jueves, 23 de mayo de 2024

Los Congresos del Partido: garantía de la continuidad de la Revolución

Del I Congreso hasta los días de hoy, el modelo socialista cubano se ha ido perfeccionando, sin perder el rumbo...

Narciso Amador Fernández Ramírez en Exclusivo 23/12/2019
0 comentarios
“Una organización que evoluciona en su obra humana…”
El próximo congreso coincidirá con el LX aniversario de la declaración del carácter socialista de la revolución liderada por Fidel Castro (1926-2016) y la fecha fundacional del PCC.

El 22 de diciembre de 1975 concluyó el Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), que por su trascendencia marcó un punto de inflexión en el perfeccionamiento de nuestro Socialismo. Un cónclave relevante que duró cinco días y contó con la participación de 3 116 delegados y decenas de invitados de Partidos Comunistas de diferentes países, incluidos los del otrora campo socialista, liderado por la extinta Unión Soviética.

Su clausura fue en la Plaza de la Revolución José Martí y allí quedaron aprobadas la Plataforma Programática y las Tesis y Resoluciones; así como el Comité Central y la ampliación del Buró Político.

En sus debates y discusiones se habló de la ayuda brindada al Movimiento para la Liberación de Angola (MPLA) en su lucha contra las tropas de África del Sur, y se abordó la política cubana de solidaridad con los gobiernos progresistas y los movimientos revolucionarios de África y con el pueblo hermano de Puerto Rico.

En su trascendencia histórica, el Primer Congreso del PCC marcó el inicio del proceso de institucionalización del país, que se iría consolidando en los meses siguientes con la nueva división político-administrativa, el surgimiento de los órganos del Poder Popular y la aprobación de la Constitución Socialista de 1976, la cual sustituyó a la obsoleta de 1940.

Hitos relevantes que marcaron un camino socialista que se ha ido perfeccionando y ajustando sobre la marcha, siendo los congresos que le siguieron, hasta llegar al VII, momentos decisorios en la consecución de una sociedad lo más próspera y sostenible posible, ajustada a los contextos y situaciones existentes.

Con plazos entre uno y otro que abarcaron cinco años, y mayores en los tiempos más duros del Período Especial; pues entre el V Congreso celebrado en 1997 y el VI, efectuado en el 2011, transcurrió más de una década, cada evento partidista tuvo su peculiaridad histórica, como el III, de 1986, que inició el proceso de rectificación de errores y tendencias negativas, y el VI (2011), que aprobó los Lineamientos de la Política Económica y Social de la Revolución, fruto de un proceso ampliamente democrático, en el que participaron más de ocho millones de cubanos y se registró una cifra superior a tres millones de intervenciones.

El VII Congreso (abril de 2016), en continuidad con ese histórico I de 1975, representó igualmente un hito en el perfeccionamiento del Socialismo, pues quedaron aprobados tres documentos, que, por su dimensión estratégica, marcarán el rumbo del país, al menos hasta el 2030: Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano; las bases del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030 y las modificaciones a los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

Cada uno de estos documentos teóricos marca pautas esenciales, pues, como definiera el primer secretario de Comité Central, Raúl Castro, en el discurso de clausura: «El rumbo ya está trazado. Proseguiremos a paso firme, sin prisas, pero sin pausas, teniendo muy presente que el ritmo dependerá del consenso que seamos capaces de forjar al interior de nuestra sociedad y de la capacidad organizativa que alcancemos para introducir los cambios necesarios sin precipitaciones ni mucho menos improvisaciones que solo nos conducirían al fracaso».

Ahora acaban de concluir cuatro días de intensas sesiones de nuestro Parlamento, en los que se dieron pasos importantes en el proceso de institucionalización del país, al elegirse al Primer Ministro, los viceprimeros ministros y al Consejo de Ministros y aprobarse dos leyes de extrema utilidad para el futuro del Poder Popular Cubano; todo ello, como línea de continuidad debidamente delineada en cada cónclave de los comunistas cubanos.

Nada es fruto de la improvisación, por lo que tampoco nada apartará a la Revolución del rumbo socialista proclamado aquel 16 de abril de 1961, vísperas de la agresión mercenaria de Playa Girón.

El próximo congreso coincidirá con el LX aniversario de la declaración del carácter socialista de la revolución liderada por Fidel Castro (1926-2016) y la fecha fundacional del PCC.

La convocatoria fue anunciada por el segundo secretario del Comité Central del PCC, José Ramón Machado Ventura, durante el XI Pleno de la organización que sesionó este 19 de diciembre con la presencia del máximo líder partidista Raúl Castro y el presidente cubano Miguel Díaz-Canel.

El presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en el discurso de clausura del IV Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular en su IX Legislatura, fue claro al afirmar: «Con el mayor de los orgullos, las actuales generaciones de dirigentes, de pueblo y, particularmente, la juventud cubana, presentes hoy en la Revolución decimos: ¡De Fidel, de Raúl y de todos sus compañeros y compañeras de lucha: Somos Continuidad!»

Y esa continuidad de ideas nos conducirán a la victoria.


Compartir

Narciso Amador Fernández Ramírez

Periodista que prefiere escribir de historia como si estuviera reportando el acontecer de hoy


Deja tu comentario

Condición de protección de datos