jueves, 23 de mayo de 2024

Ecuador: elecciones presidenciales

Mientras continúan las denuncias sobre las amenazas contra Rafael Correa, el Movimiento Alianza País afianza su campaña en ganar la mayoría en el Congreso Nacional para radicalizar la Revolución Ciudadana...

Clara Lídice Valenzuela García en Exclusivo 19/01/2013
0 comentarios
Rafael Correa Campaña
Rafael Correa Campaña

La reelección del presidente ecuatoriano Rafael Correa es un hecho, si se concretan el próximo día 17 los números de las encuestas. El objetivo de la campaña electoral del candidato del Movimiento Alianza País se centra, por tanto, en alcanzar una mayoría en el Congreso Nacional, mientras flotan en el aire las amenazas de la derecha y la reacción internacional contra el mandatario.

Las encuestas de este viernes siguen dando un amplia ventaja al Correa –ahora en receso en el cargo para dedicarse a la batalla comicial- con un 49 por ciento de intenciones de voto y más de 30 puntos de ventaja sobre su rival más cercano. Ello equivale a que ya se le puede considerar victorioso en la primera vuelta.

En Ecuador, asume el Palacio de Carondelet en la primer ronda quien obtenga más de la mitad más uno de los votos válidos, o más de un 40 por ciento de las boletas, con un 10 por ciento por encima de su más cercano rival.

Una investigación de la empresa Market realizada hasta el pasado día 10, arrojó que el candidato más próximo a Correa y su vice, el ingeniero Jorge Glas, el banquero Guillermo Lasso, del Partido CREO, posee 18 por ciento de intención de voto. Más alejado aparece el exmandatario Lucio Gutiérrez, de la Sociedad Patriótica, con 12 por ciento. Los restantes participantes –son ocho binomios- carecen de oportunidades.

Visto así, parecería que el camino de Correa está exento de peligros en su retorno hacia la Primera Magistratura.No. La derecha interna ecuatoriana, apoyada por la reacción internacional, pretende evitar a toda costa la radicalización de la Revolución ciudadana que se realizaría en el venidero mandato presidencial.

Una de las primeras medidas adoptadas por el gobierno de Correa cuando asumió en el 2007 fue retirar del territorio nacional la base estadounidense de Manta, lo cual significó en aquellos momentos un golpe al imperio, que se vanagloriaba de instalar otros siete puestos militares en la vecina Colombia. No puede olvidarse que el derechista Uribe actuó de manera descarada contra Correa, al tratar de inculparlo en inexistentes relaciones con las guerrillera Fuerza Armada de Colombia-Ejército del Pueblo, luego de asesinar a mansalva, en la selva ecuatoriana, al canciller de esa organización, Raúl Reyesy varios compañeros y civiles.

También la oligarquía interna apoyada desde el exterior pretendió destituir al Mandatario con un golpe policial en el 2011, secuestrándolo en un hospital del que fue rescatado por fuerzas leales del Ejército Nacional. Puede decirse que los opositores ala Revolución Ciudadanaurden continuos planes para tratar de eliminar a Correa, incluso más después de que su país dio asilo al periodista austriaco Julián Assange –fundador de Wikileaks- en su embajada del Reino Unido, donde aún permanece después de varios meses por la negativa del país europeo de otorgarlo salvoconducto de salida.

Hace pocos días, el periodista chileno Patricio Merym ratificó quela Agencia Centralde Inteligencia (CIA), de Estados Unidos, estaría financiando una campaña para impedir la reelección de Correa. “Tenemos la certeza de que en Ecuador se está utilizando la estrategia Irán-Contras, como en México”, explicó Merym al diario ecuatoriano El Telégrafo, en el que brindó información detallada de los planes dela CIA, que contemplan incluso la posibilidad de un magnicidio, amén de falsas denuncias que lo involucrarían con la droga procedente de Bolivia.

Esas denuncias se unen a las del embajador británico en Urbekistán Graig Murray, quien acusó ala CIAde invertir 87 millones de dólares –casi todos fondos del Pentágono- para sustentar la oposición al Dignatario en la etapa electoral y chantajear a medios y funcionarios oficiales.

Mientras, la oligarquía interna –que se sabe derrotada- trabaja fuertemente para evitar que el Movimiento Alianza País alcance la mayoría en el Congreso Nacional, de 137 diputados, ahora en sus manos, lo que ha impedido al gobierno izquierdista llevar adelante importantes programas por el freno puesto por los legisladores.

En ese sentido, Correa dijo hace pocos días en el programa Telerama que se puede gobernar con una Asamblea en contra, “pero ha habido que hacer concesiones en algunas leyes porque todos quieren dejar su impronta”. Leyes fundamentales para la nación, como el Código Penal, la de Seguridad, la del Tierra, Uso del agua, Código Penal, Cultura y Comunicación y la de Seguridad Social para todos los ciudadanos, están bloqueadas por los opositores en el órgano legislativo.

Los resultados que se esperan en las elecciones marcarán una diferencia al respecto, pues las encuestadoras consideran que la coalición oficialista se alzará con las dos terceras partes enla Asamblea Nacional, (69 escaños) lo cual permitirá –tal como anunció el Mandatario- una radicalización de las propuestas de la Revolución Ciudadana.

Durante la reciente celebración del sexto aniversario de la Revolucióneste mes, Correa insistió en  “defender lo conseguido y sostener los cambios porque los logros no pueden tener marcha atrás”. Uno de ellos es la disminución de los índices de pobreza, que por primera vez se ubican en nueve por ciento, por lo que se considera a Ecuador por la Comisión Económica para América Latina como el tercer país de menos desigualdad en la región.

Cifras oficiales indican que en estos últimos años “se terminó con el yugo deuda externa, eliminó la tercerización  y se generó un salario digno de más de 300 dólares que permite acceder a la canasta básica de alimentos por primera vez”.

Ecuador es uno de los pocos países, a nivel mundial, que logró concretar con anticipación la mayoría de las Metas del Milenio dela ONU–indicadas para el 2015-. La Revolución Ciudadanase propone, en su segunda etapa, la erradicación absoluta de la pobreza en el país.

De una población de 14 millones 483 mil  499 personas, están convocadas a las urnas 11 millones 166 mil 478, entre ellos un alto número de jóvenes que votarán por primera vez.


Compartir

Clara Lídice Valenzuela García

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos