martes, 29 de noviembre de 2022

Ya llega la definición en la LSB femenina

Las guantanameras podrían ser las nuevas monarcas del principal clásico de baloncesto en Cuba...

Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne en Exclusivo 29/01/2016
0 comentarios

El sinuoso clima reta incesantemente a los habitantes del archipiélago cubano. Pero este fin de semana, además de las bajas de la temperatura, ocurrirá el cambio que conformarán en la clasificación general de la Liga Superior, clasificación femenina, los elencos de baloncesto de Guantánamo, Capitalinas, Pinar del Río y Santiago de Cuba.

Las del Guaso, ganadoras invictas en la segunda ronda de la preliminar, encontrarán este sábado a las santiagueras mientras, giraldillas y vueltabajeras ocuparán el otro espacio de la semifinal. Las triunfadoras discutirán el cetro.

Las orientales cuyo uniforme tiene el color del sol, terminaron con cuatro victorias y una amargura en la primera ronda, la que acogió su provincia. Le siguieron Capitalinas, con igual cifra, pero con marcador desfavorable en el compromiso particular. Detrás, el Pinar del Río de las campeonas defensoras, con tres victorias y dos tormentos. En los peldaños cuatro y cinco los combinados de Santiago de Cuba y Camagüey, con dos alegrías y tres adversidades. El equipo villaclareño nunca se ganó una ovación.

Las medallistas de bronce en 2015 conquistaron el derecho de reeditar o mejorar la actuación por adjudicarse una performance superior a la precedente. Lograron triunfos sobre las santiagueras con pizarra de 75 por 61 y luego superaron categóricamente a las pinareñas, campeonas defensoras, por 77 por 64; Capitalinas 64 por 59; Camagüey 88 por 81; Villa Clara 64 por 59 unidades. La clasificación general de la etapa fue así: Guantánamo, Capitalinas, Pinar del Río, Santiago de Cuba, Camagüey y Villa Clara.

Pero, todavía las del Guaso deben ratificar clase sobre la duela, porque el objetivo de los directivos de la provincia es alcanzar la medalla de oro. Y para ello deben superar este sábado, jornada de las semifinales, a sus vecinas de Santiago de Cuba. Esta victoria significa tanto como las obtenidas sobre ellas en las salas Rafael Castiello y la pinareña 19 de Noviembre, porque la transportaría a la pugna por la corona.

El otro cotejo del penúltimo escalón de la justa será interesante. Azules y vueltabajeras discutieron la supremacía en 2015. Ese panorama indica que uno de los dos gigantes, entonces, quedará distante de su pasada ubicación en la clasificación general.

El máximo clásico de las baloncestistas en Cuba es breve, como un rayo de luz. Su corta duración impide a los observadores pronunciar amplias valoraciones. No obstante, sí permite visualizar el desempeño de jugadoras noveles, con cierta argumentación técnica, en un entorno más estresante que los habituales. Y posibilita que las gigantes pertenecientes a los bandos crezcan rápidamente. El combinado de la nación requiere de cada una de ellas para luchar por uno de los cinco boletos que ofrecerá el preolímpico mundial (del 5 al 19 de junio) que acogerá la ciudad francesa de Nantes. Porque las integrantes del conjunto anfitrión, así como las del Nueva Zelanda, los otros inquilinos de la llave A, son formaciones con bastante rigor en todos los aspectos del juego.

Surgirá un nuevo orden en la LSB para damas. Se presagia que ocurra lo mismo en la de caballeros. Por el momento la pregunta es ¿será sol? La otra interrogante sucederá a finales de marzo. Esas noticias son importantes para los aficionados, pero también acusa trascendencia la referida al Juego de Las Estrellas. Ojalá que en 2017 ninguno de los encuentros carezca de esa fiesta.


Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne


Deja tu comentario

Condición de protección de datos