domingo, 19 de mayo de 2024

ALBA: punta de lanza contra el ébola a nivel mundial

Acciones conjuntas para el combate al ébola en América Latina y El Caribe, sentido de la solidaridad humana y sensibilidad en la ayuda a los seres humanos patentizaron, una vez más, la misión mundial del ALBA...

Clara Lídice Valenzuela García en Exclusivo 20/10/2014
1 comentarios

La consolidación de la Alianza Bolivariana de los pueblos de América-Tratado de Comercio de los pueblos (ALBA-TCP)  como punta de lanza en la prevención y el combate al ébola en América Latina y El Caribe quedó plasmada este lunes en la Cumbre Extraordinaria de esa organización integracionista, en la que se adoptaron acuerdos de aplicación inmediata ante la emergencia sanitaria por el rebrote del virus del ébola en África.

El Salón de Protocolo de El Laguito, en el oeste de la capital cubana, sirvió de sede a la  reunión, demostrativa de la rápida movilización de los Estados miembros luego de la convocatoria de Venezuela y la aceptación de acogerla por parte de Cuba, vanguardia del continente en la lucha por detener la epidemia en tierras africanas.

Cuba es el único país del hemisferio sur  —a pesar de su delicada situación económica y el bloqueo impuesto hace 50 años por Estados Unidos-—en dar el paso al frente con el envío de especialistas de alto nivel a las naciones contagiadas, donde han fallecido más de cuatro mil personas, la mayoría pobres y carentes de recursos médicos.

En apenas unas cuatro horas, los jefes de Estado y/o gobierno del ALBA-TCP, en intervenciones concisas y evaluativas de la situación de sus naciones respecto a la grave situación sanitaria mundial, felicitaron a Cuba por su inmediata respuesta a los reclamos de ayuda de Naciones Unidas para tratar de frenar la propagación del virus.

Luego de inaugurar el evento, el presidente Raúl Castro, al igual que el ministro cubano de Salud Pública, Roberto Morales, explicaron al plenario las medidas tomadas por Cuba para no solo proteger sus fronteras, sino ayudar a los africanos con el envío de varias brigadas que trabajan directamente con los afectados por el ébola, una dolencia sin cura hasta ahora.

Morales informó que 256 colaboradores de la Brigada Internacionalista Henry Reeve —165 de ellos están ya en Sierra Leona— trabajarán en los territorios contagiados, luego de pasar cursos intensivos de preparación en diversas áreas, entre ellas de bioseguridad y manejo de uniformes especiales, entretanto se adoptan medidas locales con protocolos especiales.

El Ministro también indicó que este martes parten otros 53 facultativos y enfermeros intensivistas hacia Liberia y 38 a Guinea Conakry. También, en las naciones africanas menos afectadas, los colaboradores cubanos permanentes desarrollan programas de prevención, en tanto también viajaron especialistas para brindar asesoría.

Estos galenos y los enfermeros han cumplido misiones de este carácter en otros países en situación extrema de catástrofes y desastres naturales, como Haití y Pakistán. Todos tienen más de 15 años de experiencia.

Esta Cumbre ha sido trascendental. Hay que considerar que Estados Unidos, geográficamente próximo a tierras americanas del Sur, diagnosticó casos aislados de la dolencia, al igual que Europa. El contagio puede transmitirse por los viajeros que se trasladan desde ese país a otros de la región latinoamericana y caribeña, o sea, que el peligro es latente.

Una de las características de esta Cumbre Extraordinaria fue la consideración de los participantes de extender —como expresó Venezuela— a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), ahora bajo la presidencia de Ecuador, los acuerdos adoptados en la Declaración Final, que serán implantados de inmediato por las autoridades sanitarias.

Relevante también el carácter humanista y solidario que primó en las distintas intervenciones de los dirigentes del ALBA, una organización integracionista fundada por los presidentes Fidel Castro, de Cuba, y Hugo Chávez, de Venezuela, el 14 de diciembre del 2014, que en 10 años –por poner solo un ejemplo- organizó importantes programas sanitarios y sociales, como la Operación Milagro, gracias a la cual se han operado de la vista gratuitamente más de tres millones de personas en este hemisferio.

Para las naciones caribeñas de pequeñas economías basadas en el turismo —como plantearon varios de sus dignatarios— la idea de Venezuela de citar a este evento y la tradicional solidaridad de Cuba, elogiada también por la Organización Panamericana de la Salud y Naciones Unidas, con representantes en la Cumbre, es fundamental, pues poseen fronteras aéreas y terrestres y precisan fortalecer las medidas para impedir la entrada del virus.

Algunos de los países del ALBA carecen del personal especializado y la infraestructura imprescindible para hacerle frente a la epidemia. De ahí que fuera de suma importancia el compartir propuestas que permitirán trabajar de manera unida e integrada, con respuestas rápidas ante cualquier alarma.

Los jefes de Estado y/o Gobierno acordaron una Declaración Final en la que expresan su preocupación debido a que “los recursos internacionales requeridos para acometer acciones rápidas y eficaces para enfrentar la epidemia del ébola continúan siendo insuficientes para enfrentar lo que puede convertirse en una de las pandemias más graves en la historia de la humanidad.”

El documento de 23 puntos destaca la coordinación de esfuerzos conjuntos en la prevención y enfrentamiento al ébola, “incluida la rápida prestación y utilización de la asistencia entre nuestros países, con trabajadores sanitarios y los suministros y materiales pertinentes”.

Los participantes en la Cumbre Extraordinaria visitaron en la tarde el sitio donde se preparan los médicos y enfermeros cubanos que prestan sus servicios en África Occidental en el Instituto Pedro Kourí, en la capital cubana.


Compartir

Clara Lídice Valenzuela García

Periodista

Se han publicado 1 comentarios


dia
 21/10/14 10:53

si es bueno que se unan los pueblos en problemas y tragedias como estas

Deja tu comentario

Condición de protección de datos