sábado, 18 de mayo de 2024

Dilma Rousseff sale de la Presidencia por golpe de Estado derechista

Con 55 votos a favor 22 en contra, se concretó el golpe parlamentario contra Dilma Rousseff, quien será reemplazada por el vicepresidente Michel Temer...

Clara Lídice Valenzuela García en Exclusivo 12/05/2016
4 comentarios

El senado de Brasil, cuyo jefe Renán Calheiros pertenece al opositor Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), nacido durante la dictadura militar, estimó procedente esta madrugada un juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff en un golpe de Estado parlamentario orquestado por la derecha nacional.

Desde horas de la mañana, la Cámara Alta inició los debates de rigor durante unas 20 horas que dieron paso a la suspensión de Rousseff, una ex guerrillera calificada como mujer de altos valores éticos, jefa de gobierno electa de manera democrática en dos mandatos, el último de ellos iniciado en enero del 2015 con el amparo de 54 millones de votos.

La votación favoreció la impugnación por  55 votos a favor, 22 en contra, y  una abstención de 81 miembros del cuerpo colegiado. Hubo 78 presentes..

Este sería el segundo juicio de destitución en Brasil desde el fin del régimen militar (1964-85). El primero le costó el cargo al presidente liberal Fernando Collor en 1992.

La mandataria se dirigirá a la nación este jueves a las 10: 00 hora local de Brasilia (13H00 GMT). ousseff dejará hoy el Palacio del Planalto (sede del gobierno) y se dirigirá al Palacio de Alvorada, la residencia oficial, desde donde preparará su defensa, informó Telesur.

Con el telón de fondo de una intensa confusión política en el orden institucional, los senadores esperaron dos horas un negativo pronunciamiento del Supremo Tribunal Federal,  tras el recurso presentado por el abogado de la Unión, José Eduardo Cardozo, que echaría por tierra el proceso iniciado en la Cámara de los Diputados el pasado 3 de abril bajo falsas acusaciones.

Pasados los 180 días de investigación, el Senado hará firme o no la destitución, o archivará el proceso, lo que parece muy improbable, dados los intereses políticos que rodean este golpe de Estado que forma parte del proceso de reversión política de la región hacia la derecha impulsado por Estados Unidos.

La Mandataria de 68 años, representante del Partido de los Trabajadores (PT), fundado por los obreros de Sao Paulo liderados por el exmandatario Luiz Inacio Lula da Silva, será investigada ahora por delito de responsabilidad, ya que la acusación estuvo basada en el uso de fondos estatales para los programas sociales sin que fueran trasladados por el Tesoro.

El llamado “pedaleo” financiero es una operación común realizada por los gobiernos para adelantar algunos procesos de inversiones, sin que ello constituya delito de responsabilidad fiscal, pues no hay desvío de dinero.

Rousseff fue atacada de diversas maneras –y en especial por los medios de comunicación propiedad de la oligarquía, como la red O Globo- desde hace más de un año, cuando los grandes capitales nacionales se sintieron afectados por la crisis económica derivada de los vaivenes capitalistas a nivel mundial.

Para los consorcios brasileños, que apoyaban al gobierno del PT desde la asunción de Luiz Inacio Lula da Silva 12 años atrás, el viraje de la economía y la postura de la Presidenta de no lesionar los programas a favor de los pobres, resultó una ecuación sin solución. Ahí comenzó la fractura con el PMDB y otros supuestos aliados políticos.

La ruptura del PMDB el pasado 29 de marzo – que dominaba la jefatura de la Cámara de Diputados –el corrupto y ya destituido Eduardo Cunha y el Senado con Calheiros- fue el comienzo del fin, ya que con su postura la organización política dejó en libertad a sus parlamentarios de votar contra su antigua aliada.

Desde antes, el Congreso Nacional se convirtió en uno de los principales enemigos del Ejecutivo, pues puso obstáculo a las leyes enviadas –como la de una reforma agraria profunda- lo que no solo causó malestar en diversos sectores populares, sino que dejaban a Rousseff en una aparente posición de debilidad política.

Para analistas, es incierto el futuro del país, a pesar de que triunfara el complot de los grandes consorcios que usaron al PMDB como palanca para deshacerse de un gobierno progresista, de reconocido liderazgo en América Latina y a nivel mundial, para poner en su lugar otro de carácter neoliberal encabezado por el traidor Michel Temer, vicepresidente del país y aliado de Rousseff en sus dos mandatos hasta el pasado marzo.

Los movimientos políticos y sociales, en los que se incluyen sindicalistas, estudiantes, sectores poderosos como el bancario y el petrolero, anunciaron que no aceptaran a Temer, de 75 años, y reconocido como un viejo politiquero cuyo partido fue formado durante la dictadura militar (1964-1985) como una contraparte “democrática” en aquel período llamado “los años del plomo”.

Anoche, centenares de fluminenses acamparon en la plaza Cinelandia, en el centro de Río Janeiro, en rechazo al golpismo y la asunción de Temer, al que califican de “carajé”(caimán) de la vieja clase política apegada a los militares.

Luego del desalojo de la Policía Federal, fueron los bancarios y los petroleros –amenazados por la venta a una compañía estadounidense del mayor pozo de crudo encontrado, y la estatal Petrobrás-, los que tomaron esta mañana las calles de la vecina Sao Paulo, la mayor urbe del país.

Mientras, en Brasilia hubo otra gran concentración durante el día frente al Palacio de Planalto, la sede del gobierno, en espera de los resultados del voto senatorial y en rechazo a la presencia de Temer, quien se mantendría hasta el 1 de enero de 2019.

Temer, considerado un socio de los grandes capitales, es también un incondicional de la derecha venezolana. El pasado año formó parte de una comitiva que sin aprobación de la Presidenta se trasladó a Venezuela en 2015 para entrevistarse con los opositores encarcelados en ese país por instigar o cometer acciones violentas contra la población en febrero del 2014, que dejaron un saldo de 43 muertos y 800 heridos.

Al PMDB, a pesar de ser el de mayor militancia en Brasil, le resulta imposible gobernar en solitario por sus desacuerdos internos, por lo que en las actuales circunstancias deberá aliarse al histórico enemigo del PT, el también derechista Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que perdió las presidenciales en las cuatro últimos comicios frente a los candidatos petitstas.

El líder del PMDB adoptó una postura tan descarada que aun cuando se desconocían los resultados del proceso, ya estaba indagando en la clase política de derecha para integrar un nuevo gobierno de corte neoliberal, que satisfaga las exigencias de los grandes capitales nacionales y el reconocido promotor de estos golpes: Estados Unidos.

Quizás Temer, si no le conviene a la derecha brasileña o la presión popular es muy fuerte, pueda durar poco tiempo en el cargo. Este político que tanto gusta del poder enfrenta acusaciones de ilegalidades en sus funciones, en tanto al menos 100 de sus diputados en el Congreso Nacional enfrentan cargos de corrupción y otros 43 ya son investigados.

A pesar de ser uno de los mayores partidos de Brasil. el PMDB prioriza las elecciones de alcaldes, gobiernos estatales y congresistas, ya que nunca ha tenido un liderazgo nacional fuerte, lo que le impide presentarse con un candidato a las presidenciales desde 1994, cuando ganó apenas el cuatro por ciento de los votos.

De la única manera que Temer se sentará en el sillón presidencial es mediante un golpe de Estado, pues jamás lo lograría por las urnas. Y cuidado.


Compartir

Clara Lídice Valenzuela García

Periodista

Se han publicado 4 comentarios


leida
 16/5/16 10:55

La democracia es asi, nadie es intocable ni imprescindible y se hace lo que decida la mayoria.

Juvêncio Castro
 12/5/16 21:32

Corrigindo, o partido político vinculado ao regime militar era a ARENA, o MDB era oposição aos militares.

 

Kmelot
 12/5/16 13:07

espero que en estos 180 dias dilma pruebe que no es culpable y que todo ha sido un intento de golpe, asi retomaria el poder, de lo contrario pasara a la historia como una corrupta mas y daria un pesimo ejemplo para la izquierda latinoamericana.

Thiago de Lemes
 20/5/16 14:53

Ela é um péssimo exemplo pra tudo.

76

Deja tu comentario

Condición de protección de datos