domingo, 27 de noviembre de 2022

Foro de Sao Paulo: Las manecillas del reloj político

Los delegados aprobaron la declaración final del encuentro, que refrenda las ideas progresistas de los partidos de izquierda presentes en la cita...

Yoerky Sánchez Cuellar en Exclusivo 30/08/2014
0 comentarios

En la noche de ayer quedó oficialmente clausurado por el canciller boliviano David Choquehuanca la edición XX del Foro de Sao Paulo. Reunidos durante una semana en el campo ferial Chuquiago Marka, de La Paz, los delegados aprobaron la declaración final del encuentro, que refrenda las ideas progresistas de los partidos de izquierda presentes en la cita.  
 
"Tenemos la obligación de trabajar para garantizar la paz en las futuras generaciones, es una obligación defender nuestros derechos, defender la vida, la unidad, recuperar nuestra identidad, recuperar nuestros recursos naturales para nuestros pueblos",  resaltó Choquehuanca.                                                                     

El  Foro rechazó el bloqueo económico, comercial y financiero que por más de 50 años ha impuesto el gobierno de los Estados Unidos contra Cuba y  también expresó su solidaridad con los Cinco, condenados por el único delito de infiltrarse en células terroristas de Miami para defender a su pueblo de la muerte.                                                                                

Como espacio de concertación política, mantuvo posiciones firmes de apoyo a naciones del continente que de manera soberana contribuyen a la unidad y al bienestar de sus habitantes. De esa manera, durante los debates se llamó a  estar alertas sobre la contraofensiva contra los gobiernos legítimamente constituidos, como fueron los casos de  Paraguay y Honduras, cuyos presidentes—Fernando Lugo y Manuel Zelaya, respectivamente— resultaron victimas de las agresiones imperiales hasta que fueron sacados abruptamente  de sus cargos.                                               

Se denunció que en Venezuela, desde febrero de este año, se ha intentado de derrocar al presidente Nicolás Maduro, a través de las estrategias del Golpe suave y la Guerra no convencional, en la que los medios de comunicación actúan como artillería pesada. Llamamientos a tomar las calles, incendiar universidades, clausurar rutas y armas el caos en el país son hechos desde las esferas del poder mediático con el apoyo de agencias extranjeras.

 Rodrigo Cabezas, miembro de la Dirección Nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), subrayó que este encuentro permite compartir experiencias y articular ideas en defensa de un cambio de época en el siglo XXI, pues «nos negamos a aceptar que una potencia, por muy poderosa económica o militarmente que sea, dicte los destinos de la Patria, de América Latina y de los pueblos de la Tierra».                                                                                            

El Foro también dio un espaldarazo a la causa de Argentina por recuperar las Islas Malvinas, y se solidarizó con  la demanda boliviana contra Chile ante el Tribunal Internacional de la Haya para tener una salida soberana al mar, un reclamo histórico del presidente Evo Morales y de fuerzas izquierdistas en el propio Chile como el Partido Humanista, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria - MIR , el Movimiento Socialista Allendista y  el Partido Igualdad, presentes en el cónclave.                                                                                           

Durante estas jornadas, José Ramón Balaguer Cabrera, Jefe del departamento de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido y al frente de la delegación cubana al evento, expuso la agresividad del imperio contra Cuba: “A la subversión ideológica y la influencia política de mediano plazo en determinado momento se le suman acciones desestabilizadoras y radicalizadas, que buscan de forma expedita lo que denominan un cambio de régimen. Se trata de invisibilizar el involucramiento de Estados Unidos”, recalcó.                                       

En otro momento de su intervención,  Balaguer sostuvo que el avance de los procesos de integración y concertación política regional, como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) constituye un antídoto eficaz a las pretensiones imperiales.

LA DEMOCRACIA COMO MÉTODO

Bajo el lema "Por la Agenda de la Patria Grande: Derrotar la pobreza y la contra-ofensiva imperialista. Conquistar la paz, la integración y el Vivir Bien en Nuestra América", el Foro de Sao Paulo se desarrolla cuando en la región se ha establecido la democracia como método revolucionario, al decir del vicepresidente de Bolivia Álvaro García Linera.                                        

Según sus palabras ante los representantes de diversas organizaciones políticas y sociales  "atrás hemos dejado las democracias fósiles (...) y en nuestros países, donde han triunfado los gobiernos revolucionarios, ha habido una transformación y un enriquecimiento de la democracia, entendida como participación, como radicalización, como comunidad".                                                

En un mensaje difundido por video, el expresidente brasileño  Luis Ignacio Lula Da Silva, fundador de la iniciativa a inicios de los años 90 , lamentó el no poder acompañarlos en esta ocasión, pero conminó a  los delegados a mantener las banderas de la unidad y a apoyar las candidaturas de Evo en Bolivia y Dilma Rousseff, en Brasil. Lula y el líder histórico de la Revolución Cubana Fidel Castro recibieron el reconocimiento de los presentes por su consagración infinita a la causa de los más desposeídos.                                                                                       

Los diferentes espacios del Foro, como el encuentro de Juventudes, el de afrodescendientes, el de mujeres y de parlamentarios, sirvieron  como plataforma de trabajo continental. Estos grupos llamaron a una mayor organización de sus fuerzas y a multiplicar en sus respectivos países las vivencias que han tenido en tierra boliviana.                                                       

En ese sentido, José Ángel Maury, de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), subrayó que «la juventud de izquierda ratificó su decisión de continuar trabajando por la integración regional y fortalecer el trabajo de apoyo los gobiernos progresistas de la región».                                      

La experiencia cubana también se escuchó en la Escuela de Formación Política, donde la delegada Idalmis Brooks presentó la temática de la crisis del capitalismo y la actualización del modelo económico en la nación caribeña.                                           

En la jornada final, el representante del Partido de la Revolución Democrática (PDR) de México, Iván Moreno, anunció que su país será sede de la próxima  reunión. “Quiero agradecer al Partido de los Trabajadores de México que conjuntamente el año que entra (2015) vamos a ser sede del XXI encuentro del Foro de Sao Paulo”, explicó ante los delegados y los e invitó a  participar igualmente de manera activa

Durante estos cinco días Bolivia reafirmó su idea de que las manecillas de los relojes deben girar sentido a la izquierda. No es una propuesta desacertada, como opinan algunos, porque la realidad cambiante de los pueblos del Sur indica que llegó la hora de abandonar los llamados a la derecha y aprovechar cada minuto en la defensa de los intereses y objetivos más plenos.

El reloj político en América Latina no se detiene y  el Foro de Sao Paulo dejó bien claro que no existe un minuto que perder.


Yoerky Sánchez Cuellar

Soy un joven cubano, periodista y soñador, un loco de esperanzas. Me gusta tanto la literatura como la política. Mi más sincera convicción es el pensamiento martiano de que los buenos son los que ganan a la larga.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos