martes, 21 de mayo de 2024

El Chávez de antes de Chávez (+Fragmentos del libro)

Narradas por el propio Chávez, las memorias de “Mi primera vida” traen pasajes inéditos de la vida del arañero de Sabaneta, fruto de decenas de horas de diálogos con Ignacio Ramonet...

Jorge Legañoa Alonso en Exclusivo 30/07/2014
1 comentarios
Portada libro Mi primera vida, de Ignacio Ramonet
Libro "Mi primera vida", de Ignacio Ramonet.

¿Quién era Hugo Chávez antes de convertirse en el líder de la Revolución Bolivariana? ¿Cómo fue su infancia? ¿Qué adolescente fue? ¿Cómo se formó? ¿Cuántos obstáculos tuvo que vencer? ¿Cuáles sus lecturas favoritas, sus aficiones, sus amores? ¿Cuándo se inició en la política, qué influencias recibió? ¿Cuál era su visión geopolítica? ¿Quiénes fueron sus enemigos? ¿Qué estrategias  le permitieron llegar al poder? ¿Cuál era, en definitiva, su proyecto para Venezuela?

Estas son algunas de las interrogantes que los lectores cubanos podrán responderse al finalizar “Hugo Chávez. Mi primera vida”, un texto del escritor, periodista y doctor en semiología franco-español Ignacio Ramonet que llega a nuestro país bajo el sello de la Editorial “José Martí”.

Las íntimas conversaciones entre el presidente Hugo Chávez y Ramonet, a lo largo de tres años, alimentaron las páginas que hoy llegan a nuestras manos. “Hugo Chávez. Mi primera vida” es un volumen de casi 700 cuartillas donde nos desvelan las partes menos conocidas de la biografía del fundador de la Revolución Bolivariana: el “Chávez antes de Chávez”, ha subrayado Ramonet, o sea, su “primera vida”, una síntesis documentada desde su nacimiento en Sabaneta de Barinas en 1954, hasta su triunfo presidencial en 1999.

Alejado de las polémicas fáciles, este es un testimonio para la historia; un apasionante autorretrato que nos acerca no solo al Comandante y al líder carismático, sino al ser humano que fue, con su complejidad, su temperamento, su creatividad, su sensibilidad y su inmensa humanidad.

Narradas por el propio Chávez, las abundantes informaciones de estas memorias traen pasajes inéditos de la vida del arañero de Sabaneta, fruto de decenas de horas de diálogos en las situaciones más inverosímiles: desde la comodidad austera de las habitaciones de Chávez en el Palacio de Miraflores, al sopor intenso de los Llanos venezolanos, o las jornadas de trabajo en las que el único momento de conversación era mientras el presidente manejaba su auto de un acto a otro y el autor iba de copiloto tomando notas.

Este libro –exquisitamente editado y corregido por Jorge Fernández Era, de la Editorial “José Martí”– tiene el valor del testimonio de primera mano, recogido con celo por Ramonet con su pequeña grabadora en más de un 90 por ciento, y otras, apelando a una memoria prodigiosa y cientos de líneas de notas que le permitieron reconstruir con detalles las conversaciones con un Chávez que se tomó el trabajo de este material con el celo de un cronista de su tiempo, pues antes de cada encuentro le pedía a sus colaboradores libros, periódicos, resúmenes históricos de cada época que luego mezclaba con sus recuerdos para ponernos en contexto.

Hugo Chávez. Mi primera vida” llega como un regalo de Chávez al pueblo de Cuba en su 60 cumpleaños. Este es un libro imprescindible para comprender quién fue Hugo, el hombre que pasó del total anonimato a ser expresión de ese pueblo maniatado que sacudió a Venezuela el 4 de febrero de 1992; todas historias que ayudan a comprender cómo se formó su personalidad.

Es este un texto que promete el disfrute como la más amena de las novelas o los libros de aventuras; se mezclan los pasajes infantiles de la vida de Chávez, la ternura de la mama Rosa, su abuela, con los días en la Academia Militar o el terror de los años duros de la persecución a los movimientos insurgentes en Venezuela.

