sábado, 15 de junio de 2024

La rana Pepe y el internet del odio

La derecha alternativa: de compartir memes a un movimiento político...

Laydis Soler Milanés en Exclusivo 22/11/2018
2 comentarios
Manifestaciones ultraderechistas en Charlottesville
Manifestantes ultraderechistas y contramanifestantes en Charlottesville, Estados Unidos.

En diversos sitios web de Estados Unidos podemos encontrar ideas con una naturaleza similar a estas:

  • “¡Si solo los blancos pudieran tener el coraje de nuevo y profesar sus sentimientos sobre la raza!  Por supuesto, primero deberán dejar de mentirse a sí mismos en primer lugar... Ellos son –como todos los demás– tribales (racistas) por naturaleza. La conciencia racial debe ser vista de nuevo como algo natural, como algo positivo (...) Una raza que ha mandado personas al espacio-astronautas y cosmonautas- no debería ser indiferente sobre su futuro”. Fragmento de un artículo de Johannes Scharf titulado “Por qué el anti-racismo no es más que una mentira”, en el que expresa su desaprobación al multiculturalismo y defiende el racismo como algo inherente al ser humano, la supremacía de la raza blanca y la pureza racial.
  • “Este (el feminismo) no ha liberado para nada a las mujeres, lo que ha creado es una sociedad de brujas de cubículo emocionalmente distantes que se les ha lavado el cerebro para desmantelar su única y verdadera fuente de felicidad y satisfacción duradera –que es apoyar una familia fuerte y a su esposo”. Fragmento de un artículo de Melissa Meszaros con el nombre “La aceptación de la gordura está destruyendo a las mujeres occidentales”.
  • “En vez de preguntarnos como indemnizar (a los negros) la esclavitud, el colonialismo y el Apartheid o cómo igualamos los resultados académicos y los ingresos, deberíamos hacernos preguntas como: ¿La civilización humana realmente necesita la raza negra? ¿Está bien el genocidio negro? Y, si es así, ¿cuál sería la mejor manera y la más fácil de disponer de ellos?”. Fragmento de “¿Es correcto el genocidio negro?”, de Colin Liddell.

Mediante el uso de Internet se ha ido expandiendo un peligroso discurso de odio e intolerancia. En la red, grupos extremistas han encontrado el espacio propicio para, sin ningún respeto por la cultura del diálogo, expresar sus ideales, sin importarles recurrir a noticias falsas y argumentos vacíos, y atacar a los que no los comparten. Esto no se ha quedado en palabras o memes, se ha traducido en un activismo político que ha impulsado el triunfo de líderes como Donald Trump en Estados Unidos y, más recientemente, el de Jair Bolsonaro en Brasil.

Todos los ejemplos anteriores aparecen en el sitio AltRight.com, fundado el 16 de enero de 2017 por Richard Spencer y que, según aclara en su propia descripción, une a todos los mejores escritores y analistas de la Alt-Right en América del Norte, Europa y alrededor del mundo. La página web está entre las más reconocidas de ese movimiento, pero ¿qué es esta nueva fuerza política y por qué los medios hablan de ella?

Cubahora comparte claves para entenderla.

¿Qué es la Alt-Right?

Alt-Right es el diminutivo de Alternative Right, en español, Derecha Alternativa. El término fue introducido por uno de los líderes del movimiento, Richard Spencer en 2008.

La Alt-Right es un movimiento nacido en Estados Unidos. Ideológicamente es complicado de describir, dadas las posiciones políticas difusas de sus discursos. En general, podría decirse que es una nueva fórmula de extrema derecha que rechaza la forma de actuar y hablar políticamente correcta de los conservadores pertenecientes al establishment, y se caracteriza por todo lo contrario: un discurso abiertamente irreverente, despectivo y lleno de odio.

El grupo es conocido por su apoyo al supremacismo blanco, racismo, antifeminismo y manifestaciones en contra de los inmigrantes y musulmanes. Ganó reconocimiento por el apoyo de sus miembros a la candidatura de Donald Trump.

¿Cómo surgió?

Durante el período de gobierno de Obama, la derecha en Estados Unidos ganó un gran impulso, quizás ofendida por un presidente negro y sus intentos de políticas progresistas, además de estar dentro de un escenario donde en los medios y en las leyes se les daba valor a las mujeres, homosexuales y minorías étnicas.

En ese escenario interno, jóvenes millenials, grupo etario que tras la crisis de 2008 atravesó una situación laboral y de vida bastante difícil, comenzaron a intercambiar ideas en las redes sociales e Internet. Eran jóvenes descontentos con su realidad actual, pero también con un pensamiento de ultraderecha, que odiaba a los privilegiados de las minorías que quitaban el poder a los blancos estadounidenses como ellos.

Este grupo se dedicó a encontrarse en Internet y a compartir sus frustraciones, experiencias y anhelos, a través de foros en sitios de naturaleza apolítica como 4chan y Reddit. Juntos formaron una subcultura en la que predominaban ideas extremistas que se expresaban mayormente mediante memes, su principal medio de protesta. Sus memes en la red tuvieron éxito y su movimiento se expandió, hasta que con el tiempo se inmiscuyeron en la política, sin abandonar su lenguaje irónico, y crearon el discurso y los símbolos que hoy reconocemos como parte de la Alt-Right.

¿Cuáles son sus símbolos identitarios?

 Los miembros de la Alt-Right se reconocen por un argot propio. Por ejemplo, algunos de los téminos que emplea son:

 -Cuckservative: Viene de cuckold, el que observa cómo otro hombre realiza relaciones sexuales con su esposa. Así denominan a políticos profesionales conservadores que defienden el pensamiento políticamente correcto y los atacan.

- Human biodiversity (biodiversidad humana): Se refiere a que hay una diversidad de razas que no deben mezclarse y lo utilizan para apoyar el supremacismo blanco.

El icono por excelencia de la Alt-Right es la Rana Pepe, un personaje creado por el artista del comic Matt Furie y que no tenía nada que ver con las ideas de extrema derecha. El uso del meme como símbolo recuerda los orígenes del movimiento y ameniza su imagen.

¿Quiénes la integran?

La gran mayoría de sus integrantes son desconocidos. Respaldados por motes y nombres falsos, aprovechando el anonimato que brindan las redes, apoyan al movimiento a través de estas, pero no dan la cara, porque saben que sus posturas y su forma irreverente de expresarse son mal vistas por la cultura dominante.

¿Quiénes son sus líderes?

Esta derecha alternativa tiene líderes como Richard B. Spencer, del Instituto de Política Nacional (IPN), un think tank de nacionalismo blanco, y el youtuber Milo Yiannopopulos.

Richard B. Spencer: Promueve el supremacismo blanco. Apoyó a Donald Trump durante la campaña de 2016. En ese período apareció en un video saludando como nazi y diciendo Hail Trump!, lo que le dio gran notoriedad. Tiene prohibida la entrada al Reino Unido y a otros 26 países de Europa, después de que fuera expulsado de Hungría por organizar una conferencia con nacionalistas blancos (Foto: AP).

Milo Yiannopopulos: Se describe a sí mismo como un troll de internet y busca atraer la mayor atención posible con sus comentarios ofensivos. Es un declarado antifemista, está en contra de los inmigrantes y de cualquier otra cultura ajena a la de blancos occidentales. Contradictoriamente es homosexual y homófobo al mismo tiempo. Es autor de artículos como “El control de natalidad hace a las mujeres locas y poco atractivas” y “¿Prefieres que tu hijo tenga cáncer o feminismo?” Como todo alt-rightist no es muy apegado a la verdad. En una entrevista para Bloomberg dijo: “Vivimos en la era de la post-verdad. Es magnífico” y posteriormente se refirió a Donald Trump como su “daddy” (Foto: AP).

¿Dónde se manifiesta?

La derecha alternativa creció gracias al anonimato y también por el apoyo de sitios como la revista Radix, dirigida por Spencer, y Breitbart News Network, dirigida desde el 2012 por el que fue jefe de campaña de Donald Trump, Steve Bannon, aunque este último pertenece a una facción que otros miembros de la Alt-Right denominan Alt-Light, una versión moderada con respecto a la crítica del conservadurismo tradicional, con la misma ideología ultraderechista, sentido de la ironía y la burla, pero con un carácter más mediático y sensacionalista.

También varios foros y las redes sociales han contribuido a su auge. En la actualidad, debido a que algunos miembros de la Alt-Right, han sido expulsados de Twitter por sus comentarios ofensivos, crearon una nueva red social llamada Gab.ai., como refugio para expresar sus turbios ideales. Según The Gardian, la plataforma confirmó públicamente que el sospechoso de los ataques a la Sinogagoga de Pittsburgh solía postear en ella discursos antisemitas.

La Alt-Right también actúa fuera de internet. Sus líderes se han convertido personalidades públicas, han aparecido en televisión y dan conferencias en las universidades. La ideología que profesa este movimiento ha dado lugar a manifestaciones racistas como la de Charlottesville, en la que murió Heather Heyer, de 32 años, quien protestaba en contra del evento.

¿Es solo un fenómeno de los Estados Unidos?

Lamentablemente, no. En Europa el movimiento juvenil francés Génération Identitaire (Generación Identitaria), fundado en septiembre de 2012,  se describe a sí mismo como línea de resistencia contra la inmigración masiva y es parecido a la Alt-right. En Polonia el movimiento juvenil de extrema derecha Juventud Polaca (MZ) tiene comportamientos xenófobos. En Alemania se mantienen grupos neonazis como el islamófobo Pegida, que han ido en ascenso tras el aumento de la inmigración en los últimos años. 

Según una investigación del Carnegie Europe, este tipo de movimientos de ultraderecha con una cara más contemporánea atrae a jóvenes de todo el mundo. La propia Alt-Right ha extendido su influencia hacia el nacionalismo europeo y también hacia la derecha latinoamericana. Según un estudio de Alto Data Analytics, la red social Gab.ai fue uno de los cinco sitios más citados por los seguidores de Bolsonaro en Twitter, durante las elecciones de Brasil en el presente año.

...

El  auge de movimientos como la Derecha Alternativa hace que haya una pérdida de los valores que deben primar en una sociedad, como el respeto hacia la igualdad. El discurso de grupos derechistas y ultraderechistas se ha ido transformando y haciendo más atractivo para los sectores descontentos con el status quo que han sufrido las consecuencias de las crisis económicas, políticas y sociales en el mundo, incluso para los jóvenes, que por lo general se piensa que tienen tendencias más progresistas que generaciones anteriores. Esto supone una amenaza para el orden mundial y un posible retroceso en los avances que movimientos feministas, ecologistas, socialistas, pacifistas, LGTBIQ, antirracistas, entre otros, han logrado hasta ahora.


Compartir

Laydis Soler Milanés

Periodista, amante de la literatura y de la buena música.

Se han publicado 2 comentarios


Javier Hernández Fernández
 2/8/20 16:14

Muy peligroso es esta tendencia.

Andrey
 25/11/18 17:03

Cuando se escuchan noticias como estas, las personas equilibradas del mundo deben de sentir temor por este extremismo manifiesto que realza lo peor de los sentimientos que tiene el ser humano. Debemos recordar que no hace mucho tiempo en el siglo pasado, la Europa culta de la década del 30 se vió volcada a una guerra mundial precisamente porque este tipo de ideas de supremacías de razas y discriminación al diferente conquistó los corazones de millones de personas, que a fin de cuentas resultaron ser víctimas de esa política de odios y extremismos. El capitalismo en su afán de perpetuarse en el poder aun a costa de destruir la naturaleza y toda la sociedad humana, está aupando ese tipo de sentimientos xenófobos para aniquilar cualquier sector que se le oponga (dígase defensa de las minorías, de la ecología, de otras maneras de pensar) y está implantando sin sutileza un pensamiento único neoliberal en todo el planeta.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos