sábado, 20 de abril de 2024

Con el escudo o sobre el escudo

Cuando esta Isla recordaba la caída infausta de Maceo, más de dos mil cubanos encontraban definitiva sepultura en su Patria...

Leticia Martínez Hernández en Exclusivo 07/12/2015
2 comentarios

Busco las imágenes porque en aquel triste tiempo solo tenía cinco años. En una, a aquel hombre firme, con uniforme, fortísimo, a cuyo lado están las urnas con los restos de sus hermanos, le corre una lágrima por la mejilla. En otra, una abuela se prende al pecho de Fidel, y este, inmenso, la abraza. Y hay otra, que sabe a puñetazos en el alma: una madre se dobla, acerca sus labios a una foto, le besa la sien a su hijo muerto y es como si el alma acabara de torcerse para siempre.

Y continúan las fotos como testigo de un día gris. Allí están las aceras colmadas de personas que quieren ver el paso de los féretros; las familias, que con las manos tomadas, pasan frente a los retratos de aquellos jóvenes convertidos en héroes; las flores que se amontonan al lado de las urnas... Todo parece triste, y lo es. Sin embargo, siento una tristeza sosegada, como cansada de llorar, como alumbrada por una cercanía, dolorosa también, pero proximidad al fin.

Así eran recibidos los 2 085 combatiente cubanos que habían muerto en el cumplimiento de misiones combativas y que el 7 de diciembre de 1989, cuando esta Isla recordaba la infausta muerte de Maceo y de su leal ayudante, encontraban definitiva sepultura. En tierras lejanas, en Angola, en Etiopía, en Nicaragua, en el Congo, se habían convertido en héroes. Hasta el cementerio más intrincado llegaron sus restos mortales, hasta el pueblito más lejano pudo recibir con honores al hijo que, con mochila al hombro, había partido a cumplir su deber.

Se le llamó Operación Tributo a ese esfuerzo sagrado de devolverle a la Patria lo que le faltaba. Contaba la prensa entonces del extraordinario trabajo hecho para identificar y preparar los cadáveres en el Cementerio de la Misión Militar Cubana en Angola, con la participación de especialistas del Instituto de Medicina Legal. Más recientemente narraba el hoy General de División de la Reserva, Orlando Almaguer Vidal, en entrevista con Radio Progreso, que “fue una enorme preocupación durante la guerra preservar, cuidar y mantener a los caídos, de ahí que haya sido uno de los eslabones más complejos no solo desde el punto de vista de su organización sino desde el punto de vista del pueblo de Cuba, de sus familiares”.

Este hombre, curtido luego de tantos años en las Fuerzas Armadas Revolucionarias, al ser interpelado sobre la significación personal de este hecho, reconoció: “Fue una experiencia muy fuerte…Fueron momentos duros. De mucha reflexión. Ver a tantos buenos combatientes sin vida golpea profundamente”.

De ellos apuntó Fidel aquella tarde: “Creía el enemigo imperialista que ocultaríamos las bajas en Angola, la misión más prolongada y compleja que cumplió ya 14 años, como si fuera una deshonra o una mancha para la Revolución. Soñaron durante mucho tiempo que fuera inútil la sangre derramada, como si pudiera morir en vano quien muere por una causa justa. Mas si solo la victoria fuese el vulgar rasero para medir el valor del sacrificio de los hombres en sus justas luchas, ellos regresaron además con la victoria. Los espartanos decían: Con el escudo o sobre el escudo. Nuestras tropas victoriosas regresaron con el escudo”.

Ninguno de ellos, ni sus familiares ─dijo entonces Fidel ─ puede quedar en el olvido, mucho menos 26 años después de aquellas calles colmadas de personas que veían aquellos féretros pasar, porque no se puede ser indiferente ante el beso de una madre en la foto de su hijo, ante la despedida infinita, ante ese dolor en el alma que aniquila para siempre. No olvidemos, nunca, que un día como hoy ellos volvieron, muertos, al abrazo de esta Patria


Compartir

Leticia Martínez Hernández

Madre y periodista, ambas profesiones a tiempo completo...

Se han publicado 2 comentarios


Reinaldo Gamez
 8/12/15 1:43

En Hora Buena Leticia...Muchas Felicidades por ese conmovedor comentario

MIKOYAN
 11/12/15 17:15

EXCELENTE ARTICULO, LASTIMA QUE NADIE COMENTE SOBRE ESTA GLORIOSA ETAPA DE LA REVOLUCION, PIENSO QUE ESTE ARTICULO SE DEBIO PUBLICAR EN TODA LA PRENSA , RADIO Y TELEVISION, GLORIA ETERNA ALOS MARTIRES DE LA PATRIA.

58

Deja tu comentario

Condición de protección de datos