Una vez más Hugo Chávez nos habla de un ser que recuerda todo lo bueno y todo lo malo de su pasado, de quienes forjaron su carácter, de sus frustraciones más grandes, pero que no deja de hacernos reír con pasajes hilarantes de su vida y que “revela su fin más alto como gobernante cuando declara: nuestro objetivo es que la gente viva de manera plenamente humana, con dignidad, con decoro. La felicidad es el objetivo supremo de la política”, ha señalado el editor de la obra.

“Cómo se fabricó Chávez” fue definido por Ramonet como “Mi primera vida”, pues se propuso mostrarle al lector de dónde salió este ser excepcional que la izquierda del mundo –salvo Fidel– veía con recelo en los ’90, tildándolo como un “militar golpista” y que revolucionó la vida política y social no solo del continente, sino del mundo entero.

El libro está dividido en tres partes que ponen al lector en situación: Infancia y adolescencia (1954-1971), De cuartel en cuartel (1971-1982) y Rumbo al poder (1982-1998). Ramonet detalla que “comenzadas en abril de 2008 en el corazón de los Llanos (…) nuestras sesiones de trabajo se habían prolongado durante 3 años. (…) Este presidente afectivo, nostálgico y sentimental, había intentado  reproducir la atmósfera visual, sonora e incluso olfativa de la casa-huerto de su niñez en Sabaneta”.

El texto recoge un plegable de fotos inéditas –algunas en exclusiva para esta edición– que descubren la línea del tiempo en la vida de Chávez. La portada de la edición cubana fue ilustrada con una excelente instantánea de Ismael Francisco González, fotorreportero cubano, bendecido por las circunstancias del tiempo y la calidad de su encuadre visual, que nos deja ver un primer plano del rostro de un Chávez enigmático, entre pensativo y soñador, desafío para el chavismo.

Es esta, pues, una invitación a la lectura, para disfrutar del Chávez de antes de Chávez, ahora que los calores del verano incitan al cobijo en la sombra y el sano esparcimiento.

FRAGMENTOS DE "MI PRIMERA VIDA"

Capítulo 14. “La cárcel fecunda”

—¿Cuál es su concepto de la Revolución?

—Pienso que una revolución debe ser algo muy práctico. Uno de los errores que se cometieron en muchos intentos revolucionarios del pasado es que se quedaron en lo teórico. Le dieron excesiva importancia a la elaboración teórica y muy poca a la dimensión práctica. Y yo creo que una revolución requiere sin duda un gran esfuerzo dialéctico de teoría, pero también de praxis. Es más, mi convicción  es que la praxis, definitivamente,  es lo que hace o no hace que una revolución lo sea de verdad. Es la praxis transformadora  la que cambia una realidad. Por lo menos es lo que estamos experimentando aquí, en Venezuela, desde 1999.

—¿Qué es el socialismo para usted?

—Rómulo Gallego escribió: “Llanura venezolana, toda horizontes como la esperanza, toda caminos como la voluntad”. Para mí, el socialismo es como la llanura venezolana: todo un horizonte, todo un camino, como nuestra voluntad, como nuestro empeño. Y añado: el socialismo debe ser invención nuestra.

—¿En qué sentido?

—En el sentido de que hay –la historia lo demuestra– muchos socialismo y que Venezuela y la sociedad venezolana poseen muchas características muy singulares. No queremos aplicar dogmas concebidos para otras situaciones, en otros contextos. Lo que estamos inventando –aquí y ahora– es el modo de encajar las dos cosas: un socialismo de nuevo cuño por una parte, y por la otra una sociedad venezolana en plena mutación. Encajarlos de manera dialéctica para que el uno vaya modificando a la otra, y recíprocamente. Esa doble transformación, que está en marcha, es lo que llamamos Revolución Bolivariana.


Compartir

Jorge Legañoa Alonso

Periodista. Graduado de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana en el 2007.

Se han publicado 1 comentarios


Efraín Rolando Astete Choque desde FB
 30/7/14 16:06

 Leyendo a Chávez y Fidel encontramos las claves de la política actual, asimismo un estilo de hacer política.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos