martes, 6 de diciembre de 2022

Los derechos humanos en la “otra Cuba”

La campaña permanente de tergiversación de la realidad cubana tiene el único propósito de liquidar a la Revolución y desmontar su obra de beneficio para el pueblo...

Iroel Eri Sánchez Espinosa en Exclusivo 10/12/2012
5 comentarios
Avatar para #DerechosdeCuba
La “otra Cuba” que quieren algunos que exista sería sin derechos para los cubanos.

Mucho se habla en algunos escenarios sobre los derechos humanos en Cuba. Incluso, se ha convertido en lugar común reconocer el disfrute en la Isla de los derechos sociales y económicos —especialmente el acceso a la salud y la educación— para acto seguido declarar que los ciudadanos cubanos no disfrutan de derechos políticos.

Cierto que Cuba sobresale en el cumplimiento de los derechos económicos, sociales y culturales. Fue  el primer país en declararse libre de analfabetismo y su contribución a eliminarlo en otros países ha sido reconocida por la ONU. La tasa de mortalidad infantil en Cuba es la más baja de América, por debajo de Estados Unidos y Canadá, y la UNICEF la ha declarado único país de América Latina sin desnutrición infantil. Su índice de Desarrollo Humano está por delante del que registran la mayoría de los países latinoamericanos y en desempeño ambiental se coloca entre las primeras diez naciones del mundo.

En cuanto a violaciones de los derechos humanos, analistas afirman que la situación de la Isla no es comparable con la de países donde se suele acusar a Cuba, como los europeos, sobre los que Amnistía Internacional ha publicado numerosos informes que los grandes medios de comunicación suelen silenciar.

Pero son las noticias sobre la libertad de expresión, o más bien su ausencia, las que más aparecen cuando se habla de derechos humanos en Cuba, sobre todo asociadas a denuncias de personas vinculadas a los más de veinte millones de dólares anuales que Estados Unidos destina para un “cambio de régimen” en la Isla.

Sin embargo, una experiencia reciente puede ilustrar la manera en que entienden esos individuos la libertad de expresión. Durante un panel abierto al público del espacio Último jueves, organizado por la revista Temas acerca de Internet y los movimientos sociales, uno de ellos intervino con total libertad para expresar la incompatibilidad de un debate sobre la red de redes con el hecho de que en Cuba se penalizaba la diferencia, algo que le fue rebatido en un clima de civilidad y respeto por varios de los participantes. Poco después, dotados de la tecnología que  Estados Unidos suministra a sus amigos en la Isla, los partidarios de la “otra Cuba” subieron a YouTube su versión en video de lo ocurrido en el referido espacio, eliminando cualquier punto de vista opuesto a sus concepciones.

Quizá sea posible entender así cómo sería la “otra Cuba” que estas personas preconizan bajo el llamado Plan Bush —aún vigente en la administración Obama— que les ha destinado los cuantiosos fondos y la tecnología para su desempeño y que incluye el desmontaje en una “Cuba post Castro” de todos los derechos sociales conquistados por los cubanos.

Entonces ya no serían los vecinos los que nominarían los candidatos en las elecciones cubanas, donde ninguna de estas personas ha podido jamás ganar una circunscripción, sino las maquinarias políticas financiadas y construidas por Washington a su imagen y semejanza. Sí, sería “otra Cuba” pero sin derechos para los cubanos. 


Iroel Eri Sánchez Espinosa

Se han publicado 5 comentarios


Fernando
 15/12/12 12:23

Nada de lo que han dicho Dariel o Andrés desmiente lo que dice Iroel: "Pero son las noticias sobre la libertad de expresión, o más bien su ausencia, las que más aparecen cuando se habla de derechos humanos en Cuba, sobre todo asociadas a denuncias de personas vinculadas a los más de veinte millones de dólares anuales que Estados Unidos destina para un “cambio de régimen” en la Isla. "Sin embargo, una experiencia reciente puede ilustrar la manera en que entienden esos individuos la libertad de expresión. Durante un panel abierto al público del espacio Último jueves, organizado por la revista Temas acerca de Internet y los movimientos sociales, uno de ellos intervino con total libertad para expresar la incompatibilidad de un debate sobre la red de redes con el hecho de que en Cuba se penalizaba la diferencia, algo que le fue rebatido en un clima de civilidad y respeto por varios de los participantes. Poco después, dotados de la tecnología que Estados Unidos suministra a sus amigos en la Isla, los partidarios de la “otra Cuba” subieron a YouTube su versión en video de lo ocurrido en el referido espacio, eliminando cualquier punto de vista opuesto a sus concepciones. "Quizá sea posible entender así cómo sería la “otra Cuba” que estas personas preconizan bajo el llamado Plan Bush —aún vigente en la administración Obama— que les ha destinado los cuantiosos fondos y la tecnología para su desempeño y que incluye el desmontaje en una “Cuba post Castro” de todos los derechos sociales conquistados por los cubanos. Entonces ya no serían los vecinos los que nominarían los candidatos en las elecciones cubanas, donde ninguna de estas personas ha podido jamás ganar una circunscripción, sino las maquinarias políticas financiadas y construidas por Washington a su imagen y semejanza. Sí, sería “otra Cuba” pero sin derechos para los cubanos.

Dariel
 12/12/12 10:42

Concuerdo con la opiniòn de Andres , màs arriba,..realmente creo que cuba debe trabajar mucho todavia en la transperencia de la informaciòn y la noticia...debe darse especio para todo tipo de criterio, y no parcializarse solo con un estado de opiniòn, como ha estado sucediendo, somos muchos cubanos y cada quien tiene su punto de vista..no lo globalicemos por favor!! gracias.

Rigui
 11/12/12 10:26

La realidad de los cubanos no se oculta con una simple propaganda de los enemigos.

andres
 10/12/12 14:43

No concuerdo con la opinión vertida. Creo que la libertad de expresión es un derecho permanente, que debe trabajarse y que evoluciona con los años. El ejercicio de este derecho, estriba en la disponibilidad de información en primer lugar y en la generación de corrientes de opinión. Ambos en Cuba no se desarrollan como debiese producto del filtro de contenidos y la concentración mediática estatal. Como bien se señala, la población de Cuba es educada, pero no hay espacios dentro de los medios tradicionales para desarrollar pensamiento crítico, y la restricción de Internet favorece la desconfianza.

YeraLáazar
 10/12/12 10:58

Gracias por su programación y por el análisis del artículo sobre "derechos humanos"en la otra Cuba. saludos a todos

Deja tu comentario

Condición de protección de datos