jueves, 8 de diciembre de 2022

Hollande en Cuba: un día para la historia

Francois Hollande se ha convertido en el primer presidente francés que visita La Habana. Su visita ha colocado a Cuba nuevamente en los titulares de los medios de comunicación…

Cubahora en Exclusivo 12/05/2015
0 comentarios

Las principales agencias y diarios del mundo han colocado nuevamente a Cuba dentro de sus titulares mediáticos. Esta vez, la razón ha sido la primera visita de un presidente francés al país, en el contexto de una nueva etapa en las relaciones entre Cuba y la Unión Europea, a partir del diálogo político iniciado en abril de 2014 en La Habana.

Meses atrás, Cuba también era visitada por la jefa de la diplomacia de la UE, Federica Mogherini, así como los titulares de Exteriores de Italia, Paolo Gentiloni, y Holanda, Bert Koenders; el secretario de Estado de Comercio de España, Jaime García-Legaz y su homólogo francés, Matthias Fekl.

El camino que se ha abierto en las negociaciones Cuba- Unión Europea desde 2014, así como el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Estados Unidos, han sido una de las mejores noticias de los últimos meses,  por los enormes beneficios que en materia de política exterior representaría para ambos lados avanzar en temas afínes.

A su llegada al aeropuerto José Martí, Hollande  aseguró arribar a Cuba "con mucha emoción" y calificó de "histórica"  su visita. Seguidamente aseguró que en el camino hacia el restablecimiento de relaciones con Estados Unidos Francia acompañaría a la Isla y la haría disponer de “un aliado fiel”.

Varias fueron las actividades que desarrolló Hollande en Cuba, además de su reunión con el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros Raúl Castro— encuentro en el que se ratificó el muy positivo estado de las relaciones bilaterales y las amplias potencialidades existentes para su desarrollo en diferentes sectores—, así como con el líder cubano Fidel Castro.

Hollande asistió a la inauguración de la nueva sede de la Alianza Francesa en Cuba, institución que durante varios años ha contribuido a la formación de cientos de cubanos en idioma francés y que ha sido un puente cultural entre Francia y Cuba. Impartió una conferencia en el Aula Magna de la Universidad de La Habana y entregó la insignia de Comandante de la Legión de Honor, la más alta distinción gala, al cardenal Jaime Ortega, máximo representante de la Iglesia católica de Cuba.

Pero su viaje tuvo también un motivo económico, pues el presidente clausuró un foro en el que participarán directivos de  una extensa delegación empresarial integrada por compañías como la de bebidas Pernod Ricard, la hotelera Accor, la aerolínea Air France, el grupo de distribución Carrefour, el de telecomunicaciones Orange, y varios bancos.

Fortalecer nexos políticos y económicos entre ambas naciones y dotarlos de una institucionalización sobre la base del respeto mutuo es el objetivo de esta visita, así como de las de representantes de la Unión Europea a Cuba.

No es la primera vez que Cuba y la UE intentan negociar un acuerdo. La historia recoge dos experiencias anteriores, en 1995/1996 y en 1999/2000, que fracasaron por posiciones políticas irreconciliables y un clima internacional hostil hacia la plena normalización de relaciones. Durante años, Cuba fue el único país latinoamericano que no contaba con un marco contractual con Bruselas.

El acuerdo firmado en febrero de 2014, en el que Bruselas acordó iniciar por tercera vez un proceso de negociación con Cuba sobre un acuerdo de cooperación exige una mirada aguda. Las ganancias económicas y políticas de un acuerdo serían disímiles, de modo que la visita de Francois Hollande a Cuba, ya lo ha dicho el propio presidente, es un símbolo y es histórica.


Cubahora


Deja tu comentario

Condición de protección de datos