domingo, 27 de noviembre de 2022

La unidad, tema cardinal de la familia obrera en revolución (+Infografía)

Les proponemos un resumen de los momentos más importantes vividos por los trabajadores cubanos los Primeros de mayo en la historia de la Cuba revolucionaria...

Frank Agüero Gómez en Exclusivo 30/04/2014
5 comentarios
primeros de mayo, historia

Cada Primero de Mayo, desde 1959, ha sido dedicado al acontecimiento más reciente enlazado con la clase obrera, cuyos intereses primarios y ulteriores están desde entonces intrínsicamente ligados con la supervivencia de la Patria, la Revolución y el Socialismo

Curiosamente, el último paro simbólico de los trabajadores cubanos, convocado por la CTC, ocurrió para demandar el regreso de Fidel a su cargo de Primer Ministro, renunciado por éste en febrero de 1959 ante la sostenida posición anticomunista y contrarrevolucionaria del entonces presidente provisional de la República, quien desde su alto cargo saboteaba las medidas revolucionarias de beneficio popular.

El rápido desarrollo ideológico de los trabajadores y de todo el pueblo se manifestó en las jornadas movilizativas que culminaron entonces con la concentración campesina del 26 de julio de ese año, cuando en singular plebiscito masivo, el Comandante en Jefe aceptó asumir nuevamente su responsabilidad en el Gobierno, consciente  de que solo así se garantizaban los intereses estratégicos de  la Revolución.

Ese Primero de Mayo en Revolución (1959) Fidel no estaba en Cuba, iba en tránsito hacia Argentina, para participar en la Conferencia del Comité de los 21, pero desde el avión en que sobrevolaba la Patria, días antes de la efeméride, envió un saludo a los trabajadores. Adelantó que la fecha sería conmemorada por todo el pueblo, porque la obra grande que la Patria se había  propuesto realizar sería una obra de toda la nación.

Durante el discurso de apertura del X Congreso de la Central sindical cubana, celebrado en noviembre de 1959,  en medio de duras batallas ideológicas contra los dirigentes mujalistas y otros elementos oportunistas en las filas sindicales, Fidel  expresó su convicción en que el papel dirigente en la Revolución correspondería a la  clase obrera.

“La clase obrera se convirtió en factor principal y decisivo de la vida política del país…y lo será cada vez más en los siguientes días de la Revolución”, afirmó.

Al año siguiente, luego de un desfile por la efeméride que duró más de 7 horas, en la Plaza Cívica, actual Plaza de la Revolución José Martí, el líder cubano describió con orgullo la integración en la jornada de trabajadores, campesinos, profesionales de variado perfil, milicianos, combatientes del Ejército Rebelde, todos unidos en un solo haz de pueblo.

En aquella ocasión, recordó lo que había sido el Primero de Mayo antes de 1959.

Al respecto señaló:“Y en eso consistía el primero de Mayo: una oportunidad para que los obreros desfilasen cargando cartelones, con alguna promesa de satisfacer esas o algunas de esas demandas….(…)aquellos Primero de Mayo eran, al fin y al cabo, una tomadura de pelo para los trabajadores, que al otro año tenían que volver otra vez cargando los mismos carteles con las mismas demandas.  Y cuando obtenían algo no era porque se lo otorgaban graciosamente, sino porque se lo arrebataban luchando a brazo partido a través de las huelgas y de los movimientos organizados en pos de demandas económicas”.

Ya en la Revolución, las medidas que se tomaban cada día superaban el caudal de demandas que podían hacer los sindicatos sectoriales, pues en primer lugar el Gobierno legislaba e instrumentaba acciones en beneficio de los trabajadores, bien con la creación de empleos, garantizando salarios decentes y derechos laborales, o asegurando condiciones mínimas de salud, educación, cultura, deportes y recreación para las familias humildes.    

Un año después, luego de los días gloriosos de Girón, en los que batallones de milicianos en su mayoría trabajadores, obtuvieron costosa y rápida victoria sobre la invasión mercenaria, el Comandante en Jefe reflexionó  sobre la importancia de la batalla ganada por la Revolución.

“¿Y qué habría sido de esos jóvenes artilleros, artilleros de antiaéreas o artilleros de cañones antitanques, o de cañones de largo alcance?  ¿Y qué habría sido de esos batallones, gallardos y marciales, de nuestros obreros, que bien armados, bien entrenados y ya con alguna experiencia marcharon hoy por esta plaza?  ¿Qué habría sido de los dirigentes obreros?  ¿Qué habría sido de los obreros y de los milicianos?  ¿Y qué habría sido de sus esposas, y de sus hijos, de sus hermanas, y de sus fábricas?  ¿Qué habría sido de ellos, si el imperialismo hubiese tan siquiera establecido una cabeza de playa en nuestro territorio?   “

En aquel mismo escenario de las grandes concentraciones de la Revolución, pasadas ya 14 y media horas de desfile de pueblo armado y preparado para seguir defendiendo la Patria a cualquier precio, Fidel destacó la ofrenda de sangre obrera y campesina que precedió ese Primero de Mayo:

“La sangre que se vertió allí fue sangre de obreros y de campesinos, la sangre que se vertió allí fue sangre de hijos humildes del pueblo… La sangre que se vertió allí fue sangre de explotados de ayer, de hombres libres de hoy ; la sangre que se vertió allí fue sangre humilde, sangre honrada, sangre trabajadora, sangre creadora; fue sangre de patriotas,(…) ; fue sangre de obreros que voluntaria y espontáneamente se han enrolado en el ejército de la patria”,

La unidad de la población, más allá de colores y sexos, era expresión del pueblo humilde y trabajador, reivindicado por la Revolución, que un año después se disponía a protagonizar uno de los episodios más  viriles en defensa de la soberanía de la Patria: la Crisis de Octubre.

