miércoles, 22 de mayo de 2024

Con proyectos renovadores, la CELAC inicia 2015 bajo presidencia de Ecuador

Los principales flagelos que azotan América Latina y El Caribe quedaron expuestos en la III Cumbre de la CELAC, pero también las soluciones para resolverlos...

Clara Lídice Valenzuela García en Exclusivo 29/01/2015
1 comentarios

En una bella mañana soleada en San José, la capital de Costa Rica, y en coincidencia con el 162 aniversario del natalicio de uno de los líderes de la unidad de los pueblos, el cubano José Martí, comenzó la III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que culmina hoy, centrada en los grandes problemas que de distinto carácter amenazan esta región de 600 millones de seres humanos, un 28% de ellos viviendo en la pobreza y la indigencia.

Este jueves, cuando se clausura, y durante dos días, los 33 jefes de Estado y/o Gobierno de la Comunidad habrán analizado, con transparencia y de manera concienzuda los principales flagelos, de distinto carácter presentes en estas tierras, y la manera de solucionarlos, aún en las difíciles condiciones económicas de la región, cuyos países, en algunos casos, además, sufren la violencia de la extrema derecha internacional para destruir las conquistas populares alcanzadas.

Ante el plenario conducido por el presidente pro témpore de la Comunidad, el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, los dignatarios expusieron sus puntos de vista sobre las condiciones actuales de un continente donde impera la desigualdad social, una de las causas principales de los conglomerados de pobreza y exclusión presentes en el área.

Ello, a pesar de que América Latina y El Caribe es una región rica en recursos naturales –de los cuales históricamente ha sido despojada por los grandes imperios, ahora Estados Unidos-, con un número considerable de gobiernos revolucionarios y progresistas, pero que aún arrastran las consecuencias de décadas del sistema económico neoliberal. En otros, de distinta ideología, aún impera esa condición que ha llevado a la pobreza a millones de personas, como México, con sus Tratados de Libre Comercio con naciones hegemónicas, por citar un ejemplo.

De una u otra manera, en sus reflexiones los Mandatarios destacaron la necesidad imperiosa de que en cinco años –según dijo el nuevo presidente temporal de la organización, el ecuatoriano Rafael Correa- la región pueda ser declarada libre de pobreza, una de las formas de violencia más graves del siglo XXI.

Para ello, afirmó en su intervención, es preciso crear una fuerza científica y tecnológica puesta al servicio de las naciones de la CELAC, pues aún existen millones de personas en esta área geográfica insertos en el analfabetismo o en bajos grados de escolaridad. Correa afirmó que no se podrá alcanzar la meta del buen vivir para los seres humanos sino hay educación. Nuestra meta, apuntó, es derrotar la miseria.

Durante su intervención, el Mandatario ecuatoriano refirió que “Necesitamos mutua solidaridad, hablar claro, sin temores, porque tenemos la verdad. Basta del bloqueo criminal a Cuba que atenta contra todas las cartas de la OEA, que atenta contra la carta fundamental de la Naciones Unidas, que atenta contra el derecho internacional y contra todos los principios que en su discurso dicen sostener y defender. Basta de especuladores financieros, destacó, que quieren saquear a nuestros pueblos. Basta del colonialismo más burdo en el siglo XXI en nuestra América, todo nuestro apoyo a Argentina en su derecho soberano sobre las Islas Malvinas”.

También exhortó al cese de “guerras económicas contra países como Venezuela que nos recuerdan bastante la guerra económica de la burguesía chilena contra la de Salvador Allende cuando se dieron cuenta que no podían vencer en la urnas al ser contundentemente derrotados en marzo de 1973 en las elecciones legislativas”,

También entre los propósitos que enunció en su intervención, el Mandatario de la nación situada en el meridiano del mundo explicó que los acuerdos que se adopten, y los que ya lo fueron en reuniones similares anteriores, deben ser de cumplimiento estricto, con transparencia y medibles en el tiempo para garantizar los avances propuestos.

SOLÍS: ESTA ES LA HORA DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

Poco antes, el presidente anfitrión inauguró la III Cumbre, con la sentencia de que “es ahora y no más tarde, la hora de América Latina y el Caribe, y aseguró que “los pueblos de esta región no sólo exigen un buen gobierno, eficaz, transparente, preocupado por la preservación del ambiente y comprometido con la defensa de los derechos humanos, sino también afirmarse con una voz propia y potente en el concierto de las naciones”.

Solís puso de relieve los principios distintos de esta organización fundada en 2011 por el extinto presidente venezolano Hugo Chávez y otros líderes revolucionarios: “Diversidad en la reflexión, unidad en la acción, esta debe ser nuestra mayor fortaleza y la consigna corriente a nuestra Comunidad”.

