martes, 6 de diciembre de 2022

Patria, siempre nuestra

Los ideales de lucha de Antonio Maceo laten en el pueblo cubano, trascurridos 120 años de la caída en combate...

Iris Leydi Madera Iglesias en Exclusivo 07/12/2016
0 comentarios
Antonio Maceo
No hubo tristeza mayor en el campo insurrecto que la pérdida del bravo mulato, Antonio Maceo, héroe de las tres guerras por la independencia.

San Pedro ardía entre machetes y balas. Era 7 de diciembre de 1986. No hubo tristeza mayor en el campo insurrecto que la pérdida del bravo mulato,  Antonio Maceo, héroe de las tres guerras por la independencia. “A los dos minutos de ser herido, murió en mis brazos y con él cayó para siempre la bandera", escribió  así su médico personal, el doctor Zertucha,  en una carta al General Máximo Gómez.

Se equivocaba el galeno mambí. Quizás el desconcierto por la caída en combate del amigo cedió terreno al pesimismo cuando escribió esta frase. Nuestra bandera jamás caería, pues como había afirmado el hijo de Mariana Grajales: “Quien intente apoderarse de Cuba solo recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre, si no perece en la lucha.”

Hace solo unos días escuchamos nuevamente  tal sentencia en  la voz  de Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Justo cuando se cumplen 120 años de la desaparición física del Lugarteniente General del Ejército Libertador, la plaza que lleva su nombre en Santiago de Cuba, acogió la última vigilia a las cenizas  de otro Titán, Fidel  Castro Ruz. Todavía permanecen húmedas las mejillas de todo un pueblo, enérgico al llorar al líder, y dispuesto a no cejar en el afán de seguir sus ideales.

De Maceo recordamos sus dotes de jefe y hábil estratega militar, probados con creces  en la histórica protesta de Baraguá,  cuando  se negó  a pactar el fin de las hostilidades con el colonialismo español, o al llevar  con éxito la contienda a Occidente. Según apuntan fuentes  documentales, se calcula que intervino en más de 600 acciones combativas, de ellas 200 grandes combates.  No obstante, su  pensamiento político  convida  a necesarias revisitaciones y deviene también sagrado tesoro para  los pinos nuevos.

Muchísimos  cubanos, en su mayoría  jóvenes  lo confirmaron la pasada semana, cuando se hizo pequeño el habanero Memorial José  Martí, así como cada sede de barrio o municipio del país  destinado al tributo.  La enseña nacional, de rojo, blanco y azul apareció  pintada en muchos rostros. 

Dejaron sus firmas al pie del compromiso de  mantener viva la convicción de que “Revolución es sentido del momento histórico, es cambiar todo lo que debe ser cambiado (….) es igualdad  y libertad plenas…” La misma libertad que enarboló el Comandante en Jefe con este concepto el 1ro de mayo de 2000 fue el estandarte defendido a ultranza por el Titán de Bronce.

Y es que la rebeldía está sembrada inexorablemente en el espíritu de quienes habitamos en esta nación. Nadie vive ajeno a las vicisitudes, que van desde problemas macroeconómicos hasta la preocupación de las madres trabajadoras por el sustento diario de sus hijos, en una sociedad que ha sufrido  los efectos de un bloqueo económico por parte de Estados Unidos y aún se recupera de la debacle experimentada  durante el periodo especial.

Tampoco estamos cerrados a los cambios de mentalidad y formas de ejecución característicos  de  los nuevos tiempos, sin embargo, los principios de soberanía e independencia jamás serán discutibles. En este “lagarto verde con ojos de tierra y agua”, como definiera Nicolás Guillén, vibran las ganas y el coraje para preservar las victorias conquistadas por la Revolución, hoy convertidas en baluartes de nuestro sistema socialista, que, aunque perfectible, es el orgullo de todos.

Físicamente falta Fidel, pero basta su corazón para acompañar los destinos de sus once millones de hijos. Se le ha unido a Antonio Maceo en la nómina de quienes se tornan eternos en el recuerdo. Ahora más que nunca, el patriotismo de ambos, así como su ímpetu y entereza como seres humanos nos guía en el camino hacia el porvenir.


Iris Leydi Madera Iglesias


Deja tu comentario

Condición de protección de datos