jueves, 1 de diciembre de 2022

EE.UU, el escenario de guerra y la voluntad de los cubanos

No hay mejores circunstancias para defender la obra conquistada que el blindaje jurídico de la Nación, e impedir que un gobierno imperial ose intervenir con argucias o engendros legislativos que no tienen valor legal ni moral en Cuba...

Jose Valentín Rodríguez Pérez en Exclusivo 22/02/2019
1 comentarios
Soberanía
Votar SÍ POR CUBA es nuestra defensa inmediata de Cuba y su Revolución

Un escenario de guerra se tiende sobre Venezuela. EE.UU intenta un cerco, tejió con su acostumbrada experiencia imperial un diseño comunicacional para confundir, mentir, engañar. Crear una dislocación en el orden constitucional al imponer un presidente de facto desde el exterior... algo nunca visto, inventa la crisis y recomienda la “ayuda humanitaria” para disfrazar la intervención.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, auguró esta semana que "los días del socialismo y el comunismo están contados no sólo en Venezuela, sino también en Nicaragua y Cuba".

Sin embargo, el bloqueo económico,  comercial y financiero impuesto a Cuba impuesto desde 1961 o los fallidos planes de invasiones y magnicidio resultaron insuficientes y ya obsoletos instrumentos para que EE.UU. lograse derrocar a la Revolución triunfante desde el 1 de enero de 1959.   

Y ahora que Trump endurece las sanciones económicas al gobierno del presidente Nicolás Maduro o afirma que "todas las opciones están abiertas" en Venezuela, surge una pregunta: ¿se trata de la misma vieja estrategia de EE.UU. hacia Cuba?

Algunos analistas observan que entre los principales arquitectos de la estrategia de EE.UU. hacia Venezuela hay viejos defensores del enfrentamiento político con Cuba.

Uno de ellos es John Bolton, el consejero de Seguridad Nacional de Trump que calificó a Venezuela, Cuba y Nicaragua como "troika de la tiranía". Otro es el senador republicano Marco Rubio, un cubano-estadounidense de Florida, la voz del Congreso estadounidense más contundente y crítica con Maduro, uno de los que pidió a Trump que reconociera  a Guaidó, un autoproclamado presidente interino de  Venezuela.

Aunque a estas alturas son obvios el despliegue militar de los Estados Unidos en la frontera con Venezuela y la amenaza de una agresión militar directa, el Pentágono no planea en el corto plazo  involucrar tropas estadounidenses en el terreno, sobre todo cuando tiene a su disposición un arsenal mucho más efectivo y probado en conflictos recientes: los efectos de la crisis económica sobre la población.

La supuesta operación de entrega de supuesta  ayuda humanitaria a Venezuela, se ha erigido en la dirección principal de ese golpe,  que organiza con todo cinismo el mismo país que aplica un bloqueo económico que ha costado 350 mil millones de dólares a la nación que se quiere “ayudar”.

Tras esa mascarada esta la intención real. Pues si se acepta bajo el supuesto de una crisis, se estaría admitiendo la existencia de un gobierno fallido, incapaz de garantizar la sobrevivencia de sus ciudadanos y eso daría luz verde a una injerencia e intervención directa, bajo el amparo de la ONU. Pero se equivocaron los estrategas de esa maniobra, la ayuda viene de amigos y aliados, no de quienes pretenden usarla para desestabilizar.

Dicho de otra manera, la estrategia hacia Venezuela está clara. En el caso de Cuba, se levanta un nuevo complot. Prevén activar el Título III de la Ley Helms - Burton , y colocar al país en la lista de países patrocinadores del terrorismo , todo lo cual se interpreta como una vuelta de rosca más a la presión y al miedo que pretender sembrar en el mundo y así lograr supuestamente un mayor aislamiento.

Quienes atacan hoy contra Venezuela al parecer ignoran el poder de convocatoria del gobierno del presidente Maduro y la conciencia política alcanzada por la mayoría del pueblo bolivariano.  

En cuanto a Cuba la respuesta es contundente. Como diría nuestro apóstol José Martí: "El cubano es independiente, moderado y altivo. Es su dueño y no quiere dueños. Quien pretenda ensillarlo, será sacudido.  Y El próximo 24 de febrero, aniversario del Grito de Baire  y reinicio de nuestra lucha por la independencia, apoyará de manera fehaciente su Nueva Constitución.

No hay mejores circunstancias para defender la obra conquistada que el blindaje jurídico de la nación, e impedir que un gobierno imperial ose intervenir con argucias o engendros legislativos que no tienen valor legal ni moral en Cuba.

El Referendo Constitucional permitirá con el voto de los ciudadanos cubanos adoptar una moderna, flexible y sólida Carta Magna que de vigor y mayor soporte a la continuidad del proyecto socialista. No hay mejor manera de defender la Revolución cubana que otorgando el SI contundente en la votación de este instrumento jurídico que es y será la ley de leyes de esta República. La defensa de las propiedades y los derechos de los cubanos es parte de la conducta ética, de principios que ha sostenido a la nación en estos 60 años.

El paradigma de Fidel, guía la acción y la conciencia de los cubanos honestos que prefieren el sacrificio a la deshonra.

Hoy como ayer tienen vigencia aquella hermosa frase de “esta bandera, este cielo y esta tierra, la defenderemos al precio que sea necesario”. Votar SÍ POR CUBA es nuestra defensa inmediata de Cuba y su Revolución.


Jose Valentín Rodríguez Pérez

Periodista y analista político

Se han publicado 1 comentarios


Reydel Alejandro Peña Carballo
 22/2/19 10:35

Nuestro eterno Comandante nos enseñó que debemos tratar  las Relaciones Internacionales de la forma más Política posible así como respetar los derechos internacionales de los países y de sus habitantes, pero el Gobierno de los Estados Unidos y su Presidente en particular no ha mostrado respeto por nada, ni por nadie y los tiempos están cambiando y el mundo a su vez, por lo que me pregunto, ¿Todavía la fuerza de las palabras puede servir de algo? ¿Qué hace falta para derrocar una tiranía a nivel mundial establecida por EE.UU? ¿Nuestro planeta soportara otra guerra mundial? ¿Cuándo entenderán los Presidentes que con cada decisión mal tomada dañan no solo a los habitantes del país agredido, sino a todos los habitantes del mundo? Estas y muchas preguntas más quien me las pudiera responder y quien se las aria a un Presidente del bajo nivel de Trump y sus aliados. ¿Qué responderían, Heeeeeeeeé..?

Deja tu comentario

Condición de protección de datos