sábado, 20 de abril de 2024

Tras el Che y sus pasos (+Fotos)

Libros se podrían escribir sobre el tema, pero el Che vive, está vigente en Santa Clara...

Roberto Garaicoa Martínez en Exclusivo 16/06/2018
0 comentarios
El Che y sus pasos a los 90 años de su natalicio.
Entrada a Santa Clara. (Roberto Garaicoa Martínez / Cubahora)

Al llegar a Santa Clara, sentí la necesidad sin perder un minuto de ver la ruta del Che y sus combatientes en esta histórica ciudad.

Partí de inmediato a ver por vista propia ese pantano-manglar que él y sus combatientes anduvieron en extenuantes jornadas en la ofensiva para tomar dicha ciudad. Puedo imaginar el cansancio, la hambruna y la sed, así como algunas enfermedades adquiridas por el camino al presentarse ante mis ojos la belicosa geografía.

Después, me dirigí a la Loma del Capiro, fuertemente protegida por los esbirros de la tiranía. Allí se dirigió la columna invasora No. 8 Ciro Redondo y a golpe de coraje, desalojaron a los casquitos el 28 de diciembre de 1958. Desde ese momento, por la posición estratégica de dicho lugar, donde desde su cima se abarca todo Santa Clara, el Che la hace su comandancia, tomando posteriormente lo que es hoy el edificio que ocupa el Comité Provincial del Partido y sería la segunda comandancia del Ejército Rebelde.

El Che en la Loma del Capito. Foto. Roberto Garaicoa Martínez
Monumento al Che en la cima de la Loma del Capiro (Foto: Roberto Garaicoa Martínez/ Cubahora).

A partir de ahí se producen diferentes acciones. En el descarrilamiento del tren blindado, la misión de levantar las vías la recibe el hoy Comandante de la Revolución Guillermo García, y se ordena al combatiente Roberto Ruiz con un buldócer a acometer la acción.

Fiero es el encuentro, los cócteles molotov cobran una mayor importancia en la acción. Se arrebatan al enemigo los pertrechos y se hacen prisionera toda la tripulación.

Sucesivos combates se van librando en las calles, el Hotel Santa Clara, reducto de Masferristas y soldados, cae el Vaquerito, la toma de la estación de policía que se rindió sin disparar un tiro.

En fin, libros se podrían escribir sobre el tema, pero el Che vive, está vigente en Santa Clara; es rostro de pueblo y recordado con cariño por todo aquel que vivió la etapa insurreccional y que trasmite a las nuevas generaciones la imagen del Che, ese hombre que no imaginamos cumpliendo los 90 porque siempre vemos y recordamos a ese Che que con 39 años entregó su vida por la libertad de otras tierras del mundo.


Compartir

Roberto Garaicoa Martínez

Fotorreportero de Cubahora


Deja tu comentario

Condición de protección de datos