jueves, 23 de mayo de 2024

Cuba, que sigue amaneciendo después de Obama

No existe un antes y un después de esta visita para nuestra historia y no es el parteaguas que algunos se adelantan en decir...

Leticia Martínez Hernández en Exclusivo 23/03/2016
14 comentarios
Cuba y su vida cotidiana
Cuba no necesitaba que el presidente de Estados Unidos la convocara a optar por sus jóvenes. (Fernando Medina Fernández / Cubahora)

Cerca de las cuatro de la tarde de este martes, el Air Force One —la llamada Casa Blanca hecha avión— despegó del aeropuerto internacional José Martí. Con un ruido ensordecedor se fue empequeñeciendo en el cielo de esta Isla uno de los mayores emblemas de la presidencia estadounidense. Mientras, en la pista, el presidente cubano Raúl Castro Ruz, tras acompañar a Barack Obama a la escalerilla de la nave, esperó, como hace cada vez que acude a despedir a sus invitados, hasta que las nubes borraron los 370 metros cuadrados  del Boeing 747-200B.

Terminaban así las casi 48 horas que permaneció el mandatario estadounidense en Cuba, esa tierra prohibida con la que ahora se construyen todos los puentes y que lo recibió en total calma, sin alarmas, ni estados de emergencias o molestias, más allá de los inconvenientes por el cierre elemental de alguna que otra calle.

Para algunos resultó una eternidad la estancia, para otros un chasquido de dedos. Lo cierto es que esta visita removió el piso de muchos, porque desde su anuncio, cuando se pactó para estos días de marzo justo cuando la primavera llega, se sabía que sería un torbellino implacable en el que los símbolos, las ideas, las poses, las sonrisas, los gestos… serían pensados hasta el agotamiento de la última neurona.

Y hubo actuaciones con Pánfilo, nuestro viejito con libreta de abastecimiento; flores para las damas que acompañaron a Obama en su viaje; un paseo bajo lluvia por La Habana Vieja; solomillo en la paladar San Cristóbal; ofrendas y muchas citas martianas;  fotos con el emblemático Che de la Plaza; apretones de manos y acordes del himno nacional de Estados Unidos en el mismísimo Palacio de la Revolución; exigencias de un lado, reclamos del otro; periodistas que como repetidores de señal volvieron a preguntar por presos políticos; también mambo con los Faíldes en la noche de la cena oficial; mensajes variopintos al pueblo cubano desde espectaculares teleprompters de cristal; un juego de pelota conciliador con marcador no tan apabullante; hasta el paseo final de la Bestia por las calles habaneras y el adiós.

Dos días de muchos titulares, en los que los ojos del mundo volvieron a posarse en este chispazo de tierra en el mar. Pero a las cuatro de la tarde del martes, Obama, como vino, se fue. Y aunque se presentó como el mesías, como el rey mago que trajo bajo la manga todas las soluciones (así pareció en su encuentro con los emprendedores), a Cuba le siguen doliendo las mismas heridas, continúa sonriendo con sus alegrías de siempre, también con las nuevas, y tiene frente a sí los mismos retos que la desafían desde mucho antes de que Obama soñara siquiera con tocar tierra cubana algún día.

No existe un antes y un después de esta visita para nuestra historia. No es el parteaguas que algunos se adelantan en decir. Es importante, determinante, eso sí, para el proceso de normalización de relaciones entre ambos países, tema que tampoco es el centro de la agenda cubana ahora en actualización.

Cuba no necesitaba que el presidente de Estados Unidos la convocara a optar por sus jóvenes. Cuba no necesitaba que la emplazaran a olvidar su historia, menos que le recordaran sus carencias, muchas de ellas causadas por un bloqueo que la ha obligado a la supervivencia. Cuba no precisaba que le hablaran del dolor de sus familias separadas, cuando convive con esa pena días tras días. Y no sonó a chiste el hecho de que “los cubanos la inventamos del aire”, ¿acaso no hemos sido obligados a ello?

Amanece en La Habana un día después de Obama. Se escuchan desde ya algunos titulares desde el Cono Sur, desde esa Argentina irreverente que ahora recibe al presidente del país más poderoso del planeta. Mientras tanto, a Cuba vuelve la calma, retornan los mismos temas a los noticiarios, los miles de periodistas que por aquí pasaron regresan a sus rutinas y la mayor preocupación de mi barrio vuelve a ser la fumigación contra el Aedes que toca de nuevo este miércoles.

Pero, si decidiera quedarme con una imagen de estos días sería sin dudas con la algarabía del Latinoamericano, mientras suena el estribillo de “Me dicen Cuba” y cientos de palomas colman el cielo. Esa es la Cuba que trascenderá a Obama y su viaje.


Compartir

Leticia Martínez Hernández

Madre y periodista, ambas profesiones a tiempo completo...

Se han publicado 14 comentarios


Leticia
 28/3/16 14:45

Leamos a Fidel con su Hermano Obama...

Miriam Ruiz García
 25/3/16 15:23

Pobres de los que creen en las palabras de Obama, allá ellos, el imperialismo que él representa no cambian sus objetivos y esto no es nuevo para nadie porque lo han dicho publícamente.

Nuestro pueblo, la mayoria que apoya la REVOLUCIÓN, beneficiarios de todos los derechos de los que disfrutamos, que son por los luchan en el mundo, inclusive en el país que Obama representa, no nos dejamos engañar por sus sonrisitas y alguna que otras palabras que pudieran parecer sinceras, creibles si no fueran pronunciadas por el señor de la guerra, queremos relaciones pero no a cambio de vender nuestra dignidad, y mucho menos a regresar al capitalismo salvaje, donde unos pocos tienen de todo y otros muy poco o nada, tenemos muchas carencias, muchas precisamente por el genocida bloqueo, pero de la pobreza se sale de la indignidad no

carlosvaradero
 25/3/16 10:10

Alguien hablò de "Olvidar"???????....señores no pongan ustedes frases que los foristas nunca han mencionado...eso sòlo lo tienen ustedes en sus mentes, no he visto en ningùn momento decir a nadie olvidar lo que ha pasado este pueblo con el bloqueo y todo lo que de èl se deriva...para nada...se trata de seguir adelante....de llevar una relaciòn basada en el respeto mutuo...què hay de malo en eso???

Viet Nam un heroico pueblo del asia fuè atacado, casi borrado de la faz de la tierra por los vecinos del norte y hoy mantienen relaciones....seamos inteligentes...si quienes màs necesitamos de los amèricanos somos nosotros...al menos eso es lo que siempre se ha dicho , por su cercania, por las familias etc...como es posible que ahora se cambie de tono...no entiendo nada..

Siempre va a haber quien va a querer que existan muros....otros vamos a querer que siempre existan puertas!!..yo entro dentro de estos ùltimos!

Alejandro
 24/3/16 22:08

Es penoso y bochornoso leer y entender de la manera que piensa mucha gente todavía cuando la máxima dirección del país ha pedido un cambio no solo externo sino interno. En los de fuera pero también en los de dentro. Si quieres resultados diferentes, ACTÚA diferente. Menos mal que los que toman desiciones no piensan igual que mucha gente porque si no estuviéramos.... Obama no es el sol....claro que seguirá amaneciendo para todos...cubanos de aquí y de allá...americanos....latinoamericanos...... Y SI!!! Si hay un antes y un después de Obama, porque ha sido el único presidente que en 88 años ha intentado hacer algo DIFERENTE!! Criticado por unos, aclamado por otros...no importa....por mucho que quieran decir algunos...REVOLUCIÓN, es cambiar TODO lo que deba ser cambiado...por Cuba, el Mundo y el Socialismo...

lucho
 24/3/16 20:06

Desde luego que esta visita es historica, quedara para siempre ahi en la memoria de los que han sido testigo de este acontecimiento.desde mi punto de vista humildemente pienso que es bueno,que los pueblos vecinos lleguen a un acuerdo posible.no es hora de reproches si no de cambios de ver y construir un futuro para el pueblo.hay mucho trabajo de por medio para que nuestra generacion pueda lograr ver echo realidad.y para eso hay que trabajar mucho.esto es solo el principio de un largo camino.y digo no lo tienen  facil.muchas piedras en el  camino hay que no permitiran que las cosas se solucionen.los hay a favor y los hay en contra.y al final es el pueblo el que paga las consecuencias.y es hay en donde hay que mirar.buscar el Biniestar Social del Pueblo Cubano.es de todo el mundo sabido que el presidente Obama no lo tiene facil, pero esta preprando el camino,poniendo un granito de arena.todo lo que se reclama de una parte y de otra se pueden solucionar,es cuestion de voluntad de querer hacerlo.llevara su tiempo.....lo que importa es que se logre los objetivos .....

Paloma
 24/3/16 15:12

Magnífico artículo, joven Leticia, estoy segura que muchísimos cubanos que vivimos aquí opinamos lo mismo. No necesitamos que nos digan todo lo bueno o lo malo que podemos ser, lo que necesitamos son acciones que demuestren la existencia de una buena voluntad para entonces entender que a partir de ahora la historia puede dar un giro en favor de las buenas causas. Mientras no suceda así, entonces será más de lo mismo. !NO SEAMOS INGENUOS, LO QUE SE HA RECONOCIDO NO SON NUESTRAS NECESIDADES SINO EL FALLO DE LOS MÉTODOS UTILIZADOS PARA LOGRAR VENCERNOS!!

Ebc
 24/3/16 15:04

"Pero, si decidiera quedarme con una imagen de estos días sería sin dudas con la algarabía del Latinoamericano, mientras suena el estribillo de “Me dicen Cuba” y cientos de palomas colman el cielo. Esa es la Cuba que trascenderá a Obama y su viaje".

 

ME HAGO ECO DE ESTA FRASE, TE APOYO LETICIA, YO QUISIERA CONVERTIRME EN UNA NOTA DE ESA CANCIÓN O SIMPLEMENTE SER UNA PALOMA Y VOLAR POR TODO EL MUNDO PARA TRASMITIR LA PAZ. SIMPLEMENTE SOY CUBANA, MUY ORULLOSA DE SER CUBANA Y REVOLUCIONARIA

José Alemán Mesa
 23/3/16 20:14

Hola, excelente artículo.

Mi nombre es José Alemán Mesa, estudiante de Periodismo de la Universidad de Camaguey y quisiera comunicarme con la directora Livia Reyes. Ella estuvo por Holguín el el recién finalizado Simposio de Periodismo y nos tiramos una foto juntos luego de las premiaciones del concurso. Si no le es mucha molestia les dejo mi correo para que se lo entreguen  jose.aleman@reduc.edu.cu. Me interesaría tener ese contacto del que estuvimos hablando por allá. Gracias, y sigan trabajando así, para los estudiantes significan uno de los arquetipos más apegado a lo que aspiramos. 

MIRROR
 23/3/16 16:01

Me gustó como habló Obama, siempre muy cortés, atento, modesto, además de INTELIGENTE. Es una persona diferente, ya hizo historia su visita a Cuba. No hay que olvidar nada, el pasado está siempre ahí, así como recordamos a nuestros seres queridos cuando mueren, está la historia de Cuba, pero hay que aprovechar cada oportunidad de desarrollarnos. Me encantaron lo discursos de Obama y Raúl.

