viernes, 24 de mayo de 2024

El vaquerito llegó descalzo

El 30 de diciembre de 1958, hace 55 años, cayó en combate el Vaquerito, y el Che dijo: “Me han matado a cien hombres ¡y qué cien hombres!”...

Lourdes Ordeñana del Río en Exclusivo 30/12/2013
7 comentarios
El Vaquerito
El Vaquerito demostraba que la realidad y la fantasía para él no tenían fronteras determinadas.

La historia es tan conmovedora que merece volver a ser contada: Llegó descalzo, en 1957, a la Sierra Maestra. Allí se encontraban alzados Fidel Castro y sus barbudos. Celia Sánchez, la heroína que desbordó energía hasta su fallecimiento en 1980, le regaló unas botas que se ajustaron con facilidad a sus pies pequeños.

“Con los nuevos zapatos y un gran sombrero de guajiro, parecía un vaquero mexicano”, dijo de él el Che

A partir de entonces llamaron el Vaquerito a quien probablemente muy pocos conozcan por su nombre completo: Roberto Rodríguez Fernández

GESTAS INOLVIDABLES

Con solo nueve años de edad se vio obligado a realizar diversas labores agrícolas, en la finca El Mango, Sancti Spíritus, para ayudar al sustento familiar. Además, trabajó como estibador, repartidor de leche, ayudante de tipógrafo, entre otros oficios que le reportaban escasas ganancias.

Siendo ya un joven, los esbirros de Fulgencio Batista le dieron una paliza por desafecto al régimen y así creció en él la idea de marchar a la Sierra Maestra, para combatir al tirano. Hasta allí llegó y se incorporó a la guerrilla, en la que asumió con gran responsabilidad la labor de mensajero.

Después se desempeñó como soldado de la Columna 1 José Martí. Se ofreció voluntario para la invasión a Occidente que comandarían Camilo Cienfuegos y Ernesto Guevara. Este último lo tomó bajo sus órdenes en la Columna 8 Ciro Redondo.

Chistoso, imaginativo y de buen carácter, el Vaquerito transmitía optimismo a los demás combatientes durante las travesías.

En el libro Pasajes de la Guerra Revolucionaria, el Che lo valoró así:

“El Vaquerito demostraba que la realidad y la fantasía para él no tenían fronteras determinadas y los mismos hechos que su mente ágil inventaba, los realizaba en el campo de combate; su arrojo extremo se había convertido en tema de leyenda cuando llegó el final de toda aquella epopeya que él no pudo ver”.

UN VALIENTE GUERRERO

El Comandante Ernesto Guevara no solo lo incorporó a su Columna, sino que, por su valentía y audacia lo designó al frente del Pelotón Suicida, unidad de élite que lanzaba todas sus energías contra el enemigo, constituía un ejemplo de moral revolucionaria y estaba integraba por voluntarios muy bien escogidos.

El Vaquerito brilló por su arrojo durante la toma de los municipios de Cabaiguán, Fomento, Placetas, Remedios y Caibarién, en Las Villas.

El 30 de diciembre de 1958, dos días antes del triunfo de la Revolución, en la batalla de Santa Clara, cayó gravemente herido, de un balazo en la cabeza, a consecuencia del cual murió horas después. Solo tenía solo 23 años de edad.

Su pérdida, a pocas horas del triunfo rebelde, conmocionó a la tropa y especialmente al Che, quien al conocer la triste noticia, conmovido, dijo: “Me han matado a cien hombres ¡y qué cien hombres!”

“Recuerdo —testimonió también el comandante Guevara— que tenía el dolor de comunicar al pueblo de Cuba la muerte del capitán Roberto Rodríguez, el Vaquerito, pequeño de estatura y de edad, jefe del Pelotón Suicida, quien jugó con la muerte una y mil veces en lucha por la libertad”.

El Che ordenó que su cadáver fuera velado en Placetas. Allí, el pueblo liberado unos días antes le rindió homenaje pese al constante hostigamiento de las avionetas enemigas.

A 55 años de aquellos sucesos retorna la imagen de aquel joven que con su humildad y valentía se ganó el reconocimiento de su pueblo y un lugar destacado en la historia patria.

 


Compartir

Lourdes Ordeñana del Río

Se han publicado 7 comentarios


Sofia
 9/7/15 23:14

Acabó de ver la película de el Che paté l, y me ha inspirado mucho. No sólo por la historia de el Che sino la historia de cada uno de las personas que pelearon y dieron su vida por la libertad del pueblo. El Vaquerito como Camilo Cienfuegos y Che son heroes que viven en la historia de Cuba. Me inspira mucho la historia de personas como el Vaqurito, porque demuestran la cualidad del espíritu humano, la valentía, humildad, amor y solidaridad que estos guerreros admirables tenían. Es nuestro deber mantener la memoria de personas como El Vaquerito, Che, Camilo Cienfuegos y todos sus compatriotas viva, mientras nosotros sigamos hablando de ellos compartiendo historias como esta. Saludos desde Guatemala! Me gustaría saber sus opiniones.

Isis
 14/1/14 12:48

Ojala nuestros jovenes se interesaran por conocer mas de quienes hicieron LA HISTORIA DE LA REVOLUCION.

Ruben Reyes
 1/1/14 8:17

nunca ningun revolucionario caido en combate o no, sera olvidado,la historia se encarga de eso,ejemplo para ameriaca todos, saludos desde uruguay

Niurka
 31/12/13 12:47

Muy bonito que se haya recordado a un héroe tan valiente. Gloria al vaquerito.

LUIS RAFAELL GUZMAN RONDON
 31/12/13 11:48

Ese nombre esta escrito en la historia de un valiente que lucho por su patria y dio todo por ella,lo mas preciado,la vida misma para que el pueblo pueda ser feliz,viva su gloriosa lucha,vaquerito eres inspiracion de lucha.

Ariel
 30/12/13 21:47

Que grande este soldado revolucionario, un ejemplo.

CELIA
 30/12/13 13:56

¡HONOR Y GLORIA A ESTE COMBATIENTE REVOLUCIONARIO! Y QUE LA PATRIA CUBANA Y TODOS LOS PUEBLOS QUE LUCHAN POR SU INDEPENDENCIA PARAN CADA DÌA MILLONES DE "VAQUERITOS".

Deja tu comentario

Condición de protección de datos