sábado, 15 de junio de 2024

Final casi esperado

Todo indica que, a estas alturas, solo un asunto extremo arrebataría a Mitt Romney la nominación republicana a la presidencia norteamericana...

Néstor Pedro Nuñez Dorta en Exclusivo 12/04/2012
0 comentarios
Mitt Romney canditato republicano
Mitt Rommey el candidato por el Partido Republicano.

La noticia es fresca y debe haber caído como una onza de oro entre los que impulsan la nominación de Mitt Romney como candidato por el Partido Republicano a la presidencia de los Estados Unidos, frente al intento reeleccionista del presidente Barack Obama.

Se trata de que el más cercano oponente de Romney en la puja por encabezar la boleta contraria a los demócratas, el congresista Rick Santorum, decidió salirse de la batalla.

Según varias fuentes periodísticas, “el católico conservador de 53 años, se había mantenido en un distante segundo lugar en las primarias republicanas respecto del ex gobernador de Massachusetts, Romney, pero no obstante prometió mantenerse en la lucha.”

El anuncio tuvo lugar precisamente en medio de informes de que Romney activaría un plan especial de propaganda a un costo de dos millones de dólares para intentar hacerse finalmente de la candidatura republicana.

Esa avalancha propagandística estaría dirigida a Pennsylvania y New York, puntos donde se realizarán las próximas elecciones parciales de los oponentes al actual presidente norteamericano.

Por otra parte, una nueva carta también funcionó  a favor de las aspiraciones de Mitt Romney, cuando otro de los contendientes, el ultraconservador Newt Gingrich, admitió que el ex gobernador de Massachussets tiene las mayores posibilidades para representar a su partido en los comicios generales.

No obstante, Gingrich dijo que seguirá adelante en la puja, ante todo para lograr una plataforma conservadora “sólida y agresiva” para un presumible gobierno republicano.

De hecho, ante semejante insistencia, algunos medios de prensa se preguntan si ese afán expreso de persistir manifestado por el tercer hombre en la lista de los aspirantes republicanos, no obedece al deseo de asegurarse un puesto en una futura administración liderada por Romney.

Al final, lo cierto es que este nuevo panorama parece estar deslindando de una vez el terreno entre quienes apuestan a desbancar a Barack Obama, aún cuando hasta hoy, a pesar de sus promesas incumplidas y de sus vaivenes e inconsistencias, las cifras siguen respaldando al primer presidente negro en la historia norteamericana, tal vez considerado por los cada vez más exiguos votantes como el “menos malo” dentro de una decepcionante lista de pretendientes.

Así las cosas, encuestas realizadas este pasado 9 de abril indican que, de haberse realizado las elecciones en esa fecha, Obama hubiese ganado con un 54 por ciento de los sufragios contra 43 por ciento para Romney.

De todas formas, y vale siempre insistir en ello, en el tema electoral gringo nada suele estar escrito hasta la proclamación oficial del ganador…y ni eso asegura en ocasiones llegar al final del mandato.


Compartir

Néstor Pedro Nuñez Dorta

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos