiscalización que debemos hacer, y también en estar a tono con los problemas del territorio que representa y lograr viabilizar propuestas de soluciones con los organismos, entidades e instituciones que tienen que ver con las inquietudes o sugerencias planteadas por el pueblo.

“Se trata en fin, de que cada Comisión se revisarse a lo interno y haga propuestas desde lo orgánico, funcional y hasta estructural para desarrollarse mejor. Una ANPP, por ejemplo, que sin perder el concepto de representatividad sea más reducida. Habría que evaluar también el desempeño de cada uno de los diputados y si realmente merecen continuar en la próxima Legislatura, pensar cómo implicamos más a las instituciones en los temas que evaluamos. Habría que evaluar también cuestiones que lleven también a futuros proyectos legislativos por ejemplo desde nuestra Comisión, pues hoy tenemos temas pendientes como el Código de familia. Es decir aportar con nuestros criterios para seguir creciendo y perfeccionando nuestro sistema político democrático y participativo.

—¿Para Jennifer cuanto ha representado estos casi cinco años como diputada y luego de ser elegida como miembro del Consejo de Estado?

—Mucho. Imaginas que entré siendo estudiante universitaria y ya hoy me gradué de de la Licenciatura en Pedagogía y Psicología. Ha constituido un crecimiento espiritual y profesional. Este paso me ha permitido con mayor madurez, conocimiento y sentido de pertenencia comprender determinados procesos sociales, incluso a partir de los análisis que se hacen en el Parlamento uno cambia hasta la percepción que tienes de la realidad que te rodea y haces otros analice más profundos y cercanos a tu gente. Este encargo demanda mucha más preparación, entrega, acelerar varios procesos en tu vida, como la madurez, en aras de cumplir con las tareas que hoy se les encomienda a los jóvenes.

“Aquí hemos tenido que aprender de economía, de derecho, de política exterior… temas que a veces uno ni conocía o pensaba que eran fáciles. Uno se lleva en estos años el haber aprendido a escuchar, a analizar, a proponer, a buscar soluciones… y el hecho de compartir con importante personalidades del país te enseña también ha cómo ser mejor persona y representar mejor los intereses del sector al cual uno pertenece y al pueblo. Estos años como diputado son también para hacer nuevas amistades, paras eguir confiando en tu país, en sus líderes, en que una sociedad participativa y democrática como la nuestra es posible”.


Compartir

Yuniel Labacena Romero

Se han publicado 1 comentarios


Paloma
 31/7/17 10:44

Dios míoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Jennifer cariño, no tienes la más remota idea de lo que estás diciendo, espero que con los "conocimientos adquiridos" y por tu trayectoria seas electa Delegada de una Circunscripción ahora en este proceso y claro está cuando te gradues, no sé si ya te graduaste seas electa por tu asamblea municipal como Presidenta de la AMPP de tu municipio o mejor aún de un Consejo Popular, no dirás que no verdad????.
Hablar así es bonito para la prensa pero para los cubanos de a pie no es más que un globo infladoooo. Los Cubanos no sabemos cómo funciona nuestro sistema de Gobierno, pero tampoco saben cómo funciona nuestro sistema electoral, que es sumamente democrático.

Ojalá nos veamos en la Base, bien en la Base, para ver que rápido cambias tu discurso.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos