lunes, 27 de mayo de 2024

Un pedazo de Rusia en Cuba (+Fotos)

No hay mejor manera en Cuba de recordar a las víctimas y a los héroes que protagonizaron la Victoria sobre el nazismo que acercarse al Mausoleo al Soldado Internacionalista Soviético…

María del Carmen Ramón en Exclusivo 08/05/2015
1 comentarios

Cuando el presidente de la Federación de Rusia, Vladimir Putin, visitó Cuba por segunda ocasión en 2014, hubo un lugar donde no pudo dejar de estar. Antes Dimiti Medvedev, presidente del Gobierno, también había aparecido en no pocos medios de comunicación recorriendo el mismo sitio de la geografía habanera. Se trata del Mausoleo al Soldado Internacionalista Soviético, lejano al centro de la capital cubana, pero de obligatoria estancia en vísperas de que se cumplan 70 años de la victoria sobre el fascismo.  

Quienes yacen en estas tumbas no tienen relación directa con la Segunda Guerra Mundial. No integran la lista de los millones de caídos y a quienes en casi todo el mundo han dedicado tumbas al soldado desconocido. Las 74 tumbas que uno encuentra en este sitio guardan restos de jóvenes rusos que murieron en Cuba debido a accidentes, mientras brindaban su solidaridad hacia nuestro archipiélago. Casi todos fueron nacidos en los años 40, cuando la guerra estaba en pleno apogeo, pero seguramente conocieron de mano de sus padres los horrores.

Justo desde la carretera está visible el Mausoleo y no dejamos de sentir que no hay mejor manera de recordar a las víctimas y a los héroes que protagonizaron la Victoria sobre el nazismo que acercarse a un sitio como este, que guarda un pedazo de Rusia en La Habana.

El poco dominio del idioma ruso nos impide leer con facilidad cada uno de los nombres inscritos en la piedra, pero los números develan que se trata de muchachos de apenas 20 años. 67 historias distintas que no llegaron a un final feliz.  Me aseguran que entre ellos había una mujer y que el tiempo ha entregado a quienes cuidan de este lugar historias tan impactantes como la visita del hijo de unos de los fallecidos, quien nunca llegó a conocer a su padre porque este murió antes de su nacimiento.

Fue el 23 de febrero de 1978, cuando se cumplía en Aniversario 60 del Ejército Rojo, cuando fue inaugurado el Monumento, por el propio General de Ejército Raúl Castro y, desde ese momento, quedó encendida la llama eterna. Delante de esta llama, fue enterrado por jóvenes de la otrora Unión Soviética un mensaje dedicado a la juventud del 2068.

Cuando se cumple un aniversario de la victoria sobre el fascismo, quizás el mejor mensaje desde Cuba sea el tributo a estos jóvenes, quienes no murieron en una guerra, pero estaban aquí para contribuir a impedir otras. Recordarlos hoy es una forma también de acercarnos a la historia del Ejército Rojo, ese que siete décadas atrás izó su bandera en el Reichstag para anunciar al mundo el fin del nazismo.


Compartir

María del Carmen Ramón

Se han publicado 1 comentarios


Yhosnel
 25/6/15 19:54

Excelente artículo pensé que era un solo soldado el que estaba ahí sepultado.Siempre me pregunté el porqué de este mausoleo.Gracias María.

Me gustaría que escribieras algunas de esas historias que son impactantes

Deja tu comentario

Condición de protección de datos