Por eso,  este comentario del Comandante en Jefe el Primero de Mayo de 1962:

“¿Y qué es ese pueblo trabajador sino la más extraordinaria y hermosa unión, la más extraordinaria y entrañable hermandad?  ¡Rostros  de blancos y rostros de negros que se unen y se confunden en verdadera y profunda hermandad!  ¡Rostros de hombres y mujeres, de jóvenes y de adultos!  ¡Rostros de pueblo, de pueblo humilde, de pueblo trabajador!"

HABLAR CLARO A LOS TRABAJADORES

Señaló ese día que las revoluciones se hacen por hombres libres, que no quieren ser explotados, y para hombres libres, que tampoco desean seguir siendo explotados.

Fidel expresó autocríticamente que el país enfrentaba obstáculos difíciles, derivados de la aplicación de medidas de amplio beneficio social y otros factores objetivos:

“En parte es también producto de nuestras deficiencias, en parte es también producto de nuestra inexperiencia; pero en parte fundamental, en parte principal, es producto de las agresiones económicas y militares yanquis, es producto de los bloqueos yanquis, es producto de las brutales medidas tomadas contra nosotros”, afirmó.

Siempre de cara a los trabajadores, la dirección del Gobierno y en particular el máximo dirigente de la Revolución, nunca han ocultado ante el pueblo  los errores que indujeron a políticas de rectificación, tanto en la prevalencia temporal de tendencias sectarias, desviaciones de derecha e izquierda, como en alertar de los peligros externos para de conjunto asumirlos con la clase obrera al frente.

No por casualidad, sus intervenciones en ocasión de la celebración del Día Internacional de los Trabajadores eran seguidas con gran atención por la opinión pública nacional e internacional, aún en aquellos primeros años del Período Especial, cuando pocas naciones en el mundo celebraban la fecha.  

En lucha contra esos factores de carácter interno, el Primero de Mayo de 2000 el Comandante en Jefe dio a conocer el documento que sintetiza la filosofía de la  Revolución, antecedente de los acuerdos del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba para la construcción del modelo socialista cubano próspero y sostenible contenido en los lineamientos de la política económica y social del Partido y de la Revolución. 

El proceso de implementación de estos acuerdos va dirigido a crear las condiciones que permitan el incremento sostenido y sustentable del ingreso de los trabajadores estatales y a la vez preservar las conquistas sociales de la Revolución.

Como se evidenció en el recién celebrado XX Congreso de la CTC,  en estas circunstancias crece el papel del movimiento sindical cubano que deberá organizar, integrar y movilizar a los trabajadores en interés de la formación de valores laborales, patrióticos y morales,  representarlos y defender sus derechos ante la administración en un clima de exigencia mutua.

La unidad de los trabajadores, y la de estos con el Partido y los demás estamentos sociales e institucionales del Estado socialista, forma parte de una concepción política y socioeconómica que se erige desde 1959, en la cual se funden armoniosamente los intereses de clase con los de Patria, la Revolución y el Socialismo. 

   


Frank Agüero Gómez

Se han publicado 5 comentarios


Karina
 7/5/14 21:04

Señalo la importancia del recupero del 1º de mayo a partir de las intervenciones de Fidel. Celebro la unidad del pueblo cubano para defender su libertad. Sentí el calor de la humanidad, la alegría de cada jornada de trabajo, la libertad de ser libres sin importar el precio. Abrazos fraternales a los hermanos cubanos desde el sur de Argentina.

cubanita soy
 30/4/14 13:46

Harold entiendo tu señalamiento del tema de los precios pero sabes bien que mostrar los precios no va con esta tabla, y no lo digo por encubrir el aumento de precios con el paso de los años, soy cubana y sé de que hablas, sino porque este dato especificamente estaría fuera de lo que se quiere mostrar en la tabla.

Yamila Pavon Doimeadios desde FB
 30/4/14 13:41

Q hermosa mi bandera no hay una más hermosa q esa

Jesus Carrillo Bohorquez desde FB
 30/4/14 13:41

muchas felicidades a todos los trabajadores

Harold Cárdenas Lema
 30/4/14 13:00

Excelente la infografía, el tipo de datos que uno a veces busca y no encuentra en ninguna parte... solo le critico que junto al salario medio mensual de los trabajadores, no esté la tabla con los precios de los productos a lo largo del tiempo...estoy seguro que la curva también sería ascendente.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos