martes, 29 de noviembre de 2022

ALBA: cooperación, complementariedad y solidaridad humana (+ Video)

La XIV Cumbre de esa organización integracionista se desarrolló en Caracas...

Clara Lídice Valenzuela García en Exclusivo 06/03/2017
0 comentarios
cumbre del ALBA

Humanismo, solidaridad, cooperación: tres palabras que definen a la Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América (ALBA), ideada por el presidente venezolano Hugo Chávez y que este domingo celebró en Caracas su XIV Cumbre al cumplirse cuatro años de la muerte del líder revolucionario.

La reunión de alto nivel, de carácter extraordinario, es uno de los momentos políticos más importantes de la jornada que hasta el próximo día 15 reunirá en la capital venezolana a unas 200 personalidades internacionales que participarán no solo en la cita del ALBA sino en foros, seminarios y otras acciones dedicadas al estudio del pensamiento de Chávez, uno de los líderes revolucionarios de talla universal de los siglos XX y XXI.

Me atrevería a decir que estamos en una etapa crucial de nuestra historia, en la que un retroceso a escala regional tendría impactos muy negativos para nuestros pueblos, dijo el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros durante el encuentro.

No podía suceder esta reunión de alto nivel en momento más oportuno, cuando la derecha intenta eliminar mediante diferentes tácticas a los gobiernos progresistas de la región, y por lo tanto uno de los puntos de la agenda de este día es el fortalecimiento de los procederes para contrarrestar la contrarrevolución.

Venezuela es, ahora, uno de los blancos priorizados de Estados Unidos, que incluso la considera una amenaza inusual y extraordinaria, mientras financia a una oposición que mantiene en constante defensiva al gobierno de Nicolás Maduro y el proceso revolucionario que encabezó Chávez y él heredó después en las urnas.

Tras quedar inaugurada la Cumbre, los participantes sostuvieron a puertas cerradas, durante aproximadamente cuatro horas, "una fructífera reunión" que actualizó la visión de sus gobiernos sobre la situación actual, según informó el Presidente Maduro al reiniciar la sesión pública, reseña el diario Granma.

El fortalecimiento del ALBA –que según la opinión de politólogos norteamericanos si se derrumba igualmente lo harán sus miembros- fue tema medular del encuentro en que se hizo sentir el pensamiento revolucionario del líder bolivariano.

Luego de finalizados las interveciones de los representantes de una de las delegaciones presentes en este encuentro, Delcy Rodríguez, canciller venezolana, dio lectura a la declaración de la XIV Cumbre del ALBA-TCP. Precisa Granma que del documento, el mandatario Nicolás Maduro destacó tres decisiones fundamentales: reactivar un fondo financiero para el apoyo legal y asesoría a los migrantes de Nuestra América en los Estados Unidos; acoger con fuerza la convocatoria hecha por Evo Morales, para realizar la Conferencia Mundial de los Pueblos Por un mundo sin muros hacia la ciudadanía universal; y designar como Secretario General del ALBA a David Choquehuanca, exministro de Relaciones Exteriores de la República de Bolivia.

UNA ORGANIZACIÓN DE NUEVO TIPO

Cuando el mandatario venezolano pensó en la creación de la Alianza en 2001, compartió sus ideas y recibió de inmediato el apoyo absoluto del también finado Mandatario cubano Fidel Castro, quien con su proverbial generosidad puso a disposición de la nueva entidad regional al personal especializado de la isla.

Desde 2004 en que los dos dirigentes firmaron en La Habana el documento constitutivo del nuevo ente integracionista que tiene al ser humano como su principal prioridad, la presencia del ALBA se ha extendido en numerosos países de América Latina y El Caribe, incluso de los que no son miembros.

Con la puesta en práctica de las nuevas formas colaborativas, Chávez y Fidel le dieron el puntillazo final a la denominada Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) un proyecto anexionista de Estados Unidos e impulsada entonces por el expresidente William Clinton en Miami para adueñarse de las endebles economías nacionales de la región.

El nuevo instrumento integracionista, una novedad en los procesos políticos, se enriqueció con la propuesta de los Tratados de Libre Comercio de los Pueblos (TCP), los cuales constituyen herramientas para un intercambio solidario y complementario en beneficio de las grandes masas populares.

El triunfo de Chávez en 1998 abrió nuevos canales para la unidad de América Latina y El Caribe, y él trató con las nuevas plataformas de cooperación realizar uno de los sueños más preciados del Libertador Simón Bolívar.

Como miembros plenos del ALBA aparecen Venezuela y Cuba, los fundadores, Bolivia, Antigua y Barbuda, Dominica, Ecuador, Granada, Nicaragua, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, Surinam, San Vicente y las Granadinas.

Desde su puesta en marcha, millones de latinoamericanos y caribeños han sido beneficiados de manera gratuita con los programas del ALBA, como la Operación Milagro para devolverle la visión a los aquejados de enfermedades oftalmológicas; las campañas de alfabetización,  la formación de médicos escogidos en Latinoamérica y El Caribe entre los jóvenes sin recursos en las Escuelas de Medicina de Cuba y Venezuela.

También Cuba, que es el mayor portador de personal especializado, ha enviado a miles de doctores para atender a las personas que jamás disfrutaron de la salud pública; maestros, profesores; técnicos agrícolas, forestales, de pesca; instructores de cultura y deportes.

Pero también gracias al ALBA existe Petrocaribe, otra idea de Chávez, para vender a precios solidarios el crudo a esa región dependiente del turismo y de exportaciones muy limitadas y que en el momento en que el precio del barril ascendía a 100 dólares o más, hubiesen sido insostenibles.

Desde su fundación, esa organización también ha sido una movilizadora contra quienes pretenden desmembrar América Latina, y su voz, única, ha defendido en foros internacionales la paz en la región, tal como proclamó la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), en 2014.

Al ALBA siguieron, siempre con el impulso de Chávez, la creación de la Unión de Naciones Suramericanas y la CELAC, las que mas de una vez han brindado su apoyo a gobiernos atacados por la reacción, como son Venezuela, Ecuador, Honduras y Bolivia.


Clara Lídice Valenzuela García

http://visioncubana.blogcip.cu/

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos