jueves, 25 de abril de 2024

Hay hombres…(+Fotos+Videos)

Hay hombres que solo necesitan nacer para marcar pautas, para cambiar rumbos, para hacerse luz. Hay hombres que nacen crónica, pueblo, amigos, historia… Hay hombres, en definitiva, que serán siempre grandes hombres, quijotes del tiempo y el amor, quijotes de la vida...

Yaima Puig Meneses en Exclusivo 05/03/2014
7 comentarios
Chávez, lluvia, nueva
Es mejor recordar un Chávez vivo, latiendo por sus amigos, por su pueblo.

Avanza despacio, nos mira a todos y sonríe. A los hombres les deja un apretón de manos, a las damas nos obsequia un beso. Tiene la mirada firme y las manos tiernas. Es alto, muy alto, y desde mis escasos 152 centímetros de estatura su figura adquiere matices más quijotescos. Es noche fría en La Habana y Chávez ha vuelto a Cuba.

La escena se repetirá una y otra vez durante varios meses. Siempre el gesto afable, la mirada clara, la sonrisa reconfortante. Hasta que un mal día —fatídico el día de hace un año— la triste noticia nos tomó a todos por sorpresa, por meses el mundo entero estuvo pendiente de la evolución de su salud, aunque en ese preciso instante a muchos tal realidad se nos antojó una pesadilla. Quizás muy pocos imaginamos que esta sería la última y definitiva de sus tantas batallas.

La muerte siempre me ha parecido algo demasiado cruel, a pesar de que es ley de vida eso de nacer y morir, y de memoria sabemos que a todo el mundo “un día le toca”. Pero a Chávez no, a Chávez no le tocaba todavía, mucho tenía por hacer aún su verbo claro y profundo, mucho por dar y recibir de nuestra mayúscula América.

Tal vez por eso prefiero recordar un Chávez vivo, latiendo por sus amigos, por su pueblo. Prefiero recordarlo tal cual lo traen de vuelta una y otra vez las más variadas imágenes: rodeado de niños, presto a abrazar al anciano, a estrechar contra sí a los desvalidos, sensible, observador, fabulador de pura cepa, jaranero, espontáneo… marcando huellas en cada sitio, trazando su propio camino de la historia, que de cierta forma es también un poco el nuestro.

A veces me pregunto cuánto de extraño y hermoso nos falta por conocer sobre el chiquillo de Sabaneta, cuántas anécdotas “incontadas” andan por ahí, en la memoria de tanta gente a la que abrazó o sonrió algún día, de personas que a lo mejor jamás lo vieron vivo, ni escucharon sus pasos, ni enmudecieron ante su risa franca y contagiosa.

Corro el riesgo de volver sobre lo que otros escribieron. Lo sé. No me preocupa. En ocasiones resulta difícil no hacerlo cuando las emociones se parecen, cuando las heridas continúan igual de profundas a pesar del tiempo. Y la prematura muerte de Chávez es una herida gris en Nuestra América, en nuestras utopías, en nuestros sueños…

Por eso elijo al hombre vivo, sonriente, alejado de honras fúnebres y silencios; ocurrente y dicharachero; amigo entrañable de Fidel y Raúl, del pueblo cubano. Su imagen, repetida una y otra vez, continúa diciéndome que sigue aquí, que jamás se ha ido.

Y es que sencillamente hay hombres así, que solo necesitan nacer para marcar pautas, para cambiar rumbos, para hacerse luz. Hay hombres que nacen crónica, pueblo, amigos, historia… Hay hombres, en definitiva, que serán siempre grandes hombres, quijotes del tiempo y el amor, quijotes de la vida.

El REGRESO DEL AMIGO

En la despedida del amigo queda un adiós detenido
palabras que se congelan, ganas de ya haberlas dicho
lágrimas que no se lloran pa´ no aceptar que se ha ido
pena convertida en gloria, amanecer extendido.

Para la partida de un amigo que nos devolvió la risa
no hay adiós definitivo, ni finales de cenizas
tanto corazón dolido no se va creer la prisa
de la muerte que ha intentado manchar su roja camisa.

(1) Toda la ternura de este amigo desparramada en la brisa
de un pueblo que habían dormido, de una América hecha trizas,
nadie piensa que se ha ido, fue un momentico a la misa
y va a volver con Sandino, con el Che, Martí y Bolívar.

Ese rastro que dejó el amigo, ese antídoto de vida
contra la sierpe que sueña a América dividida,
el que levantó al mendigo y compartió su comida (2)
su manera de estar vivo nunca va a tener medida.

Todos los amigos del amigo tienen el alma bordada
con las frases que nos dijo con campechana sonrisa,
nadie piensa que se ha ido, fue un momentico a la misa
y va a volver con Sandino, con el Che, Martí y Bolívar.

Se repite de (1)  a  (2)

Nadie piensa que se ha ido, fue un momentico a la misa.

Todos los amigos del amigo tienen el alma bordada (coro)

de un pueblo que se despierta, de una América arrasada.

(coro)

Con la ternura de este amigo, es la luz desparramada.

(coro)

Con las frases que nos dijo con su risa campechana.

(coro)

Seguiremos el camino del amigo junto al ALBA.

(coro)

No hay adiós definitivo ni finales de cenizas.

(coro)

Con las frases que nos dijo con campechana sonrisa.

Nadie piense que se ha ido, fue un momentico a la misa.


Compartir

Yaima Puig Meneses

Cubana. Periodista. Amante de escribir, porque las letras se me han convertido en una suerte de amuleto para el alma...

Se han publicado 7 comentarios


Jorge Reyes Asencio
 17/3/14 11:20

Han existido grandes hombres en las historias de muchos paises, han existido héroes a lo largo de las contiendas de las revoluciones de por siglos, aquellos que le ha dolido el sufrimiento de los que no tienen nada, pero contando con nuestro comandante FIDEL, profesor y maestro, se destaca el alumno más aventajado,Hugo R. Chavez Frias, este se convirtió en gigante, este es incomparable, porque vivió y seguirá viviendo por los siglos y siglos.

Yaima
 17/3/14 10:30

A veces las lágrimas se unen a las fuerzas y no podemos evitarlo... Defender su legado con "uñas y dientes" es lo que nos toca ahora, esperemos que América Latina y el Caribe no lo defrauden... Gracias Joe, Gracias Cubahora por permitirme estas líneas de homenaje.

Joel
 13/3/14 9:10

No debíamos tener lágrimas sino más fuerzas y unidad en toda la América, pero es que no parece cierto. Gran hombre, gran líder, gran amigo, linda crónica.

dra zaida rodriguez avila
 5/3/14 18:15

nunca olvidare a chaves cuando escucho la cancion la partida de un amigo lloro como mi comandante gran amigo de cuba lo considero un cubano mas

Lilia Coronel desde FB
 5/3/14 9:44

Son los hombres impresindibles de los que hablaba beltor brech.

Yudey Beltran Torres desde FB
 5/3/14 9:43

gigante de gigantes

Judson Ostil desde FB
 5/3/14 9:43

Incomprable este hombre.el unico.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos