domingo, 2 de abril de 2023

La radio cubana y yo, y tú, y nosotros…y todos

La radio cubana debe estar en correspondencia con las necesidades actuales que genera la velocidad de la vida en estos tiempos...

Ana María Domínguez Cruz en Exclusivo 22/08/2017
0 comentarios
Radio cubana
La radio cubana, por concepto, es educativa, orientadora, entretenida y diversa.

Cuando se escucha radio y ante todo, cuando se hace radio, los pensamientos se entrecruzan de manera veloz en la mente. Cuando se oye hablar del aniversario 95 de la radio cubana, nos enorgullecemos todos porque nuestra radio fue de las pioneras en la región cuando Luis Casas Romero impulsó su emisora 2LC. Sin embargo, se mezclan las sensaciones que como oyente, consumidora, guionista, locutora, pueden coexistir en la misma persona.

Me siento feliz en el éter, siendo parte de los procesos creativos de distintos espacios, y disfrutando como parte de la audiencia de otros. Pero quiero que la radio cubana crezca más, que se nutra mas, que se parezca más a estos tiempos, a cada uno de nosotros.

Es necesario que dejemos de contemplar la radio desde el otro lado, creyéndonos que la hacen otros y que los que escuchamos solo tenemos derecho a eso y no a construirla desde nuestra visión. Urge hacer radio apropiándonos de todos los recursos y canales para eso, sin limitar nuestra imaginación a una cabina de radio, un micrófono, una consola y un guion.

La vida actual es muy rápida, y en ocasiones, podemos encontrar lo que queremos en cualquier otro circuito que no sea el propio que emerge de los medios de comunicación. Buscamos además aquello que nos despierta el interés, que es novedoso, que es atractivo, y lo demás lo desechamos. Ante esa “crueldad” en la recepción de los contenidos radiales y ante el desafío de la creación desde la emisión, la radio cubana tiene que repensarse.

No hace falta engolar una voz para que la narración de una radionovela sea funcional, ni los teléfonos deben estar ignorados en una transmisión en vivo porque el oyente también debe opinar. No basta con que difundamos la música que nos parece interesante si nos resulta indiferente lo más fresco que publican los redes, así como no es posible que un noticiero radial informe sobre el ayer, el mediodía cuando ya es tarde, y el hoy cuando ya la noticia dejo de serlo a las 10 de la ma;ana.

La radio cubana, por concepto, es educativa, orientadora, entretenida y diversa. Pero puede serlo más cuando se tiene el talento profesional a la mano y las ganas.

¿QUE OPINAMOS ALGUNOS?

La radio cubana debe modernizarse, no ser limitada, y asumirse mas allá de la voz, dándole gran valor a la visualidad. Las personas quieren todo de una vez y de inmediato, y para eso hay que emplear las redes sociales, el canal Youtube. No es posible estar divorciado del mundo tecnológico, la información puede gestionarse de manera rápida y no podemos justificarnos con el hecho de que el acceso a los recursos no sea como en otros países porque A buena hora, la revista cultural de Radio Taino, es un ejemplo de cómo sí es posible. (Magdi Puig, periodista y Community Manager)

La radio cubana es interesante porque, entre otras razones, está hecha por profesionales. Sucede que se reduce el espectro creativo, a veces, porque se rige por estatutos o normas que en estos tiempos ya son antiguos. Es necesario atemperar nuestra radio a la época actual y apropiarnos de lo que tal vez en otros espacios ha funcionado. Tener emisoras temáticas, por ejemplo, permitiría conectar a todos los públicos en sus gustos musicales, que necesariamente tienen que seguirle la pista a los espacios afines en ciertas emisoras.

Una de las principales funciones de los medios es entretener, y si ese sentido se pierde, las personas acuden a otras alternativas, como ha sucedido con el conocido “paquete”, como variante ante la programación televisiva. Cada vez se hace mas programación en vivo en emisoras internacionales con el objetivo de filmarla, y lograr que la audiencia se conecte con la radio desde lo visual. (Jorge Villa, Ingeniero en Redes y fotógrafo)

Me encanta la radio y no solo la cubana, también escucho de otros países. Hoy se vive a la carta, y la gente busca lo que le interesa. Nuestra radio defiende mucho la promoción de lo cubano, y eso es bueno. Pero los códigos que se usan como base de los programas son muy antiguos y es lamentable porque el cubano gusta de la radio y recurre entonces a otras variantes, no siempre mejores. (Agapo Martínez, licenciado en Finanzas)

Debemos diversificar más los contenidos, que sean más interesantes, que lleven una investigación detrás. Se necesita de un diseño de producción diferente, a tono con estos tiempos. Ahora hay que pensar también en la necesidad de transmitir la radio en diferentes canales. Visualizarla, interactuar con la audiencia por las redes sociales, por ejemplo, es válido.

Todo se diseña a partir de un presupuesto, y en una economía limitada como la nuestra, hay que permitir alternativas de producción autorizadas, legales y reguladas, pero que oxigenen el trabajo en la radio y no lo encadenen tanto. Así tendremos un mejor diseño de producción con mejores resultados.

La gente puede buscar y encontrar lo que quiera, a veces, antes de lo que le puedan dar los propios medios de comunicación. La manera de contar los contenidos debe cambiar. Las personas quieren identificarse más con lo que escucha, sentirlo creíble, natural, espontáneo. Los que trabajamos en la radio estamos ante una crisis porque no podemos ser frívolos pero debemos dar los contenidos interesantes y profundos de manera rápida y atractiva. (Manolo Luis, director de programas radiales)


Compartir

Ana María Domínguez Cruz

"Una periodista cubana en mi tercera década de vida, dispuesta a deslizar mis dedos por el teclado".


Deja tu comentario

Condición de protección de datos