jueves, 1 de diciembre de 2022

Alas de Colibrí vs Águila Imperial (+Infografía)

La Cumbre de Panamá deviene escenario muy interesante. Washington se presenta aupando a sus mercenarios y Cuba lleva a sus legítimos representantes, incluidas las víctimas del terrorismo de estado y de la CIA...

Norelys Josefa Morales Aguilera en Exclusivo 09/04/2015
0 comentarios

"Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí" enseñó José Martí a los cubanos y dejó el legado para Nuestra América, distinta a la del Norte, que llamó revuelto y brutal que nos desprecia, por lo que en uno de sus monumentales ensayos, bellamente, dibujó su futuro, que es presente hoy: “Los árboles se han de poner en fila, para que no pase el gigante de las siete leguas. Es la hora del recuento, y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes."

Viene al caso que en un escrito del Apóstol de la independencia de Cuba, "Un voyage à Venezuela" (Un viaje a Venezuela), el Maestro escribió: "...se sueña con soluciones extranjeras para problemas originales;- se quieren aplicar a sentimientos absolutamente genuinos, fórmulas políticas y económicas nacidas de elementos del todo diferentes." Justo lo que propone el Águila Imperial al colibrí.

Sucede que vivimos los tiempos en que las ideas fundacionales de la independencia y soberanía de nuestras tierras, fueron delineadas por nuestros padres fundadores. Martí preclaro sintetizó: "Los que no tienen fe en su tierra son hombres de siete meses."

A los sietemesinos acude el Imperio con sus pretensiones de hegemonía, intervencionismo y distorsión de las más altas aspiraciones de las mayorías por tanto tiempo ninguneadas y que, nadie dude, han decido echar a andar.

En el caso cubano, si alguien albergaba alguna duda sobre el plan maestro del Imperio capitaneado hoy por el escurridizo y mentiroso Obama, como todos los presidentes que en Estados Unidos han sido, la llamada oposición, que es menos que contrarrevolución, porque surge y vive pagada, mercenaria de hecho, es la apuesta.

Cuando la Organización de los Estados Americanos (OEA) ejecuta el desarrollo de la VII Cumbre de Las Américas en Panamá, y por razones ocultas ha excluido a los trabajadores cubanos de la llamada sociedad civil, delineada desde Washington, habló el Águila Imperial. Como los trabajadores cubanos, desde los que pertenecen tanto a entidades estatales, más de 3 millones, como al sector privado más de 400 mil afiliados, han demostrado y probado su fidelidad a la construcción del socialismo, ¡no es legítima! y le cuelgan el sambenito de oficialista para deslegitimarla.

Entonces, tenemos infalible el ala del colibrí, que les puede decir a pecho batiente, que la Revolución dio dignidad, que los sietemesinos sienten que no se come ni engrosa bolsillos, pero hace caminar con la frente alta a los que viven de su trabajo, educan a sus hijos y los tienen sanos en una brega, dura y enaltecedora por un futuro próspero y sustentable, frente a tanta agresión artera y el despropósito de hacer caer al gobierno que les representa, por hambre y desesperación, así, con todas sus letras, pero no lo han conseguido.

Conste, que ninguna medida económica en la Isla, para sortear el bloqueo y avanzar al desarrollo, ha sido tomada por el gobierno revolucionario cubano, sin consultar y tomar en cuenta a esa clase trabajadora y su intelectualidad, artistas y estudiantes, mujeres y jóvenes, lo que ha constituido el milagro de la sobrevivencia cuando ni los más optimistas concedían el proyecto isleño la victoria sobre la mayor potencia del mundo, que desató sus poderosas armas de guerra no convencional.

Washington siempre esperó que Cuba tendría que ceder a los imperativos del capital y acabar con un sistema dócil a sus intereses. La demostración es que fracasaron, pero no han renunciado ni a un punto de sus planes, creyendo que los pretextos de derechos humanos rendirán frutos.

La Cumbre de Panamá deviene escenario muy interesante. Washington se presenta aupando a sus mercenarios y Cuba lleva a sus legítimos representes, incluidas las víctimas del terrorismo de estado y de la CIA. La hija del piloto del avión cubano explotado por órdenes de los terroristas preparados por Estados Unidos, entre quienes está Luis Posada Carriles que vive tranquilamente en Miami, reaccionó indignada de que uno de los amigos de Posada, el mercenario Guillermo Fariñas, concurra al cónclave de mano de sus pagadores, para supuestamente representar al pueblo cubano y apoyar el bloqueo criminal norteamericano.

Solo dejo ahora al lector la galería de personajes que Washington, Obama y la OEA pretenden legitimar para humillar a los cubanos, así como a otros latinoamericanos, sin acabar de comprender en su prepotencia, que son su bumerán.


Norelys Josefa Morales Aguilera

http://norelysblog.blogcip.cu/

Periodista y escritora cubana, impulsora de Blogueros y corresponsales de la Revolución


Deja tu comentario

Condición de protección de datos