domingo, 27 de noviembre de 2022

Julián Santana, un mambí canario

Por su activa participación en los combates, se le otorgaron las estrellas de general de brigada del Ejército Libertador...

Pedro Antonio García Fernández en Exclusivo 14/10/2012
1 comentarios
jsantana[1]

La noticia nos llegó por un cable de la Agencia de Información Nacional (AIN): se había localizado el lugar que guardaban los restos del general Julián Santana, los que se suponía extraviados, y se procedería a su traslado al Panteón de los Héroes en la ciudad de Las Tunas.

De acuerdo a diversas fuentes históricas, el destacado mambí lo inhumaron primeramente en su finca Santa Inés, y luego en el cementerio El descanso, de la localidad de Bartle, ubicada a unos 20 kilómetros al oeste de Las Tunas

Un largo proceso de investigación, que permitió comprobar la autenticidad de los restos hallados, fue emprendido por historiadores, especialistas y miembros de la Logia Masónica, de la cual fue miembro este luchador por la independencia de Cuba.

La indagación, reporta la AIN, incluyó la entrevista a familiares del oficial mambí y la consulta de documentos, algunos de ellos en poder de particulares.

En nuestras guerras de independencia, muchos combatientes de otras latitudes participaron activamente en el campo independentista y obtuvieron los máximos grados del Ejército Libertador. Uno de ellos fue el canario-cubano Julian Santana Santana.

COMBATIENTE DE LAS TRES GUERRAS

El luego general mambí nació en Tenerife, Islas Canarias, el 9 de enero de 1830. De acuerdo con algunos de sus biógrafos, era hijo de padres desconocidos y pasó su infancia y adolescencia en la Institución Benéfica Santa Ana de Las Palmas de Gran Canaria.

A los 21 años marchó a Cuba. En la isla se involucró en la sublevación separatista de Joaquín de Agüero. Con un grupo de jóvenes, enfrentó una columna española. Prisionero de los colonialistas, sufrió prisión en Las Tunas, aunque posteriormente fue liberado.

Tres días después del grito de independencia o Muerte, pronunciado por Carlos Manuel de Céspedes en el ingenio Demajagua el 10 de octubre de 1868, Santana se incorporó a la contienda, bajo las órdenes del después general mambí Ramón Ortuño Rodríguez.

En la finca El Hormiguero, el 15 de octubre de ese año, pasó a formar parte de las tropas del mayor general Vicente García. Junto con este, Santana combatió en Río Blanco (19 de abril de 1869), donde le ascendieron a teniente, y en Guanal de la Cana (16 de mayo siguiente).

Se destacó igualmente en varios de los más importantes combates de la Guerra del 68, como los de Palo Seco (2 de diciembre de 1873), Naranjo-Mojacasabe (febrero de 1874) y Las Guásimas (marzo siguiente).

El 26 de marzo de 1874 le otorgaron los grados de capitán; el 23 de febrero de 1876, los de comandante.

Cuando el 10 de febrero de 1878 el gobierno mambí firmó la capitulación del Zanjón, Santana rechazó dicho Pacto y se unió a Antonio Maceo en la Protesta de Baraguá.

Durante la Guerra Chiquita volvió a alzarse por la libertad de Cuba junto al general Francisco Varona. Aquí se contradicen los historiadores, pues mientras algunos afirman que, al terminar la contienda, marchó clandestinamente hacia Santo Domingo, otros le suponen prisionero en una cárcel de Cádiz, España.

En lo que sí todos coinciden es que en 1880 ya se hallaba en Puerto Plata, República Dominicana, y que se enroló en una expedición organizada por Antonio Maceo, la cual quedó varada en Islas Turcas y no pudo arribar a costas cubanas.

Durante la llamada tregua fecunda (1880-1895), Santana regresó a Cuba y se dedicó a su familia y a las labores agrícolas en la finca Santa Inés, en el barrio El Oriente de Las Tunas. Tuvo 13 hijos en sus tres matrimonios. Uno de ellos, Jacinto, tuvo una significativa participación en la última guerra de independencia.

En junio de 1895, a pesar de 65 años, Santana se sublevó en su zona con 112 hombres que había reclutado y armado por sus propios medios. Se incorporó con ellos a las fuerzas del general José Manuel Capote y en julio, al asumir la jefatura de una brigada, lo ascendieron a coronel.

Acompañó con su tropa a Maceo durante la Invasión de Occidente desde Mala Noche (31 de octubre de 1895) hasta cerca de la Trocha de Júcaro a Morón (28 de noviembre). El Titán le ordenó regresar a Las Tunas y mantener allí en jaque al Ejército español.

Bajo el mando del mayor general Calixto García, se destacó en los combates de Guáimaro (octubre de 1896) y Las Tunas (agosto de 1897).

Al cesar la dominación española, retornó a su finca y volvió a dedicarse a las faenas agrícolas. No quiso participar en la política ni ocupar cargos públicos durante la república neocolonial. El 12 de octubre de 1908 acudió al juzgado de la ciudad de Las Tunas para renunciar a su ciudadanía española y optar por la cubana.

Falleció en esta urbe del Oriente cubano el 31 de julio de 1931. Meses antes, sus familiares y el pueblo tunero le habían celebrado su cumpleaños 101.


Pedro Antonio García Fernández

Periodista apasionado por la investigación histórica, abierto al debate de los comentaristas.

Se han publicado 1 comentarios


Dayme aguilera santana
 31/3/17 15:13

Cuanta alegría siento al leer todo esto...........Julian santana es mi tatarabuelo........mi mama y mi abuelo me hablaban mucho de la historia de este gran hombre.........siempre he tenido curiosidad por saber de su familia de españa...........pero como vino tan joven para cuba.....y salio de un orfanato.......es muy dificil saber de esa decendencia............si alquien supiera algo.........por favor este es mi correo daymer@energonet.une.cu

Deja tu comentario

Condición de protección de datos