miércoles, 24 de abril de 2024

CELAC: nuevas fórmulas para antiguos problemas

Hace apenas un año fue fundada la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), la expresión más acabada de la integración en esta parte del planeta...

Clara Lídice Valenzuela García en Exclusivo 22/01/2013
1 comentarios
Banderas de la CELAC en Caracas
Así Caracas se engalanó para la primera Cumbre de la CELAC.

Mientras Europa y Estados Unidos patalean en medio de la crisis global del capitalismo, América Latina y El Caribe —cuyo crecimiento y desarrollo en el 2012 fue notable con más de un tres por ciento en su conjunto— mantienen y desarrollan nuevos mecanismos integracionistas, entre los cuales la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) es la máxima expresión de una línea de pensamiento económico diferenciada de las leyes del mercado.

En coincidencia con el 160 aniversario del natalicio del Héroe Nacional de Cuba, José Martí, patriota que defendió la soberanía y la libertad de los pueblos de la región que él llamó Nuestra América, tendrá lugar en Chile la II Cumbre de la CELAC con la presencia de los jefes y jefas de gobierno y/o Estado miembros de la naciente organización.

Cuba recibirá en esa trascendental cita, que mucho dice del interés regional en la búsqueda de nuevos mecanismos intergubernamentales sin la presencia de Estados Unidos y Canadá, la presidencia pre-tempore de la CELAC, lo cual entraña un espaldarazo al gobierno de La Habana que, pese al bloqueo económico, financiero y comercial impuesto desde hace más de cinco décadas por la Casa Blanca y los últimos desastres naturales sufridos, logró un crecimiento en el 2012 de un 2,7 por ciento.

La seriedad con que Cuba implementa los Lineamientos adoptados en el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, que busca el reordenamiento de la economía y el desarrollo nacional, y su sostenido y exitoso trabajo en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) han sido pilares de la confianza que en ese país ha depositado el resto de Latinoamérica y El Caribe para impulsar el desenvolvimiento de la naciente Comunidad.

El reto es concreto. Los cimientos de la CELAC fueron echados, a iniciativa del presidente venezolano Hugo Chávez, en la Cumbre de la unidad de América Latina y el Caribe en la Playa del Carmen, en Quintana Roo, México. Luego, su constitución ocurrió en Caracas los días 2 y 3 de diciembre de 2011 con la presencia de las máximas direcciones políticas de la región, como otro paso en la liberación definitiva de la dependencia económica de Estados Unidos en que viven sumidos aún varios países de esta área geográfica.

En México, la nueva institución —la más abarcadora de su tipo— se trazó como propósito la profundización de la integración en un entorno de “solidaridad, cooperación, complementariedad y concertación política” de los 33 miembros, teniendo en cuenta las asimetrías económicas.

Durante la I Cumbre en la capital venezolana, hace dos años, los jefes y jefas de Estado y/o gobierno presentes allí expresaron su interés en la consolidación de la CELAC, para que funcione como un ente integracionista que sea la voz única de esta zona ante Estados Unidos y Europa, en el interés de lograr un avance unitario, solución de conflictos internos y la promoción del desarrollo económico sin interferencias foráneas, tomando como base su mercado interno de más de 600 000 000 de seres humanos.

En La Habana, el vicecanciller cubano Abelardo Moreno se reunió el pasado viernes con la prensa local para informar sobre las intenciones de su país en la CELAC, poco antes de viajar a Chile, donde participará en los preparativos de la II Cumbre, cuyos trabajos en conjunto abarcan del 26 al 28 de este mes.

Sin entrar en detalles, Moreno indicó que su país posee la intención de brindar su experiencia en la Comunidad como fundadora —junto a Venezuela— de la ALBA, a la que pertenecen ocho naciones de Sur, Centroamérica y El Caribe, con óptimos resultados económicos y sociales. Pueden mencionarse tres ejemplos: la fundación de la empresa grannacional PETROCARIBE, las campañas de alfabetización y la atención de la salud pública gratuita, con millones de vidas salvadas desde el 2004.

El vicetitular de Exteriores también destacó que para la presidencia cubana se impone ante todo un análisis de la cooperación que existe entre los Estados miembros de la Comunidad, y brindar un impulso a los vínculos de los diferentes mecanismos regionales, dijo, con la nueva organización.

Es propósito también, precisó, que América Latina y El Caribe sean una zona de paz y para eso trabajará Cuba.

Previo a la II Cumbre, en Santiago de Chile funcionará una reunión al más alto nivel entre CELAC y la Unión Europea, en la que por primera vez esta región se presentará como bloque.

América Latina y El Caribe se muestra ante Europa —inmersa en una gravísima crisis económica— con un producto interno bruto de aproximadamente siete billones de dólares a precios de poder adquisitivo. Esta es la tercera potencia económica a nivel mundial, el mayor productor de alimentos del mundo y el tercero mayor productor de energía eléctrica.

El fomento de gobiernos progresistas y de izquierda en varios países de poderosas economías —Brasil, Argentina y Venezuela, entre ellos— permite un crecimiento progresivo y un sistema financiero estable, con bancos pequeños, pero saneados.

Ante la CELAC y su próxima presidencia se presentan grandes retos para lograr la importante consolidación del joven mecanismo regional.

Ahora funcionan en esta zona la Unión de Naciones Suramericana (UNASUR), el Mercado Común del Sur (Mercosur), la ALBA, la Comunidad Andina de Naciones (CAN), entre otros mecanismos integracionistas con diferentes funciones, pero no excluyentes.


Compartir

Clara Lídice Valenzuela García

Periodista

Se han publicado 1 comentarios


Andres
 22/1/13 9:51

Arriba américa !!!

Deja tu comentario

Condición de protección de datos