Durante su gestión, iniciada en enero de 2014 hasta la III Cumbre, Costa Rica contribuyó a fortalecer la dimensión multilateral de la CELAC, al ejecutar modalidades de coordinación con instituciones subregionales y regionales, además de fortalecer relaciones económicas de suma importancia, como las reuniones sostenidas con China, que darán un fuerte impulso económico a los países del bloque integracionista.

En el Foro Empresarial China-CELAC celebrado en Beijing, las autoridades asiáticas informaron que destinarán unos 250 mil millones de dólares en los próximos 10 años para invertir en América Latina, con el canal interoceánico de Nicaragua como punta de lanza.

“La voz de la CELAC debe y tiene que hacerse valer en el debate internacional, aprobando nuestras experiencias para incidir en sus resultados. Lo que está en juego nos incumbe a todos: se trata de la agenda de desarrollo que orientará a la humanidad en este siglo, expresó el Mandatario durante la apertura.

CUBA EN LA III CUMBRE

Otro tema de la agenda que este miércoles captó la atención internacional fue la intervención del presidente cubano, Raúl Castro, quien se refirió a distintos tópicos de la III Cumbre, entre ellos el eventual restablecimiento de relaciones diplomáticas con Estados Unidos, anunciado en Washington y La Habana el pasado 17 de diciembre.

Raúl Castro también habló sobre la reciente liberación de los antiterroristas cubanos Ramón Labañino, Gerardo González y Antonio Guerrero, quienes cumplían altas condenas en cárceles estadounidenses por proteger a su país de las acciones de la contrarrevolución asentada en Miami. Tres hombres a los cuales calificó como un ejemplo de firmeza.

Recordó en su discurso que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reconoció el fracaso de la política exterior de las distintas administraciones en Washington durante más de 50 años, y que solo lograron aislar internacionalmente al país norteño ante la solidaridad con Cuba expresada en Naciones Unidas, y en foros internacionales. Sin embargo, precisó, el bloqueo se mantiene y debe finalizar.

Los pasos dados por la Casa Blanca, dijo, son el resultado de la lucha heroica del pueblo cubano y de la nueva época que vive la región latinoamericana y caribeña, cuyos gobiernos y pueblos han mostrado su rechazo a la política estadounidense en varias ocasiones y foros como la Organización de Naciones Unidas.

También se refirió a la presencia de Cuba en la Cumbre de las Américas, en abril próximo, que era reclamada en citas similares anteriores. Ecuador no asistió a la de Cartagena de Indias en solidaridad con Cuba, actitud que sería seguida por Nicaragua, Bolivia y Venezuela, si la isla no era invitada a la que tendrá lugar en Panamá. Una misiva cursada por el gobierno del Istmo tuvo positiva respuesta de La Habana.

En una parte de su intervención, Raúl Castro expresó que Cuba y Estados Unidos deben aprender el arte de la convivencia civilizada y el respeto a las diferencias entre ambos gobiernos, pero no se debe pretender por ellos, puntualizó, que la Isla deba renunciar a sus ideales de independencia y justicia social, ni claudicar a uno solo de sus principios, agregó.

La normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, precisó, no será posible mientras exista el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Washington contra La Habana, entre otras cuestiones.

Por su parte, el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, exhortó a sus pares de la CELAC a fortalecer voluntades que permitan la edificación de una agenda regional fuerte, inclusiva y con profundo sentido humano.

Sánchez Cerén, quien promulga en su gobierno una agenda de inclusión social, solicitó llevar adelantes proyectos unitarios que “respondan a las necesidades y realidades de nuestros países y su gente".

Este jueves, los líderes latinoamericanos y caribeños, luego del debate de dos días, suscribirán los documentos presentados por los Ministros de Relaciones Exteriores en las reuniones preparatorias, entre ellos la Declaración Final de San José y más de otros 20 documentos con igual número de temas.


Compartir

Clara Lídice Valenzuela García

Periodista

Se han publicado 1 comentarios


carlosvaradero
 29/1/15 10:10

Muy bonito y esperanzador todo...pero creo que deberia existir sòlo un canal para estos eventos politicos.

No es posible que el televidente se quede esperando su programa de turno por transmitir, retransmitir y requeteretransmitir cada uno de estos eventos que resultan cansones, cuando no es la CELAC , es Mercosur o Caricom, en fin....no es posible...la TV se hizo para entretener.

Ayer no se podia ver la programaciòn..què fatalidad!!

Deja tu comentario

Condición de protección de datos