Pude apreciar que Obama fue sincero cuando hablaba de Cuba y del pueblo. Además de reconocer que su política fracasó, sino quisieran no restablecieran relaciones con Cuba, pues no les hace falta, ya que su sistema capitalista no necesita tanta atención a los ciudadanos como lo hace CUBA, hay que tener claro eso. No podemos confiarnos, pero hay que reconocer que esto es un paso grande en el avance de las relaciones. Obama, gracias por venir a Cuba, eso da muestras de tus verdaderas intenciones. ERES EXCEPCIONAL, BRILLANTE, ÚNICO E INTELIGENTE.

niurka
 23/3/16 14:47

No hablen por una minoría como son ustedes ,hablen por la mayoría que es el pueblo ,no construyan más muros y construyan puentes para todos los cubanos

NOemí
 23/3/16 14:23

Lo que dijo Silvio Roríguez hoy en su blog: "He notado que se suele olvidar que este litigio terrible empezó porque nuestros vecinos no soportaron que decidiéramos qué hacer en nuestra propia casa. Estaban acostumbrados a que aquí se hiciera lo que ellos querían. Y haciendo bien patente su disconformidad, no sólo nos negaron el habla sino que nos hicieron la guerra.

Aquella causa nos apartó violentamente de lo que hubiera sido nuestra vida de pueblo aguerrido pero pacífico, mitad trabajador, mitad tarambana. Aquella causa nos obligó a tomarlo todo con más drama que choteo, nos mostró y nos acercó como nunca a las razones de la hormiga."

Leticia
 23/3/16 14:10

Hola Carlos, hace algunos días escuché una frase contundente: la historia no se cancela, se supera...Y tengo la impresión de que Obama nos convocó a olvidar, y fíajte que frente a él estaba Cremata, cuyo padre murió en Barbados, ¿en nombre de los nuevos tiempos, podrá olvidadar Tin su dolor? Habrá que avanzar sobre tanto pesar porque es insostenible la confrontación, pero ¿olvidar? El día que esta Isla olvide todo lo que ha pasado para llegar hasta aquí, victoriosa, entonces ese día dejaremos de ser. 

carlosvaradero
 23/3/16 11:41

Por supuesto que hay un antes y un despùes de la visita de Obama...

Veo en las redes sociales, cierto interès en los periodistas cubanos en desacreditar las palabras de Obama, muchos periodistas solo les interesa ver el lado negativo de la visita y de las palabras dichas por Obama, es como si buscaran en sus palabras las "malas intenciones".

Ahora los periodistas se hacen eco de cosas que incluso Obama no dijo...vaya!!...

A mi modo de ver Obama tuvo un discurso BRILLANTE Y GENIAL...muy inteligente el Sr por cierto....

Què esperaban algunos?...si incluso pidiò hasta perdòn por el daño causado por el bloqueo al pueblo cubano....reconociò que la polìtica hostil de EU hacia Cuba habia sido un fracazo, que està haciendo lo posible por levantar el bloqueo, en fin...y aùn asi siguen viendo mal sus palabras...

Señores borron y cuenta nueva no quiere decir olvidar el pasado...sencillamente mirar adelante y seguir...o nos vamos a pasar toda la vida en lo mismo!!....

El destino de cuba sòlo le pertenece a los cubanos...segùn Obama....pero pensando como piensan algunos, de veras estamos bien jodidos!!

Gracias!!

Jorge
 23/3/16 13:59

Con todo respeto, carlosvaradero. Esta autora no dice que el discurso no haya sido correctamente mesurado e intencionalmente dibujado. Eso lo hacen todos los grandes políticos del mundo y Obama no es la excepción. Lo que pide la autora es que no perdamos la capacidad para poner las cosas en su justo medio y sí coincido con ello en que esto no es un parteaguas para la vida del cubano de a pie. Tampoco debemos olvidar, porque es muy peligroso. Que venga en son de buena voluntad y nos diga cosas lindas, perfecto, pero la confianza hay que ganársela. Ya se fue la bestia, ya se fue Obama con sus frases lindas y bien medidas, su séquito más grande que la del emperador Julio César... Ya nos divertimos porque los cubanos somo así, de farándula...ya quisimos saber de todo y en honor a la verdad, esta revista incluso ha dado muestra que ha cubierto todos los sucesos con buen balance. Pero no, no puede ser borrón y cuenta nueva. Mejor, construyamos un nuevo puente pero para ello, demuestre EE.UU que podemos de una vez y por todas creer en sus palabras...aunque nos encanten como serpientes.

113

Deja tu comentario

Condición de protección de datos