domingo, 19 de mayo de 2024

Una Comunidad regional indispensable celebra su IV Cumbre

Las 33 naciones que integran la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) se reunirán hoy en Quito, Ecuador...

Clara Lídice Valenzuela García en Exclusivo 27/01/2016
0 comentarios

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) efectúa hoy su IV Cumbre con la presencia de jefes de Estado y de Gobierno o sus representantes, en una atmósfera donde se impone, ante nuevos escenarios políticos en esas regiones, el fortalecimiento de la organización llamada a la integración y la concertación entre sus miembros, sin la presencia de naciones hegemónicas.

Son 33 las naciones convocadas a la cita con sede en el salón Centro del Mundo, en el edificio donde radican las oficinas de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), a unos 15 kilómetros de Quito, la capital de Ecuador, y considerada la más antigua ciudad de Suramérica, cuya fundación se remite a Antes de Nuestra Era.

Es propósito de los asistentes que la IV Cumbre ayude a fortalecer la integración y la concertación, como expresó a su llegada a Ecuador el primer vicepresidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, jefe de la delegación de su país a la cita anual de la institución fundada oficialmente hace cuatro años en Caracas, Venezuela.

Díaz-Canel refirió que asistía a la cita de la CELAC con la voluntad de defender los principios fundacionales de una organización que calificó de indispensable, legítima, unitaria y diversa, reportó Prensa Latina desde Quito.

Uno de los principios de la joven institución es la aceptación de la pluralidad de criterios, políticas e ideologías de los gobiernos representados, bajo los principios de respeto a la diversidad y la unión como elemento básico de su fundación.

De ahí que para analistas, la CELAC está lista para cumplir un papel fundamental en los nuevos tiempos que corren en América Latina y El Caribe, y reemplazar a la cada vez más decadente y retrógrada Organización de Estados Americanos (OEA), dominada por Estados Unidos, y con sede en ese país.

¿QUIÉNES ESTARÁN EN QUITO?

El presidente anfitrión, Rafael Correa, anunció que en la cita continental estará presente una veintena de jefes de Estado o de Gobierno. Uno de los que no asistirá es el nuevo presidente de derecha de Argentina, Mauricio Macri, quien dijo estar lesionado por la rotura de una costilla en las fiestas navideñas. No obstante, participó en el recién finalizado Foro de Davos, con sede en Suiza.

La agenda central de esta Cumbre está enfilada a la consolidación de la denominada Agenda 2020, adoptada en la anterior presidencia temporal en manos de Costa Rica.

Los cinco ejes presidenciales de este proyecto son la erradicación de la pobreza extrema que aún padecen más de la mitad de los 69 millones de pobres de la región (hay 165 millones en el umbral de ese flagelo), y la desigualdad social, ciencia, educación, tecnología, la situación del cambio climático y sus afectaciones para Latinoamérica y el Caribe, infraestructura y financiamiento para el desarrollo.

La agenda 2020, según fuentes cercanas a la más importante cita de la CELAC, debe asumirse como una decisión colectiva y un compromiso de hermanos, en la cual cada país apoya y se apoya en los otros para conseguir las metas que todo pueblo aspira a alcanzar, y esto es el fin de la pobreza y la vigencia de la equidad.

El ministro de Relaciones Exteriores ecuatoriano, Ricardo Patiño, aseguró el lunes último al canal local de televisión Gama TV, que la IV Cumbre brindará un espacio al proceso de paz en Colombia y a la anormal situación electoral que tiene lugar en Haití, a solicitud de los gobiernos de esos países.

En el caso de Colombia, el presidente Juan Manuel Santos desea informar los avances alcanzados en el proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), y cómo la CELAC puede participar como observadora en la dejación de las armas por las dos partes, cuando se firme la paz presuntamente el próximo marzo.

El gobierno haitiano, por su parte, también está interesado en un pronunciamiento de la Comunidad sobre la situación de las elecciones presidenciales en esa pequeña nación caribeña, suspendidos en dos ocasiones, mientras grandes manifestaciones protestan por la inestabilidad política existente.

MOVIMIENTO DIPLOMÁTICO EN EL CENTRO DEL MUNDO

Durante los últimos tres días hubo en Quito un fuerte movimiento diplomático de las distintas instancias de la Comunidad: los días 24 y 25 ocurrió la cita de los Coordinadores Nacionales de los Estados miembros de la mancomunidad, y ayer fue la IX Reunión de los Ministros de Relaciones Exteriores, considerado un prólogo necesario para la Cumbre.

Tras un análisis de los documentos, los cancilleres dieron el visto bueno a la Declaración Final del evento, el plan de acción para 2016 —cuando República Dominicana asuma la presidencia temporal de la institución— y más de una veintena de Declaraciones Especiales que este miércoles fueron analizados por los jefes de Estado y de Gobierno, primero en la llamada sesión de retiro y luego en plenaria.

Al inaugurar la cita de cancilleres, Patiño indicó que hay una gran posibilidad de que latinoamericanos y caribeños “demostremos nuestra capacidad de encontrar, por nuestros propios medios y sin tutelajes, las mejores soluciones a los problemas que nos afectan”, siempre con la mira puesta en que los territorios que ocupa ese mecanismo fueron declarados Zona de Paz, en la II Cumbre en La Habana.

“(…) desde la CELAC podemos unir esfuerzos para la equidad en nuestra región”, estimó y afirmó que para lograrlo es imprescindible una nueva arquitectura diferente al modelo neoliberal capitalista aún mayoritario entre los miembros del ente de concertación e integración.

A puertas cerradas, los titulares del Exterior negociaron los documentos que serán suscritos durante esta jornada por los gobernantes, además del debate sobre el proyecto oficial de la agenda ahora en discusión.


Compartir

Clara Lídice Valenzuela